Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Congreso español es el más paritario de Europa

Las mujeres suponen un 47,4% de la Cámara baja, por delante de países nórdicos como Suecia y Finlandia

Las diputadas de Podemos Irene Montero e Ione Belarra, en primer plano, en el Congreso el pasado enero.
Las diputadas de Podemos Irene Montero e Ione Belarra, en primer plano, en el Congreso el pasado enero. EFE

Ni Finlandia ni Dinamarca ni Noruega. Ni siquiera los países nórdicos, avanzadilla en igualdad, alcanzan dentro de Europa el porcentaje de mujeres en sus parlamentos que las elecciones generales del 28 de abril dejaron en España: el 47,4% de 350 sillones, 184 los ocuparán diputados y 166, diputadas. Son ocho puntos porcentuales más que en 2016, que alcanzó un 39,4%.

El Congreso español es el más paritario de Europa

Según los datos de 2018 de la Unión Interparlamentaria, detrás del Congreso español, los países con cámaras bajas más paritarias son Suecia (47,3%), Finlandia (41,5%), Noruega (40,8%) y Francia (39,7)%). Otros, como Italia o Portugal, bajan hasta el 35,7%; y algunos no llegan ni a una tercera parte de los escaños. Por ejemplo, Luxemburgo (25%) o Irlanda (22,2%).

Por partidos, la izquierda acumula mayor presencia de mujeres. Unidas Podemos tiene un 57,14% de diputadas, detrás va el PSOE, con 52,03% y, en tercer lugar, el PP, con un 51,51%. Ningún otro partido alcanza la paridad. ERC, por ejemplo, llega hasta el 46,66% y Em Comú Podem hasta el 42,85% de congresistas. Por debajo del 40% quedan Ciudadanos, Vox, PNV, JxCAT y Bildu. Navarra Suma, el Partido Regionalista de Cantabria y Compromís, que han conseguido 2, 1 y 1 escaño respectivamente, tendrán un 0% de mujeres en sus asientos en la Cámara baja. Y Coalición Canaria, el 100%: sus dos escaños lo ocuparán dos mujeres: Ana Oramas y Guadalupe González.

El Congreso español es el más paritario de Europa

Desde que comenzó la democracia, las mujeres han multiplicado por ocho su presencia en el Congreso; en la legislatura constituyente, que comenzó el 13 de julio de 1977, hubo 21 diputadas, un 6%.

La Ley de Igualdad de 2007 tiene mucho que ver con ese crecimiento paulatino de mujeres en el Congreso. Desde entonces, los partidos están obligados a cierto equilibrio, el 60%-40% en cada tramo de cinco candidatos y candidatas en las listas electorales. Si no solo se pretendiese cumplir con la ley, sino que se buscara superar ese compromiso, las listas cremallera, que alternan un hombre y una mujer, serían la opción más efectiva para lograr la igualdad. Aunque la legislación no permite que ningún sexo supere el 60%, no delimita quiénes tienen que ocupar los primeros puestos. Puede ocurrir así que un partido concurra a las elecciones con una lista paritaria pero que después, una vez pasadas las elecciones, quienes ocupen los escaños en el Congreso sean únicamente hombres. En estas últimas elecciones, el PP fue el partido con más mujeres en puestos de salida (el 45%) y detrás PSOE y Unidas Podemos, ambos con un 42%.

El quinto puesto mundial

En el ranking mundial, España ocupa el quinto puesto detrás de Ruanda (61,3%), Cuba (53,2%), Bolivia (53,1%) y México (48,2%). Sin embargo, el equilibrio de géneros en las instituciones no es reflejo de una sociedad más feminista. Ruanda lleva un cuarto de siglo luchando contra la herida que abrió el genocidio de 1994 —se calcula que dejó entre 250.000 y 500.000 mujeres violadas— y ahora, según el Foro Económico Mundial, es el sexto país más igualitario por sus esfuerzos en reducir la brecha de género. México, por su parte, ostenta el título de ser uno de los países más peligrosos para las mujeres: en 2018, alrededor de 3.580 fueron asesinadas y se alcanzó el récord histórico de 86 niñas víctimas de feminicidio.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >