Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Casado y Rivera se baten en duelo y duplican los ataques mutuos en el segundo debate

Vox tuvo mucho más protagonismo que el día anterior; recibió 13 menciones sin exponerse

Gran parte del debate de Atresmedia, al contrario que el de TVE del día anterior, consistió en un duelo Casado-Rivera. Si el lunes, el líder del PP apenas se había referido una vez al de Ciudadanos y para afearle sus ataques – “ni sus votantes ni los míos lo entienden; usted no es mi adversario”, le dijo-, 24 horas después lo hizo en siete ocasiones. Rivera lo duplicó: 14 interpelaciones al candidato popular durante todo el programa. Y Pedro Sánchez lo hizo notar: “Son las primarias de la derecha”, se burló en el plató.

Casado y Rivera se disputaban el liderazgo de la derecha y de la oposición a Sánchez, así como la bolsa de indecisos que según las encuestas dudan entre ambas siglas. En el último macrosondeo del CIS -más de 16.000 entrevistas personales publicadas el pasado 9 de abril- el tercio de votantes que aún no había decidido su voto dudaba de la siguiente manera: un 11,9% entre el PP y Ciudadanos; un 3,1% entre el PP y Vox; un 9,1% entre el PSOE y Unidas Podemos y un 8,9% entre el PSOE y Ciudadanos. 

LAS MENCIONES DEL SEGUNDO DEBATE

El grosor de las flechas es proporcional a las alusiones que hicieron los candidatos durante el debate

El enfrentamiento fue más evidente durante la primera parte del debate. El líder del PP quería sacar a Rivera una "tarjeta amarilla", según fuentes de su entorno, por los ataques del día anterior, que el secretario general de los populares, Teodoro García Egea, había resumido de la siguiente manera: "Le hizo el juego sucio a Sánchez". El candidato de Ciudadanos continuó con su línea del debate del lunes, atacando a derecha e izquierda, pero tras uno de los descansos hubo una breve tregua entre el PP y Ciudadanos. Rivera, que apostillaba las intervenciones de todos sus rivales, llamó "trilero" a Sánchez cuando este le recordó a Casado una votación del PP con Bildu. Por mucho que se enfrentaran en el plató, disputándose los votos respectivos y los que dudan entre ellos y Vox, su posibilidad de gobernar pasa, según las encuestas, por una alianza que repita la foto de la manifestación de Colón.

Vox, desalojado de los atriles por decisión de la Junta Electoral Central, estuvo mucho más presente en este segundo debate. Casado se refirió en dos ocasiones al partido de Santiago Abascal; Rivera -al que Sánchez afea que le haya puesto cordón sanitario a él y no a la extrema derecha-, ninguna; el candidato socialista, nueve, y el de Unidas Podemos, dos. Un veterano exdirigente popular señalaba a Vox como el mejor parado del debate, porque al no estar presente, no se habían "expuesto sus debilidades", se les había citado varias veces y alguien a quien no le gustara del todo ninguno de los cuatro contendientes podía decidir votarles a ellos.

COMPARACIÓN DE LOS DOS DEBATES

La similitud entre los flujos de alusiones entre los candidatos en los dos debates celebrados revela una estrategia predeterminada de los objetivos. Pedro Sánchez volvió, en Atresmedia, a centrar sus menciones en Pablo Casado y Albert Rivera. Estos, a su vez, dirigieron su mayor número de apelaciones a Sánchez. En este segundo choque aumentaron las citas entres Casado e Iglesias. Tanto el líder del PP como el de Ciudadanos también incrementaron sus menciones a otras personas no presentes en el plató (Torra, Puigdemont, Otegi, González, Zapatero etcétera) y, además, también aumentaron las alusiones entre ellos.

Pablo Iglesias interpeló en 12 ocasiones a Pedro Sánchez, frente a cinco de vuelta del líder socialista. También en este caso, durante el debate, el candidato de Unidas Podemos defendió a su compañero de bloque frente a las acusaciones de Rivera y Casado de haberse rendido ante los independentistas o haberles asegurado el indulto ante una condena que ni siquiera se ha producido.

El formato del debate de Atresmedia permitió introducir más temas que el lunes en TVE. Pablo Casado fue el que más habló del paro, en el primer puesto de la lista de preocupaciones de los españoles, según el CIS. También fue el que más tiempo dedicó a la economía (14 menciones). Sánchez apenas hizo dos menciones al paro, frente a seis de la corrupción (para recordar los escándalos que afectan al PP) e hizo más hincapié en asuntos sociales, como la educación, las pensiones o la violencia de género. Iglesias dedicó tantas menciones a la economía como a la violencia machista y también insistió en la corrupción. Rivera también aludió en cuatro ocasiones a la violencia machista y tuvo diez menciones para el paro y la precariedad. El desafío independentista perdió espacio respecto al día anterior.  

ALUSIONES DE LOS CANDIDATOS A LOS PRINCIPALES PROBLEMAS DE LOS ESPAÑOLES

Fuente: elaboración propia. RODRIGO SILVA - NACHO CATALÁN - ANTONIO ALONSO

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información