Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Policías y guardias civiles tildan de “disparate” la propuesta de Vox sobre armas

Consideran que la proliferación de pistolas incrementaría los hechos violentos en un país con bajas tasas de criminalidad como es España

Agentes de la policía nacional durante un operativo.

La propuesta lanzada por el líder del partido ultraderechista Vox, Santiago Abascal, de reformar el Código Penal y el reglamento de armas para generalizar la posesión de pistolas y dar impunidad a quienes disparen contra las personas que entren en su casa ha sido recibida con críticas por parte de policías y guardias civiles. Representantes de varios sindicatos de la Policía Nacional y asociaciones de la Guardia Civil consultados por EL PAÍS tildan de "disparate" la propuesta de Abascal al considerar que incrementaría el número de hechos violentos en un país, como España, con tasas de criminalidad bajas respecto a otros países de nuestro entorno. Las últimas estadísticas de criminalidad de Eurostat, referidos a 2016, sitúan a España como el cuarto país de la UE con menor número de homicidios y asesinatos por cada 100.000 habitantes. El último balance de criminalidad del Ministerio del Interior apunta en el mismo sentido: en 2018, se produjeron 289, un 6% menos que el año anterior, cuando fueron 307.

Para Juan Fernández, portavoz de la Asociación Unificada de la Guardia Civil (AUGC, la mayoritaria entre los agentes del instituto armado), estas cifras demuestran que la propuesta lanzada por Vox en "es, a todas luces, innecesaria, además de peligrosa". El representante de la AUGC asegura que "la experiencia en otros países ha demostrado que cuantas más armas hay, más hechos violentos se producen". Y añade que a ellos "se sumarían los accidentes que se producen por el manejo inadecuado de las armas, que se multiplicarían". Fernández también considera contraproducente reformar el Código Penal para dar impunidad a aquellos que disparen a quienes entre sin permiso en sus casas: "La ley ya es suficientemente garantista".

En la misma línea de expresan Carlos Ramírez, portavoz de la Unión de Oficiales de la Guardia Civil, y Fernando Trejo, presidente de la Asociación Pro Guardia Civil (APROG). Para el primero, "la tenencia de armas está convenientemente regulada. No es necesaria ninguna modificación". Por su parte, Trejo insiste en que "la legislación actual sobre armas y su control es adecuada y existen controles convenientes para autorizar permisos de armas".

José María Benito, de la Unión Federal de Policía (UFP), critica que el partido ultraderechista haya creado un debate donde no lo hay. Y recuerda que la inseguridad ciudadana no destaca entre las principales preocupaciones de los españoles -solo el 4,2% de los encuestados la mencionaba en el último barómetro del CIS, publicado en febrero; un dato que se ha mantenido por debajo de los dos dígitos desde hace una década-, por lo que considera la propuesta "un auténtico disparate, una promesa electoral de un partido que sabe que no tiene ninguna posibilidad de gobernar y no va a tener que cumplirla". Benito recalca que extender la posesión de armas a un mayor número de ciudadanos "no evitará que haya asaltos o se reduzca la criminalidad".

También muy crítico se muestra Ramón Cosío, miembro de la ejecutiva del Sindicato Unificado de Policía (SUP, el mayoritario en la Policía Nacional), para el que la existencia de más armas "supondría una amenaza para todos, tanto para los ciudadanos como para los propios policías, que deberían enfrentarse a más sucesos con armas de fuego". Cosío, que admite que tal vez el Código Penal sí necesita una reforma, no cree que sea la que propone Abascal: "Su propuesta suena a populismo". El dirigente del SUP insiste en que la actual legislación española sobre tenencia de armas "funciona, precisamente, porque es restrictiva; facilitarle un arma a quien la quiera no traería más que problemas graves a la seguridad colectiva".

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información