Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cayetana Álvarez de Toledo: “Al votante independentista le mueve la xenofobia”

"Los electores no son clientes que siempre tienen la razón”, asegura la candidata del PP al Congreso por Barcelona

Cayetana Álvarez de Toledo, durante la entrevista con EL PAÍS este viernes en Barcelona. En vídeo, entrevista a Cayetana Álvarez de Toledo.

Cayetana Álvarez de Toledo (Madrid, 1974), candidata del PP por Barcelona el 28-A, ha asegurado este sábado en Barcelona en un acto electoral que los presos independentistas deben pedir "perdón por la destrucción civil de Cataluña". Este viernes, la periodista e historiadora ha recibido a EL PAÍS y se ha reafirmado en que "Sánchez ha sido el vanidoso útil del separatismo”. La exdiputada vuelve ahora a presentarse a las elecciones tras las siglas del PP después de criticar en el pasado al Gobierno de Mariano Rajoy.

Pregunta. Suárez Illana ha reavivado el debate en contra del aborto en el PP. Pese a que rectificó, ¿cuál es su postura?

Respuesta. Defiendo la libertad de voto en temas morales.

P. ¿Apoya la ley actual o la regresiva de Ruiz Gallardón?

R. No soy partidaria de una vuelta atrás. La libertad de voto es lo más razonable para un asunto que afecta a las convicciones religiosas, que no es mi caso.

P. ¿Pide libertad de voto para encubrir que está en contra del aborto?

R. Podríamos entablar una larga discusión, pero no me parece el asunto más urgente en España.

P. ¿Es candidata por Barcelona porque rechazó ir por Madrid?

R. No, se me propuso Barcelona y acepté por la gravedad del momento, por los planes de Sánchez y por mi compromiso con la defensa de las libertades.

P. Arrancó la campaña llamando xenófobos a votantes independentistas ¿Eso no es un insulto?

R. No, es una descripción. Deben hacer una meditación democrática. Y preguntarse por qué siguen votando al separatismo, por qué no quieren seguir viviendo con otros catalanes y otros españoles. Y yo les pregunto: ¿de verdad se sienten humillados o explotados? Lo que en realidad les mueve es la xenofobia.

P. ¿No puede asustar a sus votantes? El PP catalán no había ido nunca tan lejos...

R. Defendemos los derechos de la ciudadanía. Torra opina que quienes hablan castellano son bestias y tienen una tara en el ADN. Todo empezó con Pujol. Decía que los andaluces eran gente quebrada y de segunda categoría. Nosotros defendemos la idea de España como una empecinada voluntad de vivir juntos los distintos.

P. Lo que pide el independentismo es un referéndum pero no rechaza convivir con los catalanes no independentistas.

R. ¿Cómo que no? El separatismo es segregación. Y es desmoralizador que a los catalanes que piensan de manera diferente se les silencie. El gran problema de España en los últimos 40 años es el desamparo del constitucionalista catalán, la mitad de Cataluña.

P. ¿Su rival es Inés Arrimadas? Ella critica a los líderes del procés, pero nunca ha llamado xenófobos a sus votantes.

R. No es mi rival. Yo quiero ensanchar el constitucionalismo. Digo dos cosas: el nacionalismo como ideología ha gozado de una enorme protección social y moral. Ha sido políticamente correcto, lo cual es insólito. Y a los votantes hay que tratarlos como adultos. No son clientes que siempre tienen la razón. Yo, como ciudadana y votante, no quiero eludir mi responsabilidad ni tampoco que me la nieguen. Cuando una persona insiste en votar una ideología reaccionaria, hay que decirle que no tiene la razón.

P. Al argumento se le puede dar la vuelta y decir que el votante del PP se equivoca por ser un partido conservador.

R El conservador no busca la exclusión y el nacionalista sí.

P. Existe el nacionalismo español también, ¿no?

R. El nacionalismo español es Vox.

P. ¿Y el PP no?

R. No. No es nacionalista, es un partido constitucionalista que defiende el pacto de 1978, que significó la paz civil y que es la auténtica tercera vía española. Los que más han agredido la Constitución son los separatistas. Fue ETA y ha sido el procés en Cataluña.

