Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los afines a Iglesias y a Errejón buscan una fórmula para evitar la ruptura

Podemos reúne a su Consejo Ciudadano Estatal para tratar de pactar una fórmula para integrarse con el candidato a la Comunidad de Madrid

Podemos intentará este miércoles reconducir la crisis abierta hace dos semanas, cuando Íñigo Errejón, uno de sus fundadores, anunció que concurrirá a las elecciones a la Comunidad de Madrid con la marca de la alcaldesa Manuela Carmena. Representantes de los sectores afines a Pablo Iglesias y a Errejón se verán las caras en una reunión extraordinaria de su órgano de dirección, el Consejo Ciudadano Estatal. El propósito de la cúpula es lanzar “un mensaje de unidad a los territorios y la militancia”. Pero la clave será la fórmula para reconstruir la unidad con Errejón, quien anoche mantenía la incógnita sobre su presencia.

La última reunión del Consejo Ciudadano Estatal de Podemos con Pablo Iglesias a la cabeza.
La última reunión del Consejo Ciudadano Estatal de Podemos con Pablo Iglesias a la cabeza.

La brecha que abrió Errejón, aseguran los seguidores de Iglesias, no se ha extendido por el partido. Tras la reunión que mantuvieron la pasada semana en Toledo 10 líderes territoriales convocados por José García Molina, líder en Castilla-La Mancha y vicepresidente de ese Gobierno autonómico, la dirección insiste en que la unidad no está en peligro. No temen, aseguran, que su proyecto se disgregue en las autonomías siguiendo el camino abierto por Errejón en Madrid. Pero la opinión más extendida es que resulta necesario buscar un acuerdo entre las dos facciones. “Siempre me han situado en el bando pablista y no me siento incómodo. Por eso creo que tengo cierta legitimidad para defender que toca cooperar y no competir”, asegura García Molina.

El dilema es cómo se puede configurar una candidatura de unidad con Más Madrid, la nueva plataforma de Errejón. Iglesias e Irene Montero, portavoz en el Congreso y líder interina, quieren patrocinar una solución impulsada por la dirección y no dejarla solo en la iniciativa de los líderes territoriales. “Por un lado se querrá dejar claro que Errejón ya no es de Podemos; y por otro, lograr una candidatura de unidad liderada por el sector de Iglesias”, explica un integrante del consejo favorable al proyecto Más Madrid, quien no descarta incluso como posible salida que se convoque una consulta a las bases. García Molina discrepa: “Lo más importante es debatir, no sé si es el momento de tomar decisiones, lo veremos en el debate”.

Algunos dirigentes apuntan a que la cúpula intentará pactar una lista conjunta, primero con IU y Equo, para decidir posteriormente qué hacer con Más Madrid. Si entonces se afronta una negociación con Errejón, este ya no figuraría como integrante de Podemos; sería tratado como un socio más e Iglesias llegaría a la mesa fortalecido por tener el respaldo de todas las formaciones a la izquierda del PSOE. Pero esta fórmula sería complicada de digerir por el candidato a la Comunidad de Madrid, quien apuesta por “abrir y sumar” y en ningún caso renuncia a encabezar la lista.

Errejón, mientras tanto, mantiene una agenda paralela de reuniones con IU en Madrid y con Equo. La última, el martes, en la que las formaciones aseguraron estar “en sintonía”. En esos encuentros, según fuentes cercanas a Errejón, no se habla de socios prioritarios ni acuerdos marco con Podemos, sino únicamente de una candidatura amplia.

A la reunión acuden los miembros de un organismo que salió del congreso de Vistalegre 2. Es decir, un consejo dominado por los afines a Iglesias —en pleno permiso de paternidad—, cuya asistencia o intervención vía telefónica aún no está confirmada. De los 62 integrantes 37 son leales al líder del partido, frente a los 23 que fueron en la lista de Íñigo Errejón en las elecciones internas.

La dirección aspira a que la distancia entre sus facciones, incluyendo la corriente anticapitalista, quede algo más difuminada tras la cita. “Nos toca reafirmar el compromiso con este proyecto colectivo”, opina el diputado y miembro del consejo Javier Sánchez Serna. "Debemos escuchar el sentir de la militancia que se ha ido pudiendo testar estos días", añade Esther Sanz, también del consejo.

Más debate de altura

“Pedimos que se nos deje reflexionar”, dijo Ione Belarra, portavoz adjunta en el Congreso. La dirigente también se inclina por buscar un acuerdo con IU y Equo para, a partir de ahí, negociar con Errejón. Quién se integrará bajo qué marca es un debate a medio plazo que no quedará resuelto en la reunión del Consejo Ciudadano. “Cuando los problemas son serios, hay que dar pasos cortos porque el camino es largo”, advierte García Molina.

“Más Madrid no es una simple suma de siglas. Se trata de generar las condiciones para crear la unidad popular y ciudadana, que incluye la de la izquierda pero no se limita a ella”, explicó el errejonista Jorge Moruno, miembro del consejo. “Deseo que la dirección entienda que la situación no está para rencillas, que tenemos que estar a la altura”, añadió.

Otros afines a Errejón, como Clara Serra y Pablo Bustinduy, candidato de Podemos a las elecciones europeas, ya han anunciado su presencia. “Es voluntad de todos llegar a un acuerdo”, afirmó Serra, la portavoz parlamentaria de Podemos en la Asamblea de Madrid, que defendió la asistencia de Errejón a la cita. La víspera, la propia Irene Montero, en coherencia con su tesis de que Errejón se ha autoexcluido de Podemos, le pidió que no vaya. El interesado seguía anoche sin mostrar sus cartas.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información