Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Abascal eleva el tono ‘guerracivilista’ en la recta final de su campaña

El líder de Vox dice que el domingo se elige entre la "continuidad de España o el caos y la violencia"

Santiago Abascal, durante su mitin en Valencia.

Subido en la ola de una movilización multitudinaria, con la que ningún otro partido puede competir en esta campaña, Santiago Abascal ha elevado en varios decibelios el tono guerracivilista de su discurso. Ante más de 6.000 personas, el líder de Vox ha asegurado este jueves en Valencia que lo que se juega el próximo domingo en las urnas es “la continuidad histórica de España o el caos y la violencia”.

A esta última situación estaría abocado el país, según Abascal, si tuviera mayoría lo que él denomina ”el Frente Popular”, otra alusión a la España de 1936, un batiburrillo en el que incluye a los "separatistas, proetarras, burguesitos de Barcelona y progresistas de la hoz y el martillo". “Nos jugamos la supervivencia de la Nación y la pervivencia de la libertad, atacada una por el separatismo y otra por la dictadura progre”, ha proclamado.

El gran hall del Museo Príncipe Felipe, en la Ciudad de las Artes y las Ciencias de Valencia, se ha quedado pequeño. Miles de personas han abarrotado la inmensa sala, de la que se han retirado las sillas para habilitar más espacio, pero incluso de pie estaban tan apretadas que el mitin se ha tenido que interrumpir para que un médico atendiera dos desfallecimientos. Desde más de una hora antes del comienzo había una enorme cola y cientos de personas se quedaron sin poder entrar. El mitin ha sido el más concurrido de los celebrados en esta campaña en Valencia, que no solo afronta el domingo elecciones generales sino también autonómicas.

Abascal ha saludado la afluencia masiva de público como una muestra de que "ha despertado el alma dormida de España". Y, a continuación, ha cargado contra “la dictadura progre”, que pretende “robar el alma de los niños”, enseñándoles en la escuela “cosas raras” que “van contra las convicciones familiares” y tratan de "arrebatar la patria potestad a los padres"; ha llamado a los asistentes a defender su “modesta propiedad privada” de okupas y atracadores, por las armas si fuera necesario, y ha asegurado que los jóvenes se unen a su movimiento “porque necesitan una identidad” y “no quieren que les digan qué pueden decir, comer o leer”. Vox va “a por todas” en estas elecciones, ha advertido, antes de tender la mano a los votantes socialistas que han sido "traicionados" por sus dirigentes y están "perplejos" con la situación en Cataluña.

Aunque Vox aboga por desmantelar el Estado autonómico, el acto ha terminado con el himno valenciano, además del español, y entre el público se veía alguna bandera regional, hecho insólito en los mítines de este partido. Una excepción explicable porque el regionalismo valenciano no se contrapone al nacionalismo español sino al catalán.

Antes de Abascal han intervenido el cabeza de lista por Valencia, Ignacio Gil Lázaro, parlamentario del PP durante 34 años, y el candidato a la presidencia de la Generalitat, José María Llanos quien, a falta de estructura autonómica en el partido, es el líder provincial de Vox. Llanos ha criticado al ministro de Fomento, el valenciano José Luis Ábalos, por rendir homenaje a los enterrados en una fosa común en el cementerio de Paterna y "dar la espalda a otros caídos por España".

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información