Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El tiempo en el puente de mayo: calor en el sur y tormentas dispersas

Los chaparrones, de escasa importancia, afectarán el miércoles sobre todo a la zona centro y a partir del jueves, a la mitad oriental del país

Dos niños juegan en la playa de la Malvarrosa de Valencia. En vídeo, el buen tiempo en algunas zonas costeras.

Las tormentas dispersas y el ambiente primaveral, incluso calor en la zona sur, serán los protagonistas meteorológicos del puente de mayo, que disfrutan solo los madrileños al coincidir el festivo nacional del miércoles 1 de mayo, Día del Trabajo, con el del 2 de mayo, día de la Comunidad de Madrid. "En los próximos días aumentará la inestabilidad atmosférica, por lo que serán frecuentes las tormentas dispersas en muchas zonas entre el miércoles y el viernes", avanza uno de los portavoces de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet), Rubén del Campo, que precisa que serán chaparrones puntuales por la tarde, en los que se recogerán apenas de uno a cinco litros por metro cuadrado. El experto apunta a que el miércoles son más probables en la zona centro y a partir del jueves, en la mitad oriental del país.

Las temperaturas van a ser más altas de lo normal en el oeste y el sur, pero bajarán el jueves por el norte, por lo que hará más fresco de lo habitual en toda la zona noreste, advierte. "En el valle del Guadalquivir y en el del Guadiana se pueden llegar a alcanzar los 32 o 33 grados, unos valores de estarán entre cinco y siete grados por encima de lo habitual para esta época del año. Mientras tanto, en zonas del Cantábrico como Oviedo y Bilbao se quedarán en entre 15 y 20 grados, en el centro, de 23 a 27; y en el litoral mediterráneo, de 18 a 22 grados, detalla Del Campo. Además, el viento soplará con intensidad en el Estrecho, litoral gallego y noreste peninsular, donde se activarán avisos amarillos, el nivel más bajo de los tres existentes. Esta es la predicción por días:

Miércoles 1. La probabilidad de que se formen tormentas es más alta en el entorno del sistema central, resto de la Comunidad de Madrid, Castilla-La Mancha, sur de Aragón y el interior de la Comunidad Valenciana y de Andalucía. No se pueden descartar en la cordillera cantábrica. Soplará con intensidad el viento de Levante en el Estrecho y Alborán y también habrá viento en el litoral gallego.

Jueves 2. El día festivo en Madrid será una jornada de cielos despejados, pero por la tarde se formarán nubes que pueden dejar tormentas en la sierra. Es "poco probable" que los chaparrones lleguen a afectar al área metropolitana de la capital, incluido Alcorcón, y de hacerlo, será de forma débil y dispersa. Hará entre 13 grados de mínima y 25 de máxima.

Se esperan lluvias débiles en la cornisa cantábrica y los Pirineos. En el resto del país amarecerá despejado, pero se irán formando nubes de evolución que pueden dar lugar a tormentas débiles a partir del mediodía. "Donde pueden ser un poco más intensas es en el Pirineo oriental y zonas cercanas y en el Sistema Ibérico —Teruel, Guadalajara, Cuenca y Castellón—". Es posible que afecten también a otras zonas de la mitad oriental de manera dispersa. Las temperaturas "empezarán a bajar por el norte, entre cuatro y cinco grados con respecto al día anterior, sobre todo en el Cantábrico oriental y el norte de Castilla y Leon", indica el meteorólogo. El viento continúa  afectando a las mismas zonas que el miércoles.

Viernes 3. Sigue habiendo posibilidad de lluvias débiles en las comunidades cantábricas, en el extremo norte y en el Pirineo navarro y también se repite el esquema de la formación de nubes de evolución que, de nuevo, pueden dejar chaparrones. "Donde es más probable que se produzcan y donde más intensas pueden ser es en Cataluña, en concreto en Girona", apunta el portavoz, que añade que también se pueden dar en el resto de la mitad oriental del país. Las temperaturas seguirán bajando por el noreste, por Navarra, La Rioja, Aragón y Cataluña. "La caída será acusada en Lleida y Girona, donde pueden caer entre seis y ocho grados", destaca. Este descenso hará que "pueda aparecer nieve en el Pirineo a partir de los 1.500 metros". 

"Habrá dicotomía norte-sur, con 15 grados en Vitoria, Pamplona y Burgos y 30/32 en Badajoz, Sevilla y Córdoba", subraya Del Campo, que añade que en el Mediterráneo serán de 20 a 22 y en la meseta norte —centro y oeste de Castilla y León— y Madrid, de 22 a 24. Seguirán soplando vientos fuertes en el Levante, en el litoral gallego y en Cataluña, sobre todo en Girona.

Sábado 4. El panorama es "parecido en cuanto a las precipitaciones", con lluvias débiles en el Cantábrico oriental y en el Pirineo. Las nubes de evolución con chubascos débiles afectarán a la mitad oriental, especialmente en Cataluña, sur de Aragon, interior de la Comunidad Valenciana y este de Castilla-La Mancha. "Puede haber incluso algún chaparrón en Baleares", indica Del Campo. Las temperaturas repuntan en el noreste, donde suben casi lo perdido el día anterior, entre cuatro y seis grados. También suben en las comunidades bañadas por el Mediterráneo. Viento intenso en el Estrecho, en el litoral gallego y en el noreste —Navarra, La Rioja, Aragón y Cataluña—.

Domingo 5. La situación tiende a estabilizarse y desaparecen las tormentas, aunque es posible que haya sirimiri o calabobos en puntos del Cantábrico oriental y el Pirineo. En el resto, la probabilidad de agua es "muy escasa". Las temperaturas pueden bajar en el interior, pero solo un grado o dos. A partir del lunes, ambiente estable y con temperaturas que van a ir en ascenso.

7,8 millones de desplazamientos

A las tres de la tarde de este martes ha arrancado el dispositivo especial de la Dirección General de Tráfico (DGT) para el puente de mayo, en el que se prevén 7,8 millones de desplazamientos.

El dispositivo, que se desarrollará en la zona centro y en costas y segundas residencias, acabará a las 12 de la noche del domingo. Según la DGT, los primeros atascos ya se están registrando en accesos y salidas de Madrid, sobre todo en la A-2 y la A-4, donde se han producido cinco accidentes y dos averías.

De los 7,8 millones de viajes, Tráfico calcula que 1,9 se producirán en la zona centro, lo que supone unos 500.000 movimientos más que si fueran días laborables y un fin de semana normal de mayo. Las carreteras que pueden sufrir mayores atascos son las de la Comunidad de Madrid, Castilla-La Mancha y Comunidad Valenciana.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información