Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las tres vías para localizar a Julen, el niño que buscan en un pozo en Málaga

Las opciones para el salvamento se van a poner en práctica de forma paralela, según la Guardia Civil

Los equipos de rescate trabajan en la zona de Totalán donde cayó el niño de dos años al pozo.

Las horas pasan y no hay rastro de Julen. La Guardia Civil lidera un operativo en el que participan más de un centenar de personas para localizar al niño de dos años que supuestamente cayó el domingo a un pozo —de entre 20 y 25 centímetros de ancho y un centenar de metros de profundidad— a las afueras de Totalán (Málaga), según su familia. Tras el fallido intento con una minicámara robotizada, el equipo de rescate estuvo trabajando durante toda la jornada de ayer con otras alternativas para llegar hasta el punto donde se cree que está el menor. La construcción de un pozo paralelo —de metro y medio de ancho, para permitir el acceso de una persona— y una excavación a cielo abierto desde la ladera donde se encuentra la oquedad son dos de las opciones barajadas. La tercera, el uso de maquinaria que saque tierra con rapidez de la cavidad. Es, precisamente, en la que más se centraron los esfuerzos en las últimas horas, según fuentes del operativo.

“Si no creyéramos que puede seguir con vida, no estaríamos barajando todas estas posibilidades”, aseguró la Guardia Civil. El profundo agujero estaba sin protección, sin señalizar y en una finca sin vallar, muy cerca del dolmen de Cerro de la Corona (también conocido como Tumba del Moro). Hasta allí llegaron a última hora del domingo varios ingenieros y topógrafos para, con su opinión, poder trabajar con mayor seguridad y analizar nuevas opciones de búsqueda del pequeño. Horas antes había llegado también el apoyo de diversas empresas de la zona que habían aportado dos excavadoras, así como diversa maquinaria de extracción de agua y otros materiales. Su objetivo era acelerar lo máximo posible la operativa.

Dada la estrechez del agujero —que imposibilita el acceso de los servicios de rescate— la primera opción utilizada fue una pequeña cámara para llegar al fondo del pozo. Se trata de un equipamiento que habitualmente se usa “para verificar el estado de las redes de saneamiento”, según explicó Ana Núñez, una de las responsables de la empresa Desatoros Pepe Núñez, cuyos servicios fueron solicitados por la Guardia Civil. Sin embargo, la pequeña cámara robotizada dio con un tapón de tierra a los 73 metros de profundidad. Allí se encontró una bolsa de golosinas y un vaso de plástico que se cree que son del menor. Con una pequeña pipeta y mucha paciencia, el equipo de rescate logró sacar 30 centímetros de arena, pero la operación era tan lenta que rápidamente se empezaron a estudiar las tres alternativas, que se activaron de manera paralela.

Aunque la Guardia Civil sigue sin conocer con seguridad el paradero del pequeño, su portavoz, Bernardo Moltó, explicó ayer que no se ha iniciado ninguna investigación desde otro punto de vista. “No hacemos otra cosa que no sea buscar soluciones al rescate”, aseguró, mientras que explicó que el operativo se encuentra “sobrepasado” ante la cantidad de empresas que han ofrecido su ayuda y medios técnicos, principalmente desde Andalucía pero también desde otros puntos del país como Cataluña. Los padres, sin embargo, están convencidos de que el niño se cayó al pozo.

El pozo fue realizado hace unas semanas para buscar agua, aunque no se encontró. Tiene una cavidad totalmente vertical y no está entubado, pero sus paredes son lisas. El terreno está formado principalmente de pizarra, pero tiene también vetas de distintos materiales lo que facilita, a partir de los 50 metros de profundidad, el derrumbe cuando aparece un poco de humedad. Por todo ello es necesario que las labores de extracción de tierra se realicen con extremo cuidado. “Se trata no solo de llegar al lugar donde esté el pequeño, también de conservar el hueco por el que realizar el rescate”, explicaba ayer la subdelegada del Gobierno en Málaga, María Gámez.

El operativo está formado por un centenar de profesionales de la Guardia Civil, Protección Civil, Emergencias 112, Policía Local de Totalán y Policía Nacional.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información