Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Instituciones Penitenciarias investiga la muerte de un preso por un incendio en su celda

La defensa del fallecido, un interno del módulo de aislamiento con cáncer terminal, se personará en los juzgados para que se aclare el suceso

Centro Penitenciario de Teixeiro (A Coruña).
Centro Penitenciario de Teixeiro (A Coruña).

Un interno del módulo de régimen cerrado de la cárcel de Teixeiro (A Coruña) falleció a última hora de este miércoles a consecuencia de un incendio en su celda. El suceso ocurrió a las ocho de la tarde en la zona de aislamiento de esta prisión coruñesa, cuando saltaron las alarmas por la presencia de humo en la galería. Los trabajadores sacaron a la víctima de la estancia en la que se produjo el fuego pero, según la Delegación del Gobierno en Galicia, los médicos no pudieron hacer nada por salvarle la vida.

El fallecido es Pedro Escudero Gallardo, un preso extremeño de 47 años con "cáncer terminal", señala su abogado, y que llevaba 22 años encarcelado. Acababa de llegar a la prisión coruñesa, en la que había estado ingresado antes, procedente del Puerto de Santa María (Cádiz) porque tenía una comparecencia pendiente en un juzgado gallego. El recluso se encontraba en la misma unidad con otro interno “peligroso” cuando se produjo el fuego, ha señalado este jueves la subdelegada del Gobierno en A Coruña, Pilar López-Riobóo. Este último logró escapar de las llamas.

Escudero Gallardo murió probablemente por asfixia, ya que no presentaba quemaduras, ha relatado López-Riobóo: “Funcionaron todos los elementos de protección, se abrieron las celdas”. Instituciones Penitenciarias ha iniciado una investigación interna para esclarecer lo sucedido. Se ha dado parte al juzgado, que también indagará unos hechos que ocurren una semana después de que la misma cárcel coruñesa registrase otro incendio en el módulo de aislamiento. En aquella ocasión se saldó con otro interno afectado por inhalación de humo.

El abogado de Escudero Gallardo ha calificado de "anómalo" el suceso. Fernando Blanco Arce, que es además vicepresidente de Esculca, una organización gallega que defiende los derechos de los presos, ha señalado que, según le ha contado una persona que habló con el fallecido el día anterior al incendio, Escudero se encontraba "bien de ánimo" y "tranquilo".

El letrado deduce que la comparecencia que tenía pendiente y por la que fue trasladado desde Cádiz tiene relación con una denuncia por malos tratos que interpuso el pasado noviembre contra funcionarios del penal coruñés. Su defendido acababa de ser condenado a tres años de prisión por atentado y lesiones contra dos trabajadores de esta prisión por unos hechos ocurridos en enero de 2018. Blanco Arce anuncia que, tras hablar con la familia de la víctima, se personará en el procedimiento judicial para que se aclaren las circunstancias del incendio que ha acabado con la vida de Escudero Gallardo.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información