Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Detenido en Marruecos un supuesto yihadista que quería atentar en Sevilla

La policía registra el domicilio donde el presunto islamista vivía en la capital andaluza

Dos miembros de la Policía Nacional, junto a la vivienda del yihadista sospechoso. En vídeo, detenido en Marruecos un presunto yihadista que quería atentar en la Semana Santa de Sevilla.

El sevillano barrio de Su Eminencia pasó este miércoles la resaca de uno de sus días grandes de Semana Santa, la salida el martes de la cercana hermandad del Cerro, con un registro antiterrorista. La Policía Nacional entró en el domicilio de la familia de Zouhair E. B., un joven de origen marroquí detenido a mediados de la pasada semana en el país africano ante las sospechas de que preparaba un atentado en la capital andaluza. Esta operación se produce después de que el Ministerio del Interior haya reforzado la seguridad con motivo de la Semana Santa y las elecciones.

La cooperación internacional ha vuelto a dar sus frutos en la lucha antiterrorista. La Policía Nacional, en coordinación con los servicios de información españoles y marroquíes, desplegó este miércoles una nueva operación antiyihadista tras el arresto en Marruecos de Zouhair E. B., un chico de 23 años que residía en la capital hispalense junto a sus padres y tres hermanos. Según informaron fuentes del Ministerio del Interior, la detención del joven se produjo "hace días" y, tras recibir la correspondiente autorización judicial, los investigadores irrumpieron este miércoles en el domicilio familiar para registrarlo. Una operación dirigida por el Juzgado Central de Instrucción número 4 y la Fiscalía de la Audiencia Nacional.

Los agentes, tras varias horas en el interior del domicilio, acabaron minutos antes de las seis y media de la tarde. Se marcharon del lugar con varias cajas con papeles y material informático incautados, según fuentes policiales. No han encontrado elementos químicos.

Los investigadores dejaron detrás, dentro de la casa ubicada en el número 88 de la calle de Ortega y Gasset, al padre del arrestado, un líder religioso de la mezquita de Su Eminencia —un modesto local a principios de la misma vía—, a su mujer y a una de las hijas. En un primer momento, nadie de la familia quiso hacer ningún comentario. Pero a última hora de la tarde, la madre del detenido salió a las puertas de la casa. "No somos terroristas", dijo. Confirmó que había viajado con varios de sus hijos, entre ellos Zouhair E. B., a Marruecos hace unos días para visitar a su madre enferma. Regresó sin él el 9 de abril. Ese mismo día le comunicaron que el joven había sido detenido en el país africano. Una fecha confirmada por fuentes de la investigación, que también recalcaron que no se prevén más detenciones ni registros en Sevilla.

Zouhair E. B. llegó a esta vivienda con su familia hace unos dos años, según varios vecinos, que afirman que nunca habían dado ningún tipo de problemas. "Siempre tenían la casa cerrada", explican en este humilde barrio de la ciudad andaluza, en una calle dominada por casas bajas y que permaneció vacía durante buena parte del registro. El joven, según aseguró su madre, estudia Filología Árabe en la Universidad de Sevilla.

Nadie en la zona dice haberse percatado de la radicalización del joven o sospechar de la familia del detenido, que hacía una vida bastante discreta en una vivienda de dos alturas, empotrada entre otras un poco más altas. Una vecina, que trabaja con la madre de Zouhair E. B. en una empresa de asistencia a domicilio, defendía este miércoles al joven, el segundo de cuatro hermanos. "Es el mejor musulmán, es imposible que quisiera hacer algo así". Los servicios de información destacan, en cambio, que se preparaba presuntamente para atentar en la capital andaluza.

La calle de Ortega y Gasset, donde se ha producido el registro. ampliar foto
La calle de Ortega y Gasset, donde se ha producido el registro.

Ciudad reforzada

Mientras los vecinos de Su Eminencia empezaban a llegar y se apostaban curiosos frente a la vivienda —“Enrique, aquí vamos a salir volando todos”, comentaba jocoso un joven—, en el centro de Sevilla la gente permanecía pendiente del cielo, de que la lluvia no impidiera la salida de las cofradías del Miércoles Santo. La detención del presunto yihadista no ha provocado un incremento del número de agentes desplegados en la capital y tampoco alteró los planes o la trayectoria de las cofradías. Eso sí, la presencia policial ya se había reforzado con anterioridad.

En 2017, la ciudad vivió varias estampidas durante La Madrugá, después de que un grupo de siete personas sembrara el pánico al proferir gritos sobre ETA y Alá mientras pasaban varias procesiones. Tres de ellos fueron enviados a prisión de forma provisional y 17 viandantes fueron hospitalizados, uno de ellos en estado grave.

Interior decidió la pasada semana incrementar las medidas de seguridad antiterrorista con motivo de la celebración de la Semana Santa y las elecciones generales del 28 de abril. Se han intensificado las labores de información, control y seguimiento. España se encuentra en nivel 4 de alerta —el más alto desde los atentados del 11-M— desde junio de 2015, cuando decidió elevarlo tras la ola de atentados que sacudieron Túnez, Francia y Kuwait.

Las fuerzas de seguridad han desplegado, a su vez, dispositivos específicos en cada una de las ciudades españolas para garantizar la seguridad y el normal desarrollo de los actos de Semana Santa. Este refuerzo se concentra, fundamentalmente, en los espacios y medios de transporte, acontecimientos religiosos, de ocio o lúdicos con alta afluencia de personas y en aquellos lugares estratégicos que son imprescindibles para el normal funcionamiento de la actividad ciudadana. El nivel 4 de alerta ya implica un aumento de la vigilancia de las infraestructuras críticas —como aeropuertos, centrales nucleares y estaciones— y la activación de todas las fuerzas de seguridad dedicadas a la prevención, investigación e información de la lucha antiterrorista. También una mayor presencia policial en la calle.

El vídeo que ha hecho saltar las alarmas

"Mañana empieza sus fiestas, pero... ¿dónde estas tú?". "A los cristianos españoles, ¡vengaremos nuestra matanza!". Estos dos mensajes sobresalen en un vídeo difundido en redes islamistas que ha hecho saltar las alarmas de los servicios españoles de seguridad. La grabación alterna imágenes de combates yihadistas, balas, atropellos con vehículos pesados y procesiones de Semana Santa de varias ciudades españolas, entre ellas Sevilla y Ronda (Málaga). El vídeo, que anima a los radicales a actuar, fue interceptado a finales de la pasada semana por las fuerzas antiterroristas. El Centro de Inteligencia contra el Terrorismo y el Crimen Organizado llegó a emitir una nota al respecto. Se ha considerado una amenaza seria y directa a España, según fuentes policiales. Y, de hecho, esta grabación protagonizó buena parte de la reunión semanal que se celebra para valorar la amenaza terrorista. Se elaboró, además, un informe que se entregó a la Mesa de Coordinación, presidida por la secretaria de Estado de Seguridad, Ana Botella, que estudió las medidas previstas para la Semana Santa y las elecciones.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información