Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El suelo rocoso y las curvas dificultan el rescate de Julen

“No podemos cambiar el terreno, es el que hay”, se lamenta el director del operativo

Los equipos de rescate trabajan para encontrar al niño Julen, en Totalán. En vídeo, así serán las próximas horas en el rescate de Julen.

Lucha contra el reloj. Y contra los elementos. A cada paso que da el operativo de rescate de Julen, el niño que cayó en un pozo el domingo pasado en Totalán (Málaga), surge un nuevo problema. Una carrera de obstáculos que este viernes se ha cruzado con dos más. Por un lado, una veta rocosa, que dificulta la excavación. Por otro, las curvas de la carretera de acceso al pueblo, que ralentizaron el acceso a una perforadora. Todo ralentiza la operación. “No podemos cambiar el terreno, es el que hay”, se lamenta Ángel García Vidal, director del operativo.

Una docena de máquinas trabajan las 24 horas del día para, literalmente, deshacer el Cerro de la Corona. Su orografía se ha modificado completamente en menos de una semana. Bocado a bocado, las retroexcavadoras comen 25 metros de altura a la montaña desde principios de semana. El objetivo es realizar una plataforma que dé estabilidad a las dos perforadoras disponibles. Una de ellas será la que realice la excavación del suelo hasta llegar a los 71 metros bajo tierra donde se prevé que esté Julen, trabajo que estaba previsto empezara anoche. La segunda solo se usará en caso de que la primera tenga algún fallo. En paralelo, se realizan los preparativos para empezar en cualquier momento un túnel horizontal, que será más lento cuyo arranque se quiere dejar preparado. Por si acaso. “Más maquinaria no cabe, se estorbaría”, añade el ingeniero García Vidal. La brigada minera espera su turno para trabajar a en el fondo de un tubo de 50 metros y con solo uno más para ejecutar sus movimientos.

La perforadora principal —de 75 toneladas— llegó en la mañana de este viernes de urgencia. Estaba participando en unas obras de la M-40, en Madrid, pero su tarea se aplazó. El viaje a Málaga fue relámpago: las cuatro personas que formaban el convoy —el doble de lo habitual, para acelerar un trayecto que hubiera tardado dos días en circunstancias normales— salieron a las nueve de la noche del jueves de Guadalajara y llegaron a las ocho de la mañana a las afueras de Totalán.

Para Felipe Llorente, responsable de la empresa de remolques GT Cash que transportó la enorme maquinaria, era tarde. “Es lamentable que nos avisen tan tarde cuando se sabe que el niño está ahí desde el domingo”, ha comentado por teléfono a EL PAÍS. Desde el operativo se insiste una y otra vez en que su plan se adapta en cada momento a las circunstancias del terreno. Entre ellas se encuentran la gran mole de pizarra con la que las excavadoras toparon durante la madrugada del viernes. De los 18 metros que se habían excavado el jueves, este viernes han sido 25.

“El hijo de todos”

La cara de cansancio que ofrece en cada comparecencia pública el jefe de operaciones, García Vidal, es solo un ejemplo de las cerca de 300 personas que participan, por turnos, en el operativo. Sobre la ladera son un centenar, pero a ellos se suman numerosos efectivos de Guardia Civil o los voluntarios de Protección Civil. Su puesto de mando se encuentra en los dos sótanos de una casa cedida por una vecina de Totalán. Un centro de operaciones que canaliza la ayuda solidaria en forma de mantas o alimentación que llegan desde diferentes puntos de Andalucía. Su prioridad, eso sí, es atender cualquier petición de los rescatadores. “Ya sea un tornillo o un bocadillo”, cuenta Daniel Alcaide, que dirige uno de los equipos de Protección Civil.

Mientras, la lluvia prevista para esta tarde sigue amenazando en convertirse en otro inconveniente más. Se ha previsto la creación de zanjas para drenar el terreno, cubrir las perforaciones para evitar la lluvia y preparar los caminos para facilitar el acceso a la maquinaria. Es una vía muy dificultosa y de una pendiente “terrible”, en palabras de los ingenieros.

Las dificultades técnicas son inmensas. La voluntad no es menor. “Es como si Julen fuese el hijo de todos. ¿Si su hijo estuviese ahí iría a por él, no? Pues nosotros vamos a por él”, dijo García Vidal.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información