Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El estruendoso debut de la ‘Messi’ de Pablo Casado

Cayetana Álvarez de Toledo llama “franquista” a Sánchez y asegura que el ‘procés’ es “más grave que el 23-F”

Cayetana Álvarez de Toledo con Pablo Casado, durante el acto del PP de este miércoles en Barcelona. En vídeo, declaraciones de Cayetana Álvarez de Toledo en su presentación como número 1 por Barcelona.

La sentó a su lado el día de la presentación de candidatos, fue la elegida para hablar en nombre de todos los cabezas de lista para las generales del 28 de abril y en cinco días le acompañó en dos actos. Cayetana Álvarez de Toledo es el fichaje estrella de Pablo Casado. “Nuestra Messi”, declaró el propio líder del PP este miércoles, en Barcelona, después de oír su discurso. Su nombramiento ha sido el más ruidoso, no solo porque es uno de los que más ha escocido entre los cuadros del partido, sino por sus polémicas declaraciones. La periodista e historiadora es alumna aventajada en el discurso “sin complejos” que Casado pide a sus filas desde que sucedió a Mariano Rajoy al frente del PP.

En su primera intervención como cabeza de lista por Barcelona, Álvarez de Toledo (Madrid, 1974) llegó a sugerir que si el PP no gana las elecciones, la democracia española estaría en peligro. “España solo seguirá unida y democrática con un Gobierno liderado por el PP”. Aseguró que el procés es “lo más grave” que ha pasado en España desde 1978, más que el intento de golpe de Estado de 1981, y el pasado miércoles, tras burlarse de la polémica que habían causado sus declaraciones — “otro charco en el que te has metido”—, insistió: “Hay que decir la verdad. El proceso separatista es más complicado y más grave que el 23-F porque el 23-F no se hizo desde las instituciones, ni lo apoyaban los medios de comunicación, ni había manifestaciones en la calle. ¿Salieron un Iceta de la época o una Cunillera reclamando el indulto para Tejero?”, preguntó al público, que respondió con un aplauso. “Quieren dar un golpe de Estado políticamente correcto y que les den el Nobel de la Paz”, añadió.

En su primera intervención, el sábado, la candidata número uno al Congreso por Barcelona hizo gala de no saber hablar catalán: “Cuantas más veces digan ‘fuera Cayetana por no hablar catalán’, más poderoso será el sentido de esta candidatura”, señaló. El miércoles matizó: “Han dicho que me jacto de no hablar catalán, qué estupidez. Yo no me jacto de hablar inglés, español o francés pero ellos [en alusión a los independentistas] sí se jactan de hablar catalán y dicen que el español es la lengua de las bestias salvajes y que tenemos una tara en nuestro ADN por hablarlo”.

Álvarez de Toledo declaró en una entrevista en esRadio, la emisora de Federico Jiménez Losantos, que Pedro Sánchez es “peor que Vox” y que tiene “un proyecto franquista”. En el acto de presentación oficial de su candidatura en Barcelona insistió en esa idea: “Digo que su proyecto es franquista porque consiste, básicamente, en sacar a Franco del Valle de los Caídos. Es un proyecto que se resume en referéndum de autodeterminación y recesión general. Y no hay nada más retrógrado, reaccionario, triste, tétrico que todo lo que nos plantea este hombre que se presenta a sí mismo como lo más moderno y guay que ha pisado la superficie de Occidente desde el inicio de la era de la civilización”.

Quienes, dentro del PP, critican su nombramiento, dirigentes de distintos territorios y épocas, lo hacen no solo por el hecho de que Casado haya decidido presentar en Cataluña, la plaza más difícil para el partido, a una candidata de fuera, sino también porque la ubican en el ala más dura de la derecha. Álvarez de Toledo, patrona de la fundación de José María Aznar, FAES, fue diputada del PP entre 2008 y 2015, pero aireó sus discrepancias con Mariano Rajoy, al que consideraba blando con Cataluña y a quien acusaba de “déficit de política”. Desde su nombramiento ha continuado criticándole, aludiendo al “desistimiento” que, en su opinión, permitió que los independentistas ganaran terreno. Esas críticas a Rajoy tampoco han sentado nada bien en las filas del PP, partido que hasta hace nueve meses presidía el ahora criticado.

“Ensucian Cataluña con sus lazos amarillos, pero Cataluña no está condenada a ser una tribu amarilla y serán condenados quienes lo intentaron”, insistió el miércoles, en alusión al juicio del procés. Para Álvarez de Toledo, el independentismo es “un proyecto xenófobo y de odio al español”. Casado cree que su Messi es la mejor opción para competir con Inés Arrimadas, la cabeza de lista por Ciudadanos, y que esa imagen de mano dura en Cataluña actuará de parapeto ante el auge de la extrema derecha. El sector crítico de su partido teme, sin embargo, que, una vez más, entre el original y la copia, los partidarios de ese discurso duro y sin complejos, voten al original, Vox.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información