Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ELECCIONES GENERALES ANÁLISIS i

El gran porcentaje de indecisos dispara el seguimiento de los debates

La mitad de la audiencia joven sintonizó los enfrentamientos de RTVE y Atresmedia

Pablo Casado (PP), Pedro Sánchez (PSOE), Albert Rivera (Cs) y Pablo Iglesias (Unidas Podemos), en el debate de RTVE, moderado por Xabier Fortes.
Pablo Casado (PP), Pedro Sánchez (PSOE), Albert Rivera (Cs) y Pablo Iglesias (Unidas Podemos), en el debate de RTVE, moderado por Xabier Fortes.

Los debates electorales permiten a los ciudadanos votar habiendo visto de cerca a los candidatos confrontar sus ideas, defender sus programas y explicar sus planes de Gobierno. Tienen utilidad democrática y son también un gran espectáculo televisivo. El elevado índice de electores que se declaran indecisos ha disparado su audiencia: el organizado el lunes por RTVE registró 8.886.000 televidentes y el ofrecido el martes por Atresmedia logró 9.477.000. Este masivo seguimiento puede tener un impacto decisivo en ese gran porcentaje de personas que aún no han decidido su voto. Para Ricardo Vaca Berdayes, presidente de la consultora Barlovento Comunicación, especializada en la medición de audiencias, el éxito de los debates pone de manifiesto que “aquellos que no tienen definido el voto necesitan reafirmarse ante la opción a elegir”.

Tanto el programa difundido por TVE como el de Atresmedia han tenido más eco en los hombres que en las mujeres. Y es especialmente significativo el seguimiento entre los jóvenes. Sintonizaron de forma masiva la televisión convencional para asistir a la doble comparecencia de Pablo Casado (PP), Pedro Sánchez (PSOE), Pablo Iglesias (Unidas Podemos) y Albert Rivera (Ciudadanos). Por su tradicional perfil, el debate de Atresmedia conquistó al 51,2% del público con edades comprendidas entre 13 y 24 años, mientras que en el caso de TVE fue el 43,1%. “Los jóvenes marcan tendencia, pese a que no son el grupo más numeroso ni son los que son que más televisión consumen”, explica Vaca Berdayes, que en 1993 participó como directivo de Antena 3 en el primer cara a cara electoral, el que enfrentó a Felipe González y José María Aznar. Aquella emisión fue vista por 9.625.000 personas.

Los datos revelan que alrededor del 25% de los niños de 4 a 12 años estaban ante la pantalla durante las dos noches de debates. El hecho de que el público de TVE sea en términos generales más envejecido se ha traducido también en el perfil de la audiencia de su espacio electoral, que atrajo al 51% de los mayores de 64 años. Por ámbitos territoriales, Madrid ha sido la comunidad en que la que más se han visto los dos enfrentamientos de esta campaña.

El formato de RTVE se difundió por TVE y otros 10 canales (la mayoría regionales), mientras que la señal de Atresmedia se pudo ver simultáneamente en Antena 3, cuyos informativos son los más vistos desde hace 8 meses, y La Sexta, especializada en actualidad política. Los dos debates se emitieran en días consecutivos y sin que ocurrieran acontecimientos relevantes entre uno y otro. Pero eso no evitó que despertaran una enorme atención. El consumo televisivo del lunes, coincidiendo con el horario de emisión del debate de TVE, se multiplicó. Ante la pantalla hubo 3,5 millones de espectadores más que el lunes anterior. Y durante la franja de emisión del programa electoral de Atresmedia se concentraron 4,5 millones más que el martes de la semana pasada.

Los dos debates previos al 28-A, emitidos en días consecutivos, han entrado a formar parte de los 10 más vistos de toda la historia. “Son cifras que demuestran que las elecciones y la política en general interesan mucho a los ciudadanos”, remata Vaca Berdayes.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información