Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los trabajos del operativo para rescatar a Julen se intensifican

La extracción de materiales del agujero en el que se busca al menor ha avanzado sin éxito y aún se desconoce el paradero del menor

En vídeo, búsqueda contra reloj del niño de dos años en un pozo de Málaga. FOTO: EFE | VÍDEO: EPV

Las horas corren con rapidez en la población malagueña de Totalán. Julen, de dos años, cayó el domingo a un pozo a las afueras de esta pequeña localidad, pero aún existe la esperanza de que pueda ser hallado con vida. Por eso, el dispositivo para encontrar al menor ha intensificado este martes los esfuerzos ante una situación que se considera inédita por las características del lugar por el que se precipitó el menor, de entre 20 y 25 centímetros de ancho y unos cien metros de profundidad. Se espera encontrar al menor en un plazo máximo de 48 horas.

El equipo de rescate trabaja desde este martes a la noche en tres opciones para llegar lo antes posible a donde se cree que se encuentra, a unos 80 metros bajo el suelo. Se estima que permitirán encontrar al menor en un plazo que oscila entre las 24 y las 48 horas. “Nuestro objetivo es localizar lo antes posible a Julen”, subrayó el delegado del Gobierno en Andalucía, Alfonso Rodríguez Gómez de Celis.

Durante toda la jornada de este martes, varios operarios estuvieron allanando el terreno con maquinaria pesada para la construcción de dos túneles. Por un lado, uno horizontal desde la ladera, realizado por una pequeña tuneladora y que aprovechará la pendiente para acercarse hasta el lugar en el que se piensa que está el pequeño. Su realización tiene un margen de error cercano al metro, de ahí que también se haya apostado por hacer otro túnel vertical y paralelo al pozo con suficiente amplitud —un metro y medio aproximadamente— para permitir el acceso de los rescatadores.
Mientras, se mantiene la extracción de materiales del interior de la prospección por la que se precipitó Julen, que se empezó a entubar esta madrugada para evitar desprendimientos.

Cuando el grueso de ambos túneles se acabe con la maquinaria, será el turno de los técnicos de la Brigada de Salvamento Minero. Procedentes del Principado de Asturias, ocho de sus técnicos han viajado este martes hasta Málaga en un vuelo fletado por el Ministerio de Defensa para participar en el rescate del niño. Su papel se centrará en realizar manualmente el último tramo del nuevo túnel, “para evitar desprendimientos en el pozo donde pensamos que está Julen”, explicaban desde la Guardia Civil.

Suma de esfuerzos

El operativo de rescate, liderado por la Guardia Civil y formado por un centenar de personas de diferentes organismos públicos, cuenta desde el lunes por la tarde con el asesoramiento de especialistas del Colegio Profesional de Ingenieros de Málaga. Topógrafos, ingenieros, geólogos o soldadores, entre otros, trabajan sobre el terreno analizando las mejores opciones para el rescate. Además, también se se ha sumado este martes personal de una decena de empresas privadas del sector de la ingeniería. Un gabinete técnico en el que se encuentra la firma sueca Stockholm Precision Tools AB, que en el año 2010 ya ayudó a localizar a la treintena de mineros que quedaron atrapados en la mina San José, en Chile. Su labor se centrará en la geolocalización, ya que el pozo por el que cayó Julen no es absolutamente vertical y cuenta con algunas irregularidades.

Una empresa nórdica también ha intentado por la tarde localizar al menor a través de sensores de movimiento a iniciativa del alcalde de Totalán, Miguel Ángel Escaño, sin éxito.

La última noticia que se tiene de Julen es de las dos de la tarde del pasado domingo. Entonces, los familiares avisaban a emergencias de la caída del menor en el hoyo. El profundo agujero estaba sin protección, sin señalizar y en una finca sin vallar, muy cerca del dolmen de Cerro de la Corona, a las afueras de la Totalán.

Los padres —que se encuentran en todo momento en el lugar de los hechos— contaron que escucharon al menor llorar, pero la cámara robotizada que se ha introducido varias veces en los últimos días no ha dado con él. El lunes tocó un tapón de tierra a 73 metros de profundidad y, aunque se consiguió quitar parte de la arena, durante la madrugada del martes volvió a topar con otro colapso. Por ello, y a pesar de los esfuerzos, aún se desconoce el paradero exacto del pequeño. Siempre se trabaja con la hipótesis de que aún se mantiene con vida y que se encuentra en el fondo del pozo. “Es el testimonio de los padres y es el más fiable”, concluyen desde la Guardia Civil. El operativo afronta horas decisivas para hallar al pequeño con la esperanza de que esté vivo.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información