Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Desplome de las temperaturas: hasta 17 grados menos en un día

Las máximas pasarán de estar entre cinco y diez grados por encima de lo normal a la misma horquilla por debajo a causa de una entrada de aire frío por el noroeste

el tiempo
Día de lluvia en San Sebastián (Gipuzkoa).

Un brusco bajón térmico hará que España pase de un tiempo más propio del mes de julio al que correspondería a marzo en apenas día (y a mitad de mayo). El martes, el miércoles e incluso el jueves todavía se registrarán temperaturas por encima de las habituales para esta época del año, pero el "episodio de calor generalizado e inusual" que comenzó hace una semana llega de golpe a su fin. La causa de lo que la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) denomina "un descenso extraordinario de temperaturas" es la sustitución del aire cálido por otro frío procedente del Atlántico, que hará que las temperaturas de desplomen hasta 17 grados en apenas un día. Las máximas se darán la vuelta y pasarán de estar entre cinco y diez grados por encima de lo normal para esta época del año a la misma horquilla por debajo.

Según explica Rubén del Campo, uno de los portavoces de la Aemet, los termómetros bajan el martes un par de grados en Andalucía respecto al lunes, cuando se registraron casi 38 grados en El Granado (Huelva). Sin embargo, "suben bastante en el tercio norte": entre cuatro o cinco grados más en el alto Ebro, Navarra, La Rioja, País Vasco y noreste de Castilla y León.

El miércoles será todavía un día "bastante caluroso en general e incluso repuntarán las temperaturas en casi todo el país". Sobre todo, lo harán en el sureste y en el Mediterráneo andaluz, donde se registrarán hasta seis grados más. En el centro —Madrid, Castilla-La Mancha y norte de Extremadura, hará entre tres y cinco grados más. En resumen, se esperan de 34 a 36 grados en los valles del Tajo, Guadiana y Guadalquivir y por encima de 32 en Madrid y Castilla-La Mancha, la misma temperatura a la que llegarán en la provincia de Zaragoza. En el resto de la cuenca del Ebro, la meseta norte y el interior de Galicia, rozarán los 30. "En casi todo el país, salvo en los litorales cantábrico y mediterráneo y en Baleares, los valores estarán entre cinco y diez grados por encima de lo habitual", detalla Del Campo.

Estos serán, sin embargo, los últimos coletazos del calor. El jueves cambiará el tiempo debido a la entrada por el noroeste de "aire frío procedente del Atlántico", que va a provocar "una bajada de las temperaturas bastante notable, de entre seis y diez grados", que se percibirá sobre todo en Galicia, oeste de Asturias, oeste de Castilla y León, y oeste de Extremadura. También se sentirá el descenso en algunos puntos del tercio este. Sin embargo, los termómetros vuelven a registrar ascensos en el alto Ebro, donde hará "dos o tres grados" más.

"El jueves todavía será cálido para la época, con entre cinco y diez grados por encima de lo normal en buena parte del interior peninsular. Por ejemplo, en el este de Castilla y León se pueden rozar los 28 grados, en Madrid se llegará a 32 y, en el valle del Guadalquivir, se superarán los 34", indica el meteorólogo, que subraya el importante contraste térmico con el noroeste. "En el norte de Galicia, los valores se quedarán en 16/18 grados", anota.

El viernes "entrará el aire frío de forma notoria en todos los niveles de la atmósfera", lo que causará un "descenso muy general, muy brusco y muy acusado, que en muchas zonas será extraordinario, de 10 grados o más". Se apreciará en Madrid, buena parte de Castilla-La Mancha, este de Castilla y León, La Rioja, Navarra, Aragón y Andalucía oriental. El experto pone como ejemplos Zaragoza, donde pasarán de 28 grados de máxima el jueves a 16 el viernes; Teruel, donde la diferencia será de 14 grados, y Madrid, donde el jueves los termómetros marcarán 31 grados y el viernes, apenas se llegará a 17. En Guadalajara, el desplome será de 15 grados, de 30 a 15. "Lo más llamativo se producirá en zonas del noreste de Castilla y León, donde la caída será de 17 grados en Soria". 

En el sur, la bajada no será tan acusada, pero sí notable. Por ejemplo, en el valle del Guadalquivir, donde el día anterior estaban a 34 grados, se quedarán en 25. Los únicos puntos que se salvan del descenso son Valencia, Murcia y Almería, donde incluso subirán un poco las temperaturas, sobre todo en el litoral, que rondarán los 25/26 grados. En Canarias también caerán, pero seguirán en valores por encima de lo normal. "En el centro y norte peninsular se darán la vuelta las temperaturas: de entre cinco y diez grados por encima de lo normal el jueves a entre cinco y diez por debajo", concluye Del Campo.

También se formará una borrasca sobre la Península que dejará tormentas el jueves y el viernes sobre todo en la mitad norte. "En el norte de Castilla y León y en puntos cercanos, los chubascos tormentosos pueden ser fuertes el jueves, mientras que el viernes se desplaza la inestabilidad al noreste y pueden ser fuertes en País Vasco, Navarra, La Rioja, Aragón y Cataluña", advierte el portavoz de la Aemet. La nieve "reaparecerá en las montañas del norte y del centro a partir de los 1.500 metros, una cota baja para el época", añade el portavoz.

De cara al fin de semana, las temperaturas continuarán el sábado y el domingo "frescas en general, aunque subirán un poco por el valle del Ebro", mientras que las lluvias quedarán acotadas al extremo norte —comunidades cantábricas y Pirineos—. A partir del lunes, aumenta la incertidumbre, pero parece que los valores tenderán a recuperarse "poco a poco", avanza el portavoz.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información