Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Generalitat usa un acto en el campo de Mauthausen para hacer reivindicaciones políticas

La ministra de Justicia abandona un homenaje a los republicanos españoles deportados tras las proclamas a favor de los presos del 'procés'

La directora general de Memoria Demócratica de la Conselleria de Justicia de la Generalitat, Gemma Domènech, en Mauthausen. En vídeo, Delgado abandonando el homenaje.

El Gobierno catalán ha querido usar este domingo un homenaje a las víctimas del nazismo en el campo de concentración de Mauthausen como altavoz de sus reivindicaciones políticas. En el epicentro austriaco de uno de los episodios más oscuros de la historia europea y donde miles de personas fueron ejecutadas, la directora general de Memoria Democrática de la Consejería de Justicia de la Generalitat, Gemma Domènech, ha aprovechado para poner en primer plano la situación de los nueve políticos catalanes presos. A los encarcelados, que están siendo juzgados en el Tribunal Supremo por organizar el referéndum ilegal del 1-O y por la declaración unilateral de independencia de 2017, se refirió como “presos políticos”, durante un acto de la Generalitat en el marco del gran homenaje internacional celebrado en el campo de concentración en el aniversario del día de su liberación, en 1945.

La ministra de Justicia, Dolores Delgado, que asistía a los homenajes a los republicanos españoles que fueron deportados a Mauthausen, abandonó el acto durante la intervención de Domènech en el conocido como muro de las lamentaciones. Después depositó una ofrenda floral y pronunció  un discurso ante el monumento a los españoles.

“Cualquier actuación de exclusión choca frontalmente con el espíritu que surgió de este campo de exterminio donde murieron defensores de la libertad”, ha dicho después Delgado, que ha reiterado que el juicio a Romeva y el resto de dirigentes independentistas procesados se está celebrando “con todas las garantías democráticas”. “Estamos desarrollando un nuevo relato de memoria histórica que no deje a nadie fuera, para que los totalitarismos no vuelvan a repetirse y se respeten los valores universales, sin excluir a nadie”. Durante su discurso insistió en que "esto va más allá de nacionalidades. Aquí se negó la condición de ser humano. Aquí la civilización dio un paso atrás".

Junto a un muro coronado con alambre de espino y ante uno de los barracones que albergaron a los presos exterminados por el nazismo, Domènech ha dicho que “Romeva ha pasado 440 días en prisión en la triste condición de preso político; triste para la democracia”. La ministra Delgado ha decidido entonces abandonar el acto y continuar con el programa de homenajes en Mauthausen. Poco antes, en el homenaje de la Generalitat  se había cantado Els Segadors, el himno catalán.

Este 5 de mayo se celebra en Mauthausen el reconocimiento y homenaje institucional a las víctimas del nazismo en el aniversario de la liberación por las tropas aliadas en 1945. Miles de personas procedentes de numerosos países se han dado cita allí para honrar a los fallecidos. En el inmenso complejo de exterminio, distintas entidades organizan tradicionalmente sus propias actividades, que se programan de manera continua. El acto en el que intervenía Domènech, ante la placa conmemorativa que hace dos años instaló Raül Romeva (entonces consejero de Exteriores catalán, y ahora procesado por el Supremo por el 1-O), había sido organizado por esta institución. Según su versión, la ministra iba a participar en un homenaje del Ejecutivo central y se acercó al de la Generalitat, pero su presencia no estaba prevista.

La representante del Ejecutivo catalán portaba un lazo amarillo en la solapa. Esta insignia choca especialmente en un campo de exterminio nazi, donde a los presos les cosían una estrella en la ropa, de diferente color según el motivo de su apresamiento. La de los judíos era amarilla. Contactada por este diario, Domènech ha rehusado ofrecer explicaciones. La Generalitat ha replicado que actos como este "también sirven para reivindicar la tolerancia en sentido amplio". "Eso incluye la libertad de expresión, el derecho a la discrepancia y el intercambio educado de puntos de vista", ha asegurado un portavoz, informa Camilo S. Baquero.

José Luis Moreno, representante del Ayuntamiento de Madrid por el PP dijo “suscribir las razones de la ministra”. “Yo también me he salido porque es un momento para estar todos juntos”.

La ministra de Justicia, Dolores Delgado, durante los actos de recuerdo a las víctimas españolas del nazismo, este domingo. En vídeo, declaraciones de la ministra tras abandonar el acto.

Una joven estudiante, que viajó al campo de exterminio con una delegación de su instituto de Huesca para homenajear a uno de los cuatro deportados de su pueblo, Peralta de Alcofea, mostraba su malestar por lo sucedido. “Nos parece mal que se aproveche este acto para hablar de política. Esto sobraba”, ha considerado Elisa Lanai, de 16 años, que junto a sus amigos decidió marcharse con la ministra. “Es el espíritu contrario a Mauthausen”, decía Rafael Muñoz, profesor de instituto de Zaragoza, que también ha viajado al campo.

Algo parecido ha señalado Enric Garriga, presidente de la Amical de Mauthausen, quien ha dicho sentir “malestar porque se mezcle la situación política [española con este homenaje]. No toca”.

Pero no todos los que han viajado desde España lo veían así. Jordi Pla, estudiante de 16 años que ha visitado Mauthausen con su instituto, paseaba con una bandera estelada a modo de capa por el campo. Para Pla, los que estaban allí representaban la lucha antifascista "y eso es un poco como nuestro movimiento independentista”, dijo.

9.300 españoles fueron encerrados en campos de concentración nazis como este de Mauthausen. Un total de 5.117 fueron exterminados en estos recintos. Los que llegaron a este campo austriaco eran exiliados republicanos a los que la dictadura franquista despojó de su nacionalidad.

El Gobierno español instauró el 5 de mayo como día de homenaje a los españoles deportados y fallecidos en campos de concentración y a todas las víctimas españolas del nazismo, a propuesta de la ministra Delgado. Cada año se conmemora esta fecha, como sucede en otros países europeos.

Gemma Domènech, una especialista en el exilio

 Gemma Domènech solo lleva tres meses en la Generalitat como directora general de Memoria Democrática. Esta doctora en Historia del Arte por la Universidad Autónoma de Barcelona es experta en el exilio durante la Guerra Civil, la salvaguarda del patrimonio artístico durante el conflicto y la represión franquista.

Antes de ocupar un alto cargo en el Gobierno catalán, trabajaba como investigadora del Institut Català de Recerca en Patrimoni Cultural y era profesora de la Universidad de Girona.

Su principal encargo en el Departamento de Justicia de la Generalitat es poner en marcha una ley integral que reúna todas las normas de memoria histórica aprobadas por el Parlamento catalán. También será la encargada de crear una Comisión de la Verdad sobre el franquismo y la represión en Cataluña.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información