Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una mujer se entrega en Málaga dos semanas después de matar a su madre en A Coruña

La detenida, que había confesado los hechos en una carta, acudió a la comisaría malagueña este lunes

Agentes de la policía nacional durante un operativo.
Agentes de la policía nacional durante un operativo.

Este lunes por la mañana, una mujer de 40 años se presentó en la Comisaría Provincial de Málaga. Se dirigió al primer agente que encontró. Le dijo que llevaba un tiempo sin recordar prácticamente nada, pero que se había reconocido en su DNI y tenía flashes de recuerdos en los que le daba la sensación de que la policía la estaba buscando. No sabía por qué, pero esa era la razón por la que, subrayó, se había acercado hasta el edificio policial. Los agentes la identificaron y comprobaron que  había un requerimiento de un juzgado de A Coruña por un delito de homicidio. Tras declarar, fue detenida y pasó a disposición judicial.

La trágica historia había comenzado dos semanas antes. El 25 de marzo, tanto ella como su madre iban a sufrir el desahucio de su vivienda ubicada en el número 15 de la calle Perú de A Coruña. La comitiva judicial acudió a su domicilio y, tras llamar varias veces y no obtener respuesta, accedió a su interior con ayuda de un cerrajero. Abrieron la puerta con la seguridad de que no había nadie dentro. Pero en una de las habitaciones encontraron el cadáver de una mujer de 71 años tapado por una manta. También hallaron una carta manuscrita en la que la ahora detenida confesaba haber matado a su madre. La Policía Nacional se hizo cargo de la investigación.

En el texto, la ahora detenida relataba que la difícil situación económica que atravesaban las había sobrepasado. Subrayaba que no se explicaba cómo había sido capaz de hacerlo, pero confesaba haber acabado con la vida de su progenitora. “Empezamos a discutir por el desahucio y no sé cómo acabé asfixiándola con la almohada”, relataba en la misiva, según ha publicado La Voz de Galicia. “No sé qué me pasó. Ella tenía tanto miedo a quedarse sin casa que no dejaba de decir que tenía que morir. No sé cómo pudo pasar. Después intenté reanimarla, pero ya no respiraba”, dejó escrito la parricida confesa.

Lo que relató concordaba con la autopsia que se realizó al cadáver, que determinó que la muerte se había producido por asfixia. La pista de la mujer, que fue declarada en busca y captura, se perdió, y la policía llegó a pensar que se habría suicidado, ya que en la nota también escribió que pronto se reuniría con su madre. “Volveré a casa y allí pondré fin a todos los problemas”, decía.

El caso está bajo secreto de sumario. El juzgado de instrucción número 9 de Málaga se ha inhibido en favor del juzgado de instrucción número 1 de A Coruña, que es el que tomará declaración a la detenida, según han explicado fuentes judiciales.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información