P. Sorprende que diga que el procés es más grave que el 23-F.

R. Ha sido más grave en términos políticos y sociales. El 23-F no tuvo el apoyo de las instituciones, de la televisión pública; ni nadie del entorno del Gobierno pidió indultos para los golpistas. Eso ha pasado el 1-O.

P. ¿Y el desafío del procés es más grave que el de ETA?

R. Son desafíos distintos. ETA masacró y el procés dio un golpe de estado.

P. ¿Rajoy se equivocó en la gestión del procés?

R. No me voy a flagelar con los errores del pasado.

P. ¿Por qué dijo que el PP catalán iba a desaparecer?

R. Su situación es difícil pero soy muy optimista. Cataluña no está condenada a ser una tribu amarilla. Han cubierto las instituciones públicas de lazos...

P. Los ciudadanos los ponen.

R. Pueden poner lo que quieran en casa, pero que se pongan en las instituciones pagadas por todos es abracadabrante.

P. ¿Iría a retirarlos?

R. Sí. Entiendo el impulso de arrancarlos. Son una ofensa. Quien los quita tiene una infinita superioridad moral sobre quien los pone porque defiende un espacio neutro donde convivir. Algo parecido ocurre en TV3: o es de todos o no es de nadie. No solo se mofan de España, sino de los catalanes que pagan esa televisión.

P. ¿Ha visto también los informativos de TV3?

R. Sí, claro. Y muchos programas son ofensivos.

P. En la calle, ¿ve agresividad? ¿Le han dicho algo?

R. He recibido más aliento y apoyo que insultos. Pero estuve en Sant Julià de Ramis como periodista el 1-O y vi lo que pasó. Hace días volvieron a atacar una sede del PP.

P. ¿El proyecto del PP es un 155 permanente?

R. Es convertir a Cataluña en todo lo contrario de lo que busca el nacionalismo.

P. Si gobierna el PP, ¿activará el 155?

R. El objetivo es que se cumpla la ley. Si el nacionalismo persiste en la exclusión de la mitad de la población y en el uso los medios públicos solo al servicio de su proyecto se aplicará el 155.

P. ¿Qué leyes infringen?

P. Con los lazos, hemos vivido un espectáculo grotesco y pueril de desafío permanente a la legalidad. La Fiscalía debe garantizar que se quiten para siempre.

P. ¿Acabaría con la inmersión lingüística?

R. No se puede pervertir la lengua para generar fronteras.

P. La inmersión ha sido para muchos un ejemplo de cohesión.

R. ¿Cuántas horas de castellano se imparten? ¿Los padres tienen derecho a educar a sus hijos en español?

P. Hay pocas peticiones.

R. Tenemos que garantizar ese derecho. El separatismo convierte el catalán en un problema. En los colegios se adoctrina.

P. ¿Y cómo explica que el 21-D ganara Ciudadanos?

R. El nacionalismo ha fracasado en su objetivo de crear un solo pueblo. Controla los medios y las aulas y sigue anclado en el 50%

P. El lema de un solo pueblo procedió de la izquierda.

R. Hablemos de la izquierda.

P. Se ha mostrado muy beligerante con Miquel Iceta.

R. Pidió indultos y se empeña en dar oxígeno al nacionalismo. Ahora dice que si alcanzan el 65% de los votos hay que dejar hacer el referéndum. El PSC no tiene escrúpulos, ni criterio, ni principios ni remedio.

P. ¿Y si llegan al 65%?

R. No llegarán. Los independentistas catalanes han sido derrotados y ahora falta derrotar a los independentistas españoles. Unos quisieron saltarse la ley para lograr la secesión y otros cambiarla para lo mismo. Sánchez ha sido el vanidoso útil del separatismo. Se ha autodeterminado. Su plan es retomar el documento de Pedralbes, que dice que en Cataluña hay un conflicto político a resolver por vías políticas. Como dijo Felipe González, la clave no es el relator sino la mesa de partidos para discutir la autodeterminación. Sánchez e Iceta asumen la mentira fundacional del nacionalismo: que los asuntos catalanes deben resolverse entre catalanes.

P. Si gana ¿aprenderá catalán?

R. Claro que sí, para el final de la campaña verá cómo he avanzado enormemente con el catalán.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información