Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una masa de aire fresco del Atlántico provoca un bajón térmico de hasta 15 grados en un día

La caída de las temperaturas es "extraordinaria" en Navarra, País Vasco, La Rioja y norte de Aragón

el tiempo
Dos personas se protegen de la lluvia este miércoles en San Sebastián EFE

Después de un arranque de junio con temperaturas más propias de julio, este miércoles se está produciendo un bajón térmico generalizado, que se nota especialmente en el centro y la mitad oriental peninsular. La caída, según precisa Rubén del Campo, uno de los portavoces de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet), es "extraordinaria", es decir, de 10 grados o más con respecto al día anterior, en Navarra, País Vasco, La Rioja y norte de Aragón. "El caso más extremo es del de Pamplona, donde se ha pasado de 31,5 grados a 16, 15,5 grados menos, en apenas un día", destaca Del Campo. La caída es muy potente también en Zaragoza, con 14 grados menos —de 35 a 21—, al igual que en Logroño —de 31 a 18— y en Vitoria —de 28 a 16.

"Las temperaturas caen en prácticamente toda la Península entre seis y casi 16 grados, donde menos, entre dos y tres grados, en el tercio occidental porque ya bajaron el martes seis grados", describe el experto, que subraya que solo suben un poco, de dos a tres grados, en el litoral mediterráneo porque se detienen las brisas y cambia el viento. "Soplan vientos del oeste que llegan muy recalentados al mar y disparan los termómetros", añade el portavoz.

Este miércoles, las máximas se esperan en las comunidades mediterráneas, con entre 30 y 31 grados en Comunidad Valenciana, Murcia y Baleares, mientras que las temperaturas más bajas se producirán en el Cantábrico y norte de Castilla y León, con de 15 a 18. Madrid se quedará en 26 y se subirá a entre 28 y 30 en el valle del Guadalquivir. En gran parte del país, se cambian las anomalías positivas del fin de semana pasado y los primeros días de esta semana por negativas: en País Vasco, Navarra, La Rioja, oeste de Castilla y León y Galicia estarán entre 5 y 10 grados por debajo de los valores habituales. En cambio, en las comunidades mediterráneas los termómetros marcarán entre 5 y 10 más de lo normal para esta época del año.

Según explica el meteorólogo, la causa de esta caída "brusca y notable" de las temperaturas es la llegada el martes de un frente seguido de una masa de aire más frío procedente del noroeste del Atlántico. Al margen de las temperaturas, seguirá lloviendo en las comunidades cantábricas y en los Pirineos y es posible que se formen tormentas aisladas en puntos de la mitad norte. Almería, Granada, Albacete, Girona y Valencia están este miércoles bajo aviso amarillo, el más bajo de los tres niveles existentes, por vientos de hasta 80 kilómetros por hora y/o mala mar.

Para lo que resta de semana, se espera una auténtica montaña rusa en los termómetros. "De jueves a sábado se van a producir muchos vaivenes en las temperaturas: el jueves suben, el viernes bajan y el sábado vuelven a subir", avanza Del Campo, que añade que los valores estarán "en general por debajo de los valores normales en la mitad occidental y en el Cantábrico y por encima, en las comunidades mediterráneas". 

Así, el jueves las temperaturas irán al alza en la mitad oriental, de Madrid al Mediterráneo, y en el Cantábrico. "En algunas zonas, como Navarra y Aragón, el ascenso puede ser extraordinario, de 10 grados", indica del meteorólogo. De nuevo, el caso más drástico será Pamplona, donde se pasa de 31.5 grados a 16 el miércoles y a 26 el jueves. En Zaragoza ocurrirá algo muy similar, con una caída de 13 grados seguida de un ascenso de 10 hasta los 31 grados el jueves. Las máximas del jueves se situarán en el interior de Murcia y en el valle de Ebro, donde se alcanzarán los 30/32 grados.

El viernes, las temperaturas volverán a bajar, "sobre todo en el norte, mientras que ascenderán en el Mediterráneo". Las máximas se marcarán otra vez en Levante, con 33/34 grados en el interior de Valencia y de Murcia. De cara al fin de semana, la Aemet espera una subida general de las temperaturas, salvo en el Mediterráneo, donde bajarán de nuevo. "El sábado, el incremento puede ser notable, de ocho a diez grados, en zonas del centro peninsular", anuncia Del Campo. En el centro y sur hará entre 32 y 33 grados.

Las temperaturas nocturnas serán también estos días "frías para la época", de manera que en zonas de la mitad norte las mínimas pueden estar entre cinco y diez grados por debajo de lo habitual. "En zonas de montaña puede haber heladas débiles entre el jueves y el sábado, sobre todo en la cordillera Cantábrica y en Pirineos. Las mínimas subirán a partir del domingo", concluye el portavoz.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información