Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Finalizado el túnel vertical que llevará a los rescatadores hasta Julen

Los trabajos han tenido una duración de 55 horas, muy superior a la prevista inicialmente, debido a la dureza del terreno

Rescate Julen pulsa en la foto
Pinche para navegar por el gráfico interactivo.

Ha sido mucho más difícil de lo esperado. Las quince horas previstas se han convertido en 55. Finalmente, el equipo técnico ha podido anunciar la finalización de la perforación vertical y paralela al túnel donde cayó Julen el pasado domingo. Una tarea de urgencia en la que han surgido varios inconvenientes —especialmente en forma de rocas muy duras, pero también en la necesidad de realizar tareas de mantenimiento de la maquinaria para que los cabezales no se rompieran— que han hecho casi desesperar a los operarios.

El jefe técnico de los trabajos, el ingeniero Ángel García Vidal, ha precisado que la perforación del túnel acabó a las 20.30, después de 55 horas de trabajo avanzando una media de 1,1 metros a la hora. "Nos hemos encontrado unos materiales muy difíciles", ha destacado. A pesar del retraso, García Vidal ha reconocido que se sienten "muy satisfechos".

Una vez superados todos los escollos, se procederá al entubado de la galería, una labor que se espera tenga unas seis horas de duración. A ellas hay que sumar otra hora para rellenar algunos huecos de la galería para ofrecer mayor estabilidad al encamisado, a petición de la Brigada de Salvamento Minero. Precisamente su turno será el siguiente, lo que posiblemente ocurrirá a lo largo de la mañana del martes, de acuerdo con las previsiones dadas por los responsables técnicos. Tendrán por delante el reto más complejo de sus vidas, que esperan ejecutar en un máximo de 24 horas.

"Van pasando los días, vamos teniendo más conocimiento del terreno", ha añadido García Vidal. "Aunque ni hemos podido hacer ensayos, se está trabajando todo para que no se escape ningún detalle. Pero es un sitio muy complejo geológicamente". 

Los miembros del equipo minero subían al lugar de los trabajos a primera hora de hoy. Llevan desde el pasado martes, cuando aterrizaron en Málaga, realizando diversas pruebas sobre la mejor forma de proceder bajo tierra. E incluso esta tarde han mantenido una reunión con parte del operativo. “No queremos dejar nada al azar, hay que garantizar la seguridad de todas las personas que participan en el rescate”, ha afirmado Francisco Delgado Bonilla, presidente del Consorcio Provincial de Bomberos.

El espacio de maniobra será pequeño —el diámetro del túnel por el que bajan es de 1,5 metros— y allí los mineros excavarán una galería horizontal de entre tres y cuatro metros de longitud a unos 72 metros bajo la superficie. Tendrá cierta pendiente ascendente para facilitar la caída de escombros hacia el fondo del pozo. También por eso la estructura que les llevará hasta allí abajo tiene una base de rejilla.

En vídeo, las dificultades para rescatar a Julen.

Para su trabajo se ha descartado el uso de pequeños explosivos. “Son muy usados en minería, pero aquí no se van a poder utilizar”, relata el delegado del Colegio de Ingenieros de Minas del sur, Juan López-Escobar. Prevalece la seguridad de Julen y de los rescatadores a la rapidez. Por eso los mineros trabajarán a mano, usando martillos y pistolas neumáticas o piquetas, la herramienta que mejor se adapte al subsuelo. Es una labor que "cansa mucho", según ha dicho a Efe el antiguo jefe de la brigada asturiana, Santiago Suárez. Por ello, los mineros —que trabajarán por parejas— podrían relevarse cada hora y media o dos horas. Cuando hayan avanzado poco más de un metro en el túnel horizontal, usando una perforadora manual “posiblemente” harán un sondeo de unos 20 centímetros de diámetro a través del cual poder introducir una cámara para comprobar si Julen se encuentra a esa altura. Es el momento que todos están esperando. El momento en el que se lleva trabajando desde hace ya ocho días.

 

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información