Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las coaliciones de izquierda se afianzan en las grandes capitales

La victoria de Carmena pende de un hilo y Colau se acerca a ERC. Mayorías progresistas en Valencia, Sevilla, Zaragoza y A Coruña frente a la caída del PP

Las grandes ciudades darán la espalda al PP en las elecciones municipales del 26-M y ratificarán el avance de la izquierda que anticiparon los comicios generales celebrados hace solo tres semanas. Madrid, Sevilla, A Coruña, Zaragoza y Valencia seguirán en manos de la izquierda, según los resultados que arroja la encuesta de 40dB. para EL PAÍS. El PP cae en picado, principalmente en Madrid, donde perdería casi la mitad de sus concejales. La estabilidad de Bilbao, donde el PNV roza la mayoría absoluta, contrasta con la complejidad que se dibuja en Barcelona, capital en la que ganará ERC y en la que se necesitarán previsiblemente acuerdos a varias bandas para gobernar.

El color político de España vuelve a teñirse de rojo, con el PSOE como fuerza principal, pero también por la aportación que hacen otras formaciones como Más Madrid, impulsada por la alcaldesa Manuela Carmena y el fundador de Podemos Íñigo Errejón, Compromís en Valencia, Zaragoza en Común o Marea Atlántica en A Coruña. Los llamados Ayuntamientos del cambio que surgieron de las elecciones de 2015 han resistido la prueba de gobernar. El caso más significativo es Madrid, donde se está librando la gran batalla para medir hasta qué punto la izquierda crece y la derecha se debilita. Carmena, siempre según la encuesta de 40dB., ganará las elecciones (subiría de los 20 concejales que tiene en la actualidad a 21 o 22) y necesitaría el respaldo del PSOE (ocho ediles, uno menos que hace cuatro años) para la investidura. La mayoría en Madrid se logra con 29 concejales (en total se eligen 57).

Este resultado, no obstante, es muy ajustado. La participación y los acontecimientos de la última semana de campaña pueden ser decisivos para que Carmena siga como alcaldesa o para inclinar la balanza del lado de la derecha. Si finalmente PP, Ciudadanos y Vox suman más concejales, Madrid seria la única gran ciudad en el que el partido de extrema derecha será clave para formar gobierno. En Sevilla, el socialista Juan Espadas seguirá gobernando sin problemas ya que subiría entre uno y dos concejales (obtendría 12 o 13), en un municipio en el que el umbral de la mayoría absoluta se sitúa en 16. El mismo viento favorece al PSOE en A Coruña, que se situaría como primera fuerza en un Consistorio gobernado ahora por Xulio Ferreiro, candidato de Marea Atlántica.

Zaragoza vivirá un escenario similar. La socialista Pilar Alegría lograría el poder con el apoyo del actual regidor, Pedro Santisteve, de Zaragoza en Común, que sufre la consecuencia de la ruptura con Podemos. En cualquier caso, la unión de PSOE, Zaragoza en Común y Podemos garantiza el Gobierno a las fuerzas de izquierda. Joan Ribó, de Compromís, conservará la alcaldía de Valencia con el respaldo de PSOE y Podemos.

La caída libre del PP de Pablo Casado se visualizará de forma nítida. El escaso poder municipal que obtuvo el PP en 2015 (Málaga es la principal capital que gobierna) se reducirá aún más el 26-M. En Madrid pasará de los 21 concejales a tener entre 11 y 12. Este batacazo es extensible a Sevilla (de 12 a siete), Valencia (de 10 a seis), A Coruña (de 10 a siete) y Barcelona, donde ahora tiene tres concejales y podría quedarse sin representación. Tal es la caída que Ciudadanos podría dar un golpe de fuerte simbolismo en su lucha por el voto de la derecha si lograse el sorpasso en Madrid. La encuesta le otorga hasta 12 concejales. Cs igualaría a seis ediles con el PP en Valencia, su otro gran feudo histórico.

Todo abierto en Barcelona

El escenario más endiablado que dejarán las elecciones será Barcelona, donde el candidato de ERC, Ernest Maragall, logrará una mayoría muy precaria (11 de los 41 concejales), la misma que obtuvo la actual alcaldesa, Ada Colau. La candidata de Barcelona en Comú se quedaría en esta ocasión con 9 o 10 ediles, mientras que el PSC podría doblar su representación (pasarían de cuatro a siete u ocho ediles). El aspirante de Junts per Catalunya, el exconsejero preso por el procés Joaquim Forn, obtendría entre cinco y seis ediles, casi la mitad de lo que obtuvo en 2015 Xavier Trías, evidenciando la pérdida de influencia de Carles Puigdemont. El ex primer ministro francés y candidato de una plataforma apoyada por Ciudadanos, Manuel Valls, alcanzaría los seis concejales. La fragmentación política abrirá con seguridad un periodo de incertidumbre para la ciudad en la que influirán tanto claves de afinidad ideológica como la deriva del independentismo.

En el lado opuesto se sitúa Bilbao, una plaza en la que el alcalde del PNV, Juan Mari Aburto, podría obtener la mayoría absoluta tras cuatro años de gobierno de coalición con el PSE.

La principal novedad de la política española en el último semestre, la ultraderecha de Vox, obtendría representación en cuatro de las grandes ciudades. En Madrid lograría cuatro ediles, mientras en Sevilla, Zaragoza y Valencia, dos, insuficientes para influir o decantar gobiernos en la España municipal que saldrá del 26-M.

 

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >