Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

De líder de un grupúsculo fascista a candidato de Vox

El cabeza de lista de Abascal por La Rioja fue detenido en 1982 acusado de apedrear autobuses con niños vascos

Cutillas, durante su intervención en un acto de Vox.

Según la biografía facilitada por Vox de su cabeza de lista al Congreso por La Rioja, Jorge Cutillas es “diplomado en Derecho y empresario. Ha desarrollado su labor empresarial en el mundo del vino [...] Vinculado a Vox desde sus inicios, es actualmente vicepresidente de Vox Madrid”.

Sin embargo, la carrera política de Jorge Arturo Cutillas (La Rioja, 1959) es mucho más larga de lo que cuenta Vox. Se inició en los años de la Transición, cuando militó en los grupos juveniles que servían de fuerza de choque a los nostálgicos del franquismo, agrupados en Fuerza Nueva. En 1982 fue detenido, junto a otros siete cachorros ultras, por su presunta participación en el ataque que sufrieron unos autobuses con 256 niños vascos de excursión en Madrid.

En 1984, tras la disolución de Fuerza Nueva y el llamamiento realizado por el director del diario ultraderechista El Alcázar, formó parte de las autodenominadas Juntas Españolas de Integración (JEI), que contaron con el respaldo caluroso del teniente coronel Tejero y los demás golpistas del 23-F, muchos de ellos en prisión. Cutillas fue el secretario general de su rama juvenil, denominada Patria y Libertad. Su campaña xenófoba Stop a la Inmigración coincidió en 1992 con el asesinato de la dominicana Lucrecia Pérez, el primer crimen racista reconocido como tal en la España democrática, del que las Juntas se desmarcaron, alegando que se oponían a la inmigración islámica pero no a la hispanoamericana.

Cutillas pasó luego al Partido de Acción Democrática Española (PADE), el primer intento de crear una fuerza política a la derecha del PP, cuyo presidente fue el diputado murciano y exportavoz popular en el Congreso Juan Ramón Calero. Este partido, del que Cutillas llegó a ser secretario general, obtuvo algo menos de 10.000 votos en las elecciones generales de 2000 y de 6.000 en 2004. En 2003, llegó a un pacto con Esperanza Aguirre, protectora de muchos de los actuales dirigentes de Vox, para no presentarse a las autonómicas por Madrid.

Todavía cambiaría una vez más de camisa antes de enrolarse en Vox. Cotillas se unió a Alternativa Española (AES), un partido liderado por Rafael López-Diéguez, yerno del histórico líder ultraderechista Blas Piñar y apoyado económicamente por Fuerza Nueva. Fundamentalistas católicos y ultraderechistas, no dudaban en acusar de “indignidad” a dirigentes del PP como Aleix Vidal-Quadras, primer presidente de Vox, por no prohibir el aborto. En las elecciones europeas de 2009, en las que Cutillas fue el sexto de la lista, Alternativa Española tuvo algo menos de 20.000 votos.

De otro lado, Vox anunció ayer el fichaje de dos nuevos militares. El general de división de Intendencia Antonio Budiño Carballo encabezará la lista por Pontevedra. Hasta el año pasado fue jefe de Asuntos Económicos del Ejército de Tierra. El número uno por Melilla será un coronel de la Legión cuyo nombre no se ha revelado. Con estos dos ya suman seis los mandos militares que encabezarán listas de Vox a las generales y locales.

Por Granada, presenta a Macarena Olano Choclán, abogada del Estado que denunció el caso Mercasa; y por Cuenca a Iván Vélez, director de Denaes, la fundación que presidió Abascal.

El pasado día 19, Abascal respondió, a través de un tuit, a los medios de comunicación que, en su opinión, están "rastreando" las listas de Vox y "escaneando" a sus candidatos. "No encontraréis ningún enemigo de España", escribió. "Ni ningún aliado de los enemigos de España. Tampoco encontraréis progres, ni comunistas, ni separatistas, ni miedosos".

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >