Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El CIS da un cómodo triunfo al PSOE, que dobla al PP en escaños el 28-A

Según esos datos, los socialistas podrían alcanzar una mayoría suficiente con Podemos, el PNV y Compromís sin los independentistas catalanes. El 41,6% de los encuestados no sabe aún a quién votar

El macrosondeo de 16.194 entrevistas —lo habitual son 3.000— del CIS apunta, a 17 días de las generales, a una victoria amplia del PSOE, que podría gobernar con Ciudadanos —partido que ha vetado a Pedro Sánchez—, así como con Unidas Podemos, sus confluencias, el PNV y Compromís, sin necesitar los votos de los independentistas catalanes. El bloque del centro derecha (PP, Ciudadanos y Vox) quedaría muy lejos de la mayoría absoluta porque el sondeo da los populares casi la mitad de votos que en 2016. No obstante, un 41,6% de los encuestados aseguran que aún no tiene del todo decidido qué papeleta escoger.

CIS pulsa en la foto

Todas las casas de encuestas aseguran que los votantes deciden cada vez más tarde, durante la campaña, incluso en la última semana, su voto. Y la macroencuesta del CIS refuerza esa tesis: un 41,6% de los encuestados aseguran que aún no tienen del todo decidido qué papeleta escoger el 28-A.  En términos absolutos, equivaldría a 13 millones de personas de un censo electoral de 31,5 millones, de los que según el CIS, un 86,6% asegura que probablemente acudirá a votar. Ese abultado dato de votantes dudosos obliga al CIS a advertir, en la presentación de su estudio, que “muchos escaños no pueden asignarse todavía”.

Con esas cautelas, los datos recogidos por las entrevistas del Centro de Investigaciones Sociológicas, realizadas entre el pasado 1 y 18 de marzo, dan una amplia mayoría al PSOE, que pasaría de los 84 diputados que tiene ahora en el Congreso —la cifra más baja en su historia— a una horquilla de entre 123 y 138 y un porcentaje de voto del 30,2%. El partido que más presencia tiene ahora en la Cámara y que obtuvo en 2016 el 33% de los sufragios, perdería ahora casi la mitad de los votos, hasta el 17,2%, es decir, de 137 escaños a un mínimo de 66 y un máximo de 76. Nunca desde que el PP se llama así habían bajado del centenar, y en 2011, la primera legislatura de Mariano Rajoy, llegaron a tener 186 escaños y casi 11 millones de votos.

El CIS señala una reñida batalla por el tercer puesto en el ránking del multipartidismo. Así, Ciudadanos obtendría un 13,6% de los votos (entre 42 y 51 escaños); Unidas Podemos, un 12,9%, (entre 33 y 41 diputados), y Vox irrumpiría por primera vez en el Parlamento con una horquilla entre 29 y 37 escaños, el 11,9% de los sufragios.

ERC se dispara

Esquerra podría duplicar sus escaños, al pasar de nueve a 14 o 15, según la encuesta. Paralelamente, el PDeCAT —que concurre a los comicios como JxCat— pasaría de ocho a cuatro o cinco. Bildu, que en la actualidad tiene dos diputados en el Congreso, obtendría entre tres y cinco. El PNV, que actualmente tiene cinco escaños, sumaría uno más. Compromís obtendría entre uno y dos escaños, al igual que la coalición del centroderecha en Navarra. El estudio también concede al Partido Animalista Contra el Maltrato Animal (PACMA), ahora sin representación parlamentaria, la posibilidad de obtener hasta dos diputados.

Traducidos en posibles pactos y alianzas, los datos del sondeo muestran que el bloque del centro-derecha, el de la fotografía de la manifestación de Colón (PP, Ciudadanos y Vox, más la coalición navarra) se quedaría nueve escaños por debajo de la mayoría absoluta incluso tomando la horquilla más alta.

En su horquilla máxima, el PSOE y Ciudadanos superarían en 14 diputados la mayoría absoluta. No obstante, la ejecutiva de Ciudadanos aprobó por unanimidad el pasado febrero no pactar con Pedro Sánchez después de las elecciones generales. Los socialistas también podrían alcanzar una mayoría suficiente para gobernar, según el CIS, con Unidas Podemos y sus confluencias,el PNV y Compromís sin depender de los independentistas catalanes.

Ese tercio de votantes que duda, lo hace de la siguiente manera: un 11,9% lo hace entre el PP y Ciudadanos; un 3,1% entre el PP y Vox; un 9,1% entre el PSOE y Unidas Podemos y un 8,9% entre el PSOE y Ciudadanos. Entre los indecisos, además, el mayor porcentaje lo tiene los que en 2016 votaron a Podemos (37,8%), seguidos de los de Ciudadanos (un 49,3% dice ahora que no saben a quién votar), los que apoyaron al PP (37,2% que aún no sabe si repetir), y el PSOE (31%).

El sondeo baja la valoración de todos los líderes. Ninguno aprueba. El peor valorado es Santiago Abascal, con un 2,6, seguido de Pablo Iglesias (3,1), Pablo Casado (3,3), Albert Rivera (3,7), y Pedro Sánchez (4,1).

