Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Constitucional admite a trámite el recurso de Iceta por el veto que le impidió presidir el Senado

El tribunal, que descarta medidas cautelares, acepta por unanimidad estudiar el rechazo del Parlament al líder del PSC

El líder del PSC, Miquel Iceta, la pasada semana.
El líder del PSC, Miquel Iceta, la pasada semana.

El Tribunal Constitucional (TC) tendrá la última palabra sobre el veto del Parlament catalán a la designación de Miquel Iceta como senador. Este martes, por unanimidad, los magistrados han admitido a trámite el recurso de amparo presentado por los socialistas contra el rechazo de la Cámara autonómica y, por tanto, entrarán en el fondo de una cuestión que ha crispado las relaciones entre el Gobierno y los partidos independentistas en las últimas semanas. "Concurre [en el recurso] una especial trascendencia constitucional porque plantea un problema o afecta a una faceta de un derecho fundamental sobre el que no hay doctrina de este tribunal y el asunto suscitado trasciende del caso concreto", resalta la providencia dictada por el pleno, donde se descartan de momento medidas cautelares, pero se abre una pieza separada para que la Fiscalía y el PSC se pronuncien sobre ello.

Los magistrados han tomado esta decisión tras dos días de deliberaciones. Según fuentes del tribunal de garantías, el lunes tuvieron una primera toma de contacto con el tema después de que la Sala Segunda acordase elevar el asunto al pleno. Y, de hecho, se reunieron a las 12.30 de esa primera jornada para estudiar si era necesario adoptar alguna medida cautelar antes de la suspensión de la constitución del Senado. Pero lo rechazaron. Así que este martes han continuado con el debate hasta que, finalmente, han dictado una resolución.

El Constitucional mantiene vivo así el debate jurídico sobre el veto del Parlament al nombramiento de Iceta como senador por designación autonómica. Un conflicto que arrancó hace dos semanas, cuando el presidente Pedro Sánchez lo eligió para presidir la Cámara alta sin que tuviera un escaño en ella. Con una Cataluña inmersa en plena campaña para los comicios municipales y europeos, los socialistas se toparon con el rechazo de los partidos independentistas, que votaron en contra del líder del PSC en una decisión inédita en la historia de la Cámara y del parlamentarismo español.

Las fuerzas secesionistas justificaron su veto por el apoyo de Iceta a la aplicación del artículo 155 en Cataluña tras la declaración ilegal de independencia de 2017. Además, insistieron en la supuesta falta de empatía del dirigente socialista con los presos secesionistas. "No nos puede pedir cortesía parlamentaria, ¿dónde estaba la cortesía parlamentaria cuando usted menosprecia el exilio y se burla de los presos?", le recriminó Albert Batet, portavoz de Junts per Catalunya. "No nos hablen de cortesía cuando hay diputados en la prisión, compañeros suyos de escaño", apostilló Sergi Sabrià, presidente de ERC en el Parlament.

Toda una batería de reproches que encontraron enfrente a la portavoz del PSC, Eva Granados: "Ustedes vuelven a optar por hacer volar los puentes. Se están saltando los derechos de las minorías una y otra vez". Estas palabras precedieron, además, a la presentación del recurso ante el Constitucional, donde se argumenta que la negativa de la Cámara catalana supone una "perturbación ilegítima" en el derecho de los socialistas a escoger al representante en la Cámara territorial que les corresponde y que contempla el Estatut.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información