Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Iglesias recurre a la moderación para marcar su posición en el debate

El candidato de Unidas Podemos no entró en el cuerpo a cuerpo en un formato que, según el partido, sirve "para exponer propuestas"

Pablo Iglesias, a su llegada al debate a cuatro organizado por TVE. En vídeo, Iglesias lee la Constitución.

A Pablo Iglesias le tocó en suerte la esquina derecha del plató. Desde esa posición fabricó su trinchera de moderación. Lo que en el partido definieron como “auténtico” frente a “los postizos”. Era el día para hacer propuestas, explicaron las mismas fuentes. Así entienden el formato del debate de TVE, con menos espacio para el cara a cara y más tiempo para lanzar mensajes a cámara a los millones de españoles que no acuden a los mítines y que forman parte de esa gran masa de indecisos. Para cumplir con esta estrategia, el candidato de Unidas Podemos trasladó su plan de campaña al plató.

Leyó los artículos de la Constitución que, dice, no se cumplen, los que se corresponden con temas más sociales, como las pensiones, el derecho a un trabajo digno y a una vivienda. Cada uno coincide con una medida de su programa. Y de esta manera marcó diferencias con el PP y Ciudadanos, con los que apenas cruzó palabra. El cara a cara lo deja, adelantan en Podemos, para el debate de Atresmedia de este martes. Un formato que le permitirá salir de esa trinchera metafórica desde la que lanza propuestas.

A Pedro Sánchez le invitó a formar Gobierno. “Estamos dispuestos, a pesar de las desconfianzas con un partido que firma una cosa y luego no cumple”, le dijo Iglesias en referencia al fallido acuerdo de Presupuestos. Los dos candidatos se dedicaron reconocimientos por las medidas aprobadas durante su pacto parlamentario esta legislatura. Iglesias le interpelaba por su nombre de pila “Pedro”. El presidente se ciñó al apellido.

Hubo tiempo para algún reproche y, sobre todo, para la pregunta que Iglesias repite en campaña. “Aclare si va a pactar con Ciudadanos”, le dijo. El presidente se remitió a la respuesta que Albert Rivera lanzó por debajo de la conversación: “Ya le digo yo que no”. Una contestación que para el partido valida la tesis que defienden. Unidas Podemos considera que se puede repetir un intento de acuerdo entre PSOE y Ciudadanos como en 2016. En sus palabras: "Un Gobierno de derechas". Con este argumento, la formación construye una de sus bazas de campaña: "Somos la única garantía para que en España se aprueben medidas progresistas".

El resto del debate, Iglesias pasó a ratos de moderado a moderador. “Deberíamos tener un mínimo de altura de Estado”. “Respondamos a lo que nos preguntan”. “Dejemos los gritos y los insultos”. “Tenemos que ser humildes”. Ya usó esta estrategia en los debates de las anteriores elecciones. Entonces llamaba a la calma a sus adversarios. Les trataba de desconcertar diciéndoles que estaban "muy nerviosos". Entonces era la novedad, el que había venido a trastocar la política española con nuevas maneras. En esta ocasión, recurrió a estas frases para mantener su plan y exponer todas las medidas sociales. Ahora ya es parte del sistema.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información