Los datos por recuerdo de voto muestran las siguientes preferencias: los que escogieron la papeleta del PP en 2016 dan un 6,2 a Pablo Casado; muy cerca del 5,3 que le otorgan a Rivera, y el 5,1 a Abascal. Los votantes de Ciudadanos en los anteriores comicios dan un 5,6 a su propio líder; un 4 a Casado y un 3,6 al presidente de Vox.

Vox triplica al PP en Cataluña

Por territorios, el PP que ha convertido el desafío independentista en el foco de su campaña electoral, solo obtendría un escaño por Barcelona (perdería cinco en Cataluña). No obtendría representación en el País Vasco, donde ahora tienen dos diputados, y mostraría una imagen muy diferente de la de los comicios de 2016, donde era la primera fuerza en la mayoría de provincias —ahora solo conservaría Murcia, Salamanca y Ávila, según el sondeo—.

El PSOE arrasaría en Andalucía, donde acaba de perder su viejo bastión por un pacto entre el PP, Vox y Ciudadanos. El sondeo del CIS otorga a los socialistas entre 30 y 33 escaños en la comunidad frente a los 10-12 que otorga al PP. En Cataluña, la segunda comunidad más poblada del país, obtendría entre 12 y 14 escaños.

El CIS da un cómodo triunfo al PSOE, que dobla al PP en escaños el 28-A

Unidas Podemos, que experimenta una notable caída según el sondeo, ni obtendría representación en las dos Castillas, que reparten 52 escaños. El partido es más fuerte en la Comunidad de Madrid, donde la encuesta le otorga entre 6 y 7 diputados, y en Cataluña, donde En Comú Podem obtendría entre 5 y 6 escaños.

Serían territorios desiertos para Vox Euskadi, Navarra, Extremadura y Melilla. La formación de extrema derecha obtendría entre 29 y 37 escaños, siendo entre 7 y 8 de ellos en Andalucía entre 3 y 4 en Madrid; entre 3 y 5 en la Comunidad Valenciana, tres en Cataluña y dos en Murcia.

El PSOE se impondría también en Navarra, con dos diputados, a la coalición formada por Unión del Pueblo Navarro, PP y Ciudadanos, que ganaría entre uno y dos. En las anteriores elecciones, UPN y el PP fueron la primera fuerza, con dos escaños, seguidos de Podemos, con otros dos, y el PSOE con uno.

No es uno de los asuntos más presentes en la campaña, pero el sondeo muestra que ha aumentado casi diez puntos en un mes la preocupación por la corrupción y el fraude. Es el segundo problema para los encuestados, por detrás del paro, que también sube en el grado de inquietud que genera a los españoles —aumenta algo más de un punto, hasta el 61,8% respecto hace un mes— . El tercer problema para la ciudadanía es, precisamente, la clase política.

El sondeo se realizó entre el 1 y el 18 de marzo, es decir, durante los preparativos de la manifestación feminista del 8-M. El estudio muestra un dato histórico de preocupación por la violencia de género (un 7,9%), casi un punto más del 7% registrado el pasado enero, que hasta ahora, era el máximo histórico en la inquietud por esta problemática registrada en los sondeos del CIS. Para el 1,3% de los encuestados, la violencia machista es el primer problema de España; para el 2,7% es el segundo y para un 3,9%, el tercero. Un 3,3% de los encuestados señaló que se trata de un problema que le afecta “de manera personal”.

Sánchez y la "cistitis"

Tanto el PP, como Ciudadanos se burlaron este martes de los datos del CIS. Casado dijo que Sánchez tenía “cistitis” y acusó al Centro de Investigaciones Sociológicas de imitar el “milagro de la multiplicación de los panes y los peces”. Desde el partido de Albert Rivera cargaron con dureza contra su presidente José Félix Tezanos, ex miembro de la ejecutiva del PSOE. no obstante, todas las encuestas coinciden, con diferentes horquillas, en que el voto del centro derecha está muy fragmentado y que hay todavía muchos indecisos. Eso condiciona la campaña electoral. Casado lleva semanas llamando al voto útil, especialmente en las provincias que aportan menos de seis escaños al Congreso de los diputados, donde la división del voto más les puede afectar. Rivera anunció su veto a Sánchez para tratar de frenar las fugas de su electorado a Vox y posteriormente se ha mostrado a favor de participar en un Gobierno de coalición con el PP —aunque de momento, las encuestas no les dan los apoyos necesarios—.

El tamaño de esta muestra, la última del CIS antes de las elecciones del próximo 28 de abril, ha sido mucho mayor del habitual: de 3.000 a 16.194 entrevistas. Un trabajo demoscópico de este tipo tiene un coste aproximado de unos 300.000 euros. El PP ha llevado a su programa electoral una propuesta, sin detallar, para “devolver el prestigio” de la institución demoscópica, que a su juicio, ha sido utilizada por el PSOE, aunque los datos excesivamente buenos pueden ser un desincentivo para la movilización, el lema de la campaña socialista.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información