Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Corea del Norte califica de “grave ataque terrorista” el asalto a su embajada en Madrid

Pyongyang pide una investigación “responsable” y asegura que indaga si el FBI está detrás del ataque

Sede de la Embajada de la República Popular Democrática de Corea (Corea del Norte) en el barrio madrileño de Aravaca. En vídeo, reconstrucción del asalto a la embajada.

Un portavoz del Ministerio de Exteriores de Corea del Norte ha calificado este domingo el asalto a la embajada de este país en Madrid como un "grave ataque terrorista". Es la primera reacción de Pyongyang sobre el incidente que tuvo lugar el pasado 22 de febrero en la sede de la embajada norcoreana en Madrid. Un ataque de "un comando" con una decena de hombres, según fuentes policiales, secuestraron y agredieron a ocho rehenes —las personas que se encontraban en ese momento en la legación— con el objetivo de robar "información sensible relacionada con el programa nuclear y de armamento de Corea del Norte", han asegurado las mismas fuentes. El asalto se produjo cinco días antes de la cumbre fallida entre el lider norcoreano Kim Jong-un y el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, en Hanói, que se cerró abruptamente y sin acuerdo.

Se trata de uno de los incidentes diplomáticos más graves ocurrido en suelo español y, fuentes policiales y del Centro Nacional de Inteligencia (CNI), aseguran que al menos dos de los asaltantes tienen vínculos con la CIA, el servicio de inteligencia estadounidense. El propio Trump negó la semana pasada que los hechos tengan "algo que ver con Estados Unidos"; y nadie del Gobierno español ha realizado hasta el momento declaraciones o valoraciones al respecto.

"La intrusión en una misión diplomática, su ocupación y el acto de extorsión constituyen una grave vulneración de la soberanía de un Estado y una flagrante violación de la ley internacional, y actos de este tipo nunca deben ser tolerados", ha señalado el portavoz en una declaración recogida por la agencia estatal KCNA.

Durante el asalto, el personal de la embajada fue maniatado, interrogado y golpeado, según el auto judicial publicado por la Audiencia Nacional. La investigación policial atribuye el ataque a un "mercenario de origen norcoreano" con nacionalidad mexicana y residencia en Estados Unidos, llamado Adrian Hong Chang de 35 años. "Es dueño de varias empresas de dudosa reputación y mantiene contactos con diversos servicios de inteligencia", aseguran fuentes de la investigación, que señalan que "se está indagando si ha tenido relación con otros incidentes violentos contra los intereses norcoreanos en otros países", según fuentes policiales.

Pyongyang "está siguiendo todos los rumores" sobre la posible "involucración en el incidente terrorista del FBI" estadounidense y de un "cuerpo anti-DPRK (siglas en inglés de República Popular Democrática de Corea, nombre oficial de Corea del Norte)", según el portavoz norcoreano.

Añadió que Corea del Norte espera que las autoridades españolas "lleven a cabo una investigación del incidente hasta el final de forma responsable, con el objetivo de llevar a los terroristas y a quienes están detrás de ellos ante la justicia en conformidad con la ley internacional".

El auto del juez de la Audiencia Nacional José de la Mata hecho público el pasado jueves, aseguraba que hay identificadas siete personas ligadas al ataque, incluidos el méxicano Adrian Hong Chang y el estadounidense Sam Ryu, para los que el juez encargado de la investigación ha solicitado su extradición a Estados Unidos, donde ambos se encuentran. El resto de los atacantes son de Corea del Sur con residencia en Estados Unidos. El auto apunta a que habrían incurrido en delitos de allanamiento de morada, detenciones ilegales, lesiones, falsificación documental, amenazas y robo, cometidos por organización criminal.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información