Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Juan Carlos I se despide de la vida pública en Aranjuez

El rey emérito ya solo participará en actos privados y citas sin representación oficial

Juan Carlos I junto a Simoneta Gómez-Acebo, la infanta Pilar, la infanta Elena y su nieto Froilan, en la plaza de toros de Aranjuez.

El rey Juan Carlos I ha estrenado este domingo nueva condición, libre de responsabilidades oficiales, presidiendo la tradicional corrida de San Fernando, en Aranjuez, que rinde homenaje a su madre, María de las Mercedes de Borbón. Unos 9.000 aficionados recibieron con un prolongado aplauso al rey emérito en su llegada a la plaza de toros. Previamente, ha celebrado un almuerzo privado con familiares, como su hermana Pilar de Borbón y la infanta Elena, y algunos amigos. Ha sido su primera aparición en público desde que el pasado 27 de mayo la Casa del Rey anunciara en un comunicado su voluntad de dejar de desarrollar actividades institucionales y completar su retirada de la vida públicaa partir del 2 de junio, día en el que se cumplen cinco años de su abdicación de la Corona de España.

En la carta que dirigió a su hijo, Felipe VI, y que facilitó La Zarzuela, el rey emérito expuso que, transcurridos cinco años desde entonces,consideraba que había llegado el momento de dejar las actividades institucionales que ha venido realizando en estos cinco años, una decisión, según reveló, que ha estado madurando desde que cumplió 80 años el pasado 5 de enero de 2018. Su última actividad de representación institucional tuvo lugar el pasado 17 de mayo en el Real Monasterio de San Lorenzo de El Escorial, donde presidió la entrega del Premio Órdenes Españolas 2019 al historiador Miguel Ángel Ladero.

Aunque en los últimos meses su actividad en la agenda de La Zarzuela había disminuido, en los cinco años como rey emérito ha protagonizado unos 120 actos, ha pronunciado 30 discursos y realizado nueve viajes oficiales, la mayoría de carácter cultural, si bien durante la etapa de la congestión política de España, con Felipe VI condicionado por el proceso y con el beneplácito del Gobierno, sustituyó a su hijo en varias citas internacionales de significancia política.

En el fondo de la decisión de apartarse de la agenda oficial subyacen sus evidentes limitaciones de movilidad, como se ha visto en algunos de sus últimos actos en la agenda, así como durante el funeral de Pérez Rubalcaba celebrado el pasado 11 de mayo en el Congreso de los Diputados. Fuentes de La Zarzuela explicaron que Juan Carlos I, a pesar de esta nueva situación, “no va a desaparecer”. El rey emérito mantendrá actividades privadas y podrá participar en actos públicos, aunque sin carácter oficial.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >