Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PSOE andaluz afirma que la dirección federal intenta quebrar la mayoría de Díaz

"Hay nombres en las listas que no sabía quiénes eran", dice el 'número dos' de la expresidenta

La dirigente socialista Susana Díaz, en una imagen del pasado fin de semana. / En vídeo, las declaraciones de Juan Cornejo.

El PSOE andaluz ha vuelto a mostrar este lunes su profunda disconformidad con los cambios "sustanciales, no anecdóticos", introducidos en la comisión federal de listas en cuatro candidaturas andaluzas al Congreso y Senado, donde se han incluido candidatos que no habían sido propuestos por los militantes. "Hay nombres que ni siquiera yo sabía quiénes eran, los tuve que buscar", admitió el secretario andaluz de Organización, Juan Cornejo. Pero más allá del choque en la elaboración de las listas, los socialistas andaluces piensan que con estos cambios la dirección federal lo que intenta es quebrar la mayoría orgánica que, por ahora, tiene su secretaria general, Susana Díaz, en Andalucía.

El PSOE andaluz es un partido donde siempre ha habido descontentos, hasta en los tiempos en que obtenía abultadas mayorías absolutas. En las épocas de bonanza de votos los cuchillos se enterraban bajo tierra, pero que no se vieran no quería decir que no existieran. Y la pérdida de la Junta de Andalucía, tras casi 37 años en el poder, abre muchos interrogantes sobre el futuro interno.

El cornetín electoral —se han convocado generales el 28 de abril y municipales y europeas el 26 de mayo— va a congelar las discrepancias que arrastran las direcciones federal y andaluza desde que Pedro Sánchez ganara de manera rotunda a Susana Díaz en las primarias a la secretaría federal de mayo de 2017. Pero eso no quiere decir que se disipen. Muy al contrario. En la dirección regional consideran que el veto de los afines a la expresidenta de la Junta es el primer paso para provocar un vuelco en la mayoría que Díaz tiene ahora en el PSOE andaluz. Lo que no se sabe aún es ni cuándo ni quién comenzará ese camino, aunque es seguro que hasta después de las elecciones municipales en Andalucía no se moverá nada.

"Hay fuentes [de la dirección federal] que intentan dividir. Son milongas que algunos quieren contar", afirmó Cornejo, que enfatizó al menos en media docena de ocasiones que los ochos secretarios generales provinciales andaluces y la ejecutiva de Díaz actuaron con "una voz única" cuando decidieron no participar en la votación final de las candidaturas en el comité federal del pasado domingo. También lo hicieron los cuatro secretarios en cuyas provincias sí hubo acuerdo con Ferraz (Jaén, Granada, Málaga y Huelva). "Un último gesto con Díaz", estimaron fuentes de la ejecutiva de Pedro Sánchez.

Previamente, los socialistas andaluces emitieron un voto particular en la comisión federal de listas en el que muestran su rechazo a los cambios de las candidaturas en las provincias de Sevilla, Cádiz, Córdoba y Almería. En el escrito esgrimen el reglamento de desarrollo de los estatutos federales. Se quejan de que las modificaciones "han sido realizadas sin producirse ninguna justificación ni razonamiento" y que tampoco se convocó a los líderes provinciales, como establece la normativa. "Le han quitado legitimidad y voz a la militancia", afirmó la secretaria provincial de Cádiz, Irene García, yendo mucho más allá del número dos del partido en Andalucía.

Cornejo se esforzó en explicar que el "tomo nota" pronunciado por la expresidenta andaluza ante el veto a los susanistas no fue una amenaza. "Lo que ha querido decir es que el partido tiene que estar en una constante evaluación de si tenemos que mejorar la participación para que no acabe en la frustración y la falta de ilusión de los militantes". A partir de este martes se impondrá la tregua interna y aunque hay cabezas de listas que temen una campaña del aparato a medio gas, la ejecutiva regional asegura que trabajarán "con toda su energía".

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información