Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PSOE consigue la mayoría absoluta en el Senado

Los socialistas ganan en la Cámara alta por primera vez desde 1993

Elecciones senado 2019
El hemiciclo del Senado, casi vacío, durante una intervención de Ignacio Cosidó (PP).

Consulte aquí todos los resultados de las elecciones generales.

La izquierda recuperó este domingo el control del Senado. Los socialistas han hecho valer la importancia de quedar como primera fuerza y han obtenido en esta Cámara un total de 121 asientos, frente a los 43 que consiguieron en 2016. A estos parlamentarios se suman los otros 18 del PSOE nombrados por designación autonómica. Por tanto, en total, la fuerza liderada por Pedro Sánchez alcanza los 139 escaños en una Cámara de 266 y donde la mayoría absoluta se fija en 134. Los populares sufren un enorme desplome, con 56 senadores frente a los 130 de hace tres años.

El presidente del Gobierno puede ya presumir así de haber conseguido un giro histórico en la Cámara alta. El PSOE rompió este domingo con más de 25 años de victorias del PP en el Senado y volvió a ser la fuerza más votada, algo que no lograba desde 1993. Ni siquiera lo consiguió José Luis Rodríguez Zapatero en 2004 y 2008, cuando los populares quedaron por delante por nueve y un escaños, respectivamente, pese a que los socialistas llegaron a La Moncloa. Además, el partido encabezado por Pedro Sánchez rebasa la marca de los 100 parlamentarios —no lo hacía desde 1989— y se queda muy cerca de sus mejores años: Felipe González sumó 124 senadores en 1986 y 134 en 1982.

Así que, mientras la alegría desbordaba este domingo Ferraz, la desolación irrumpía en la calle de Génova, sede del PP. La formación de Pablo Casado se enfrenta a una debacle mayúscula. Con 56 representantes, los 130 asientos de 2016 quedan lejísimos —y, más aún, los 136 de 2011, su mejor resultado de la historia—. Además, el partido conservador retrocede a niveles de 1982, cuando no concurría ni siquiera con sus actuales siglas y Alianza Popular, liderada por Manuel Fraga, se hacía también con 54 senadores.

Este domingo se disputaban 208 asientos de la Cámara alta —los 58 restantes se nombran por designación autonómica—. Y, en referencia a los elegidos este domingo, el resto de las fuerzas de derechas de ámbito estatal también quedan reducidas al mínimo. Navarra Suma —coalición de PP, Ciudadanos y Unión del Pueblo Navarro (UPN)— obtiene tres escaños. Ciudadanos mejora su representación y obtiene también cuatro senadores —en 2016 no consiguió ninguno—. Por su parte, Vox se queda fuera.

Los nacionalistas, al igual que los socialistas, salen reforzados en el Senado. ERC suma 11 escaños, uno más que hace tres años. El PNV se dispara hasta los 9 asientos, en comparación con los 5 de la anterior cita. JxCAT se queda en dos —los convergentes sumaron tres en 2016— y Bildu logra un representante, después de no obtener ninguno en las elecciones precedentes.

El resto de la Cámara la compondría la Agrupación Socialista Gomera (AGS), que también retiene el asiento que obtuvo hace tres años.

En el bando de los perdedores, por su parte, se sitúa Podemos y sus alianzas en Cataluña, Galicia y Comunidad Valenciana. Las confluencias de izquierdas sumaron 16 senadores en 2016 y este domingo, en cambio, no lograron revalidar ninguno. El partido encabezado por Pablo Iglesias perdió todos sus parlamentarios en la Cámara alta, aunque aún mantienen cinco por designación autonómica. Coalición Canaria pierde también el representante que logró hace tres años y se queda sin nada.

El Senado ha jugado un papel decisivo en la última legislatura, con la aprobación de la aplicación del artículo 155 de la Constitución tras la declaración ilegal de independencia del Parlament, que se produjo el 27 de octubre de 2017. Por ello, en pleno juicio contra los líderes secesionistas del procés y con las derechas amenazando con la ejecución de este precepto de forma indefinida en Cataluña, las diferentes fuerzas han sido muy conscientes durante toda la campaña de la trascendencia que puede adquirir esta Cámara ahora. Así que decidieron concentrar también parte de sus esfuerzos estratégicos en esta particular batalla. Incluidos los partidos independentistas, que mejoran su resultado total.

La estrategia del PP

En este contexto y a sabiendas de que si el PSOE quedaba como primera fuerza podría controlar prácticamente todo el Senado, Pablo Casado ya llegó a proponer a Ciudadanos una candidatura conjunta para tratar de evitar que las izquierdas se hicieran con la Cámara alta.

Albert Rivera, líder de Cs, desechó esta posibilidad desde el principio —aunque en Navarra sí sumaron fuerzas excepcionalmente junto a UPN—. "Tenemos un proyecto propio, vamos a salir a ganar. Después, ya se verán los acuerdos a los que se pueda llegar una vez que las elecciones se hayan celebrado", respondió el dirigente de Ciudadanos a su contrincante en el espectro del centroderecha. Pero esos posibles pactos son ya humo.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información