Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ópera, Tosca y Lisbeth Salander: cerco a la corrupción en Melilla

En el marco de este operativo se investigan todo tipo de delitos de corrupción, desde adjudicaciones fraudulentas hasta malversación de caudales públicos y fraude fiscal

Vista de Melilla desde la ladera del monte Gurugú.
Vista de Melilla desde la ladera del monte Gurugú.

La Ciudad Autónoma de Melilla, donde Juan José Imbroda (PP) gobierna desde el año 2000, ha sido objeto de varias investigaciones anticorrupción. Destacan los llamados caso Arquitectos, Fianza, y, más recientemente, Abogados, pero las de mayor envergadura y que todavía están pendientes de finalizar instrucción -y sin avances notables en los últimos años- son las operaciones Ópera, Tosca y Montecristo (también conocida como ‘Lisbeth Salander') y relacionada con las dos primeras. El PAÍS y PorCausa desvelan hoy que varios imputados en esos procedimientos siguen ocupando cargos de peso en el Gobierno de Melilla.

Ópera, que debe su nombre a la película de los hermanos Marx Una noche en la ópera, arrancó en 2009 aunque se hizo pública en 2013, cuando la Unidad Central Operativa de la Guardia Civil (UCO) registró las dependencias del Gobierno de Melilla. Las pesquisas empezaron a raíz de la admisión, por parte de un pequeño empresario, de que las autoridades le habían pedido fraccionar fracturas para eludir el concurso público en un contrato. De esta forma, el Ejecutivo le habría asignado a dedo varios contratos pequeños que, en realidad, eran todos parte de uno más grande que habría necesitado ser adjudicado por la vía más transparente.

En el marco de este operativo se investigan todo tipo de delitos de corrupción, desde adjudicaciones fraudulentas hasta malversación de caudales públicos y fraude fiscal, según los autos judiciales.

A raíz de esas primeras investigaciones empezó la Operación Tosca en 2015. Investiga adjudicaciones millonarias y presuntamente fraudulentas del Gobierno melillense. La principal protagonista de este operativo es Eulen, empresa acusada de alterar pliegos y funcionar como agencia de colocación para personas afines al Partido Popular de Melilla e incluso familiares del equipo de Gobierno melillense. En las redadas y operaciones de la Guardia Civil efectuadas en 2015 llegaron a ser detenidas al menos quince personas en la Ciudad Autónoma.

En 2014 arrancó también la Operación Montecristo, aunque no investigaba ningún caso de corrupción. Llevada por la comandancia de la Guardia Civil de Melilla, esta operación intentó desenmascarar el perfil de Facebook que, bajo el seudónimo de Lisbeth Salander (nombre de la hacker justiciera e icono feminista en las novelas de Stieg Larsson), difundía detalles en la red social de los amaños detallados en los sumarios de Ópera y Tosca. A pesar de las detenciones de los presuntos dueños de la página, el caso se archivó en 2018 sin ninguna condena. 

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información