Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Zapatero no ve posibles los pactos autonómicos del PSOE con Ciudadanos tras las elecciones de mayo

El expresidente cree que el papel clave de Vox en el cambio de Gobierno en Andalucía es "un bautizo complicado que tendrá consecuencias" para el partido de Rivera

José Luis Rodríguez Zapatero, en el acto organizado por Servimedia.
José Luis Rodríguez Zapatero, en el acto organizado por Servimedia.

José Luis Rodríguez Zapatero no ve posible que haya pactos postelectorales con Ciudadanos, que algunos líderes territoriales del PSOE contemplan después de las elecciones del 26 de mayo. El desplome de Podemos que aventuran tras el último episodio del cisma entre Pablo Iglesias e Íñigo Errejón ha reforzado a dirigentes socialistas, tanto presidentes autonómicos como secretarios generales, a suavizar en los últimos días el discurso que dedican al partido de la oposición del tono crítico que caracteriza a los intercambios verbales que se dedican Pedro Sánchez y Albert Rivera.

"El primer Gobierno en el que Ciudadanos ha entrado a formar parte ha sido con el apoyo de Vox. Este es un bautizo complicado y que tendrá consecuencias", ha afirmado el expresidente del Ejecutivo en un acto organizado por Servimedia. Su posicionamiento coincide con el del presidente y secretario general del PSOE. Zapatero ha dejado entrever la preocupación por las réplicas que puede tener el cisma en el principal socio del Gobierno: "Siento afecto y aprecio por Iglesias y Errejón, no me gusta la división en Podemos".

La dependencia que la Junta de Andalucía, con Gobierno de PP y Ciudadanos, tendrá de la extrema derecha imposibilita, según Zapatero, los potenciales acuerdos de futuro. "No veo a Ciudadanos ahora en un proceso que no sea haberse quedado encerrado en ese espectro de la derecha. Tendrían que pasar muchas cosas... No se puede convivir siendo un partido que acepta el apoyo de Vox, que tiene que gobernar con Vox, y otros [pactos] con el PSOE", ha reiterado en un encuentro al que han asistido Meritxell Batet, ministra de Política Territorial y Función Pública; Pepe Álvarez, el secretario general de UGT, y los exlíderes sindicales Cándido Méndez e Ignacio Fernández Toxo.

"Se puede tener flexibilidad, una ideología muy abierta, pero no me cabe en la cabeza", ha rechazado Zapatero sobre los entendimientos con Ciudadanos. "¿Se puede apoyar igual lo que dice Vox que lo que dice el PSOE? Si fuera así, la consistencia ideológica les hará decaer en un lento atardecer", ha sentenciado en un tono muy crítico con la formación de Rivera tras recalcar que la defensa de los derechos de las mujeres o del colectivo LGTBI —la ultraderecha de Santiago Abascal quiere revisar las políticas contra la violencia de género, entre otras— "son cruciales" para los progresistas.

Zapatero también ha modulado sus palabras hacia Susana Díaz. La semana pasada afirmó que la expresidenta de la Junta y secretaria general de la federación andaluza "debe seguir" al frente del proyecto del partido en la comunidad más poblada y extensa, que el PSOE ha dejado de gobernar tras 36 años consecutivos de mandato. “Me consta que no hay ninguna intención de poner a nadie en una situación de dificultad. Sí debe haber una reflexión compartida sobre cómo recuperar el terreno político en Andalucía”, ha manifestado.

Tras la ejecutiva del lunes, Adriana Lastra, vicesecretaria general del PSOE, también invitó a realizar una "reflexión" de lo ocurrido en Andalucía. El expresidente ha recordado la "gran abstención" entre el electorado tradicional de su partido en las elecciones del 2 de diciembre y ha incidido en que lo que debe entender el PSOE es "que tiene una oportunidad muy clara para demostrar la diferencia de lo que es una alternativa de centroderecha" y la de los socialistas.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >