Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La complejidad técnica para rescatar a Julen

El primer túnel para llegar hasta el lugar donde se espera que esté el niño comienza a excavarse a última hora de la tarde

Los equipos de rescate acceden a al finca donde se encuentra el pozo en el que cayó Julen en Totalán.

La orografía del terreno, los materiales que lo componen y las dificultades de la maquinaria para llegar hasta donde se ubica el pozo en el que los padres de Julen aseguran que el niño se cayó el pasado domingo están dificultando “enormemente” los trabajos de rescate del menor. Así lo ha explicado Ángel García Vidal, delegado provincial en Málaga del Colegio Profesional de Ingenieros y Caminos, que lidera el operativo de rescate a nivel técnico. El especialista ha dejado claro que aún no se ha conseguido determinar exactamente dónde se puede encontrar el niño, de dos años. “Estamos intentando por todos los medios de llegar a Julen y sacarlo de ahí”, ha afirmado, al tiempo que ha explicado que se está haciendo “todo lo humana y técnicamente posible”.

La lentitud de los avances se debe principalmente a la necesidad de que las tareas se realicen con total seguridad para el menor y los equipos de rescate que deban acceder a las galerías, la primera de las cuales se empezará en un plazo de “cuatro o cinco horas” a contar desde las tres de la tarde. “Habitualmente estos trabajos requerirían una gran cantidad de estudios y proyectos previos, pero aquí se está haciendo de la manera más rápida posible porque la situación lo requiere”, ha insistido García Vidal.

Actualmente los operarios están trabajando con grandes excavadoras para realizar plataformas para los dos nuevos túneles que se pretenden realizar. El que comenzará antes a excavarse será el horizontal, que tendrá una inclinación de 15 grados y será perpendicular a la prospección donde se precipitó Julen. En cuanto la preparación del terreno esté lista, comenzará la perforación con una pequeña tuneladora, que previsiblemente empezará a excavar a última hora de la tarde “si todo va bien” y no se encuentran más dificultades orográficas.

Mientras, también se prepara el terreno para realizar una galería vertical y paralela a la prospección. Se está haciendo “un importante movimiento de tierras” para disminuir el nivel de la ladera unos 30 metros por debajo de la boca del pozo. Después, desde esa plataforma se ejecutará una perforación de 1,2 metros de ancho para hasta llegar a los 71 metros bajo tierra. Entonces, será el turno de la Brigada de Salvamento Minero del Principado de Asturias, cuyo equipo estará encargado de realizar una galería horizontal de unos cuatro metros de longitud que se hará de manera manual.

Antes de todo ello, se trabaja contra reloj en encamisar el pozo por el que se precipitó Julen, es decir, cubrir sus paredes con un tubo metálico. El objetivo es evitar cualquier tipo de desprendimiento debido a los movimientos de tierra necesarios para la excavación de las dos galerías. Por ello, también se ha detenido momentáneamente la succión de materiales de la cavidad donde se encuentra el niño.

Tanto el representante del Colegio de Ingenieros como la Guardia Civil no han querido ofrecer el tiempo en el que se ejecutarán todos los trabajos hasta llegar al lugar donde espera que esté Julen. “Los tiempos serán los estrictamente necesarios para mantener la seguridad del personal que está trabajando y, por supuesto, de Julen”, ha insistido Bernardo Moltó, portavoz de la Guardia Civil, que ha afirmado que en el gabinete técnico se encuentran “las mejores empresas”, que han sido seleccionadas teniendo en cuenta su experiencia y los medios técnicos necesarios. El operativo de rescate aún confía en encontrar al niño con vida.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información