Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los incendios forestales activos en Cantabria se reducen a 15 y sin riesgo para la población

El aumento de la nubosidad y la humedad y el trabajo de los servicios de extinción ayudan a mejorar la situación

Labores de extinción de incendios en Cantabria. En vídeo, Cantabria, color gris ceniza.

La situación de los incendios registrados en Cantabria ha mejorado a lo largo de esta mañana y ya son 15 los focos que siguen activos, menos de la mitad de los 32 que había esta mañana tras una noche "complicada" para los servicios de extinción. El Gobierno regional ha desactivado a las 13.30 el Plan Especial de Incendios Forestales de la Comunidad Autónoma (INFOCANT), aunque mantendrá activado el máximo nivel de alerta del operativo propio de la Dirección General de Medio Natural.

Dos hidroaviones del Ministerio de Agricultura han tenido que participar hoy en esas labores, principalmente en La Alcomba, en Ramales de la Victoria, donde seguía vivo el fuego más preocupante. El Gobierno regional ha informado esta mañana de que los incendios afectan fundamentalmente a "zonas altas y sin peligro para poblaciones o infraestructuras".

Los trabajos de los servicios de extinción y el cambio de las condiciones meteorológicas, que han traido un aumento de la humedad y de la nubosidad durante la mañana, han permitido "una mejora" de la situación, ha indicado el Gobierno cántabro. El momento más complicado se registró de noche, cuando se recibieron 15 avisos en poco más de dos horas.

Los servicios de emergencia tratan de controlar los 15 incendios forestales activos que afectan a 11 municipios: Cabezón de Liébana, Luena, Ramales de la Victoria, Ruesga, San Pedro del Romeral, San Roque de Riomiera, Santa María de Cayón, Soba, Los Tojos, Vega de Pas y Voto. El Ejecutivo regional ha informado en un comunicado de que los 226 efectivos de la Unidad Militar de Emergencias (UME) empezarán a replegarse esta tarde para volver a su base, ya que la comunidad autónoma cuenta con la capacidad suficiente para afrontar la situación actual de los incendios con medios propios

Más de 430 efectivos han trabajado en la extinción de los más de 200 incendios declarados en los últimos cinco días, según los últimos datos facilitados por el Gobierno cántabro. El punto más preocupante durante esta mañana ha estado centrado en La Alcomba, donde el fuego se ha acercado durante la pasada noche a algunas viviendas y cabañas aisladas.

Los fuegos han llevado esta noche a vivir "momentos de riesgo" en el pueblo de Saja (Los Tojos) y en viviendas aisladas de la sierra de La Acomba (Ramales de la Victoria). El incendio más importante en extensión, aunque no afecta a población, ha estado focalizado en una zona de monte de Esles, en el municipio de Santa María de Cayón. En Cabuérniga se han producido varios focos de gran extensión en los municipios de Los Tojos, donde en el pueblo de Saja se han acercado las llamas peligrosamente a las casas. También ha habido problemas en la zona de Valfría y Fresneda y el municipio de Bárcena Mayor, todos ellos en el valle de Cabuérniga.

Todos los focos activos se encuentran localizados en "zonas altas e inaccesibles", según ha señalado Antonio Javier Lucio, director del Medio Natural de Cantabria. "No hay ningún peligro para la población ni para equipamientos", ha agregado. Lucio ha asegurado que todos los incendios forestales registrados desde el pasado jueves, más de 200 en total, han sido "intencionados".

La mayoría de esos incendios, según el Ejecutivo cántabro, han sido provocados. "Hay que hablar de incendios intencionados en el 99% de los casos", según detalló Miguel Ángel Revilla, presidente cántabro. Revilla ha confirmado en una entrevista en la Cadena Ser que han sido detenidas dos personas y están a la espera de pasar a disposición judicial. El presidente cántabro se ha trasladado a Ramales de la Victoria para supervisar los trabajos de extinción en La Alcomba, donde ha destacado "la extraordinaria labor de todos los servicios de emergencia".

La Guardia Civil ha abierto diligencias judiciales como investigados contra dos hombres por su presunta relación con dos incendios, uno en El Tojo y otro en San Roque de Río Miera. El primero de los investigados, un hombre de 35 años, fue interceptado el sábado por la tarde por agentes del Seprona con un mechero "aún caliente" tras prender fuego en la parte baja del monte Saja, según fuentes de la Guardia Civil de Cantabria.

La Guardia Civil mantiene abiertas más investigaciones gracias, en gran parte, a la colaboración ciudadana. Revilla ha pedido este lunes colaboración ciudadana para detener a los autores. "Los vecinos tienen que ser los principales policías, hay que denunciar a los pirómanos; la solidaridad no es ocultar a quien sabemos que es un pirómano, sino denunciarlo porque cada vez que se quema un hayedo o un robledal es una catástrofe", ha explicado el presidente cántabro.

La lucha contra el fuego en Cantabria ha tenido desplegados a efectivos de la Dirección General de Medio Natural, de la Dirección General de Protección Civil y Emergencias, del 112 Cantabria, la UME, Guardia Civil, Voluntarios de Protección Civil, Cruz Roja, Bomberos municipales y 061. Durante la noche, han estado trabajando un total de 430 personas de los diferentes cuerpos de extinción anteriormente citados.

El pronóstico meteorológico de AEMET prevé la llegada de "algo de lluvia", informa el Gobierno cántabro, hacia las 15.00 y se generalizaría a última hora de la tarde. Este frente húmedo podría ser suficiente para dar un respiro al dispositivo de extinción de incendios, añade.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información