Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El chófer de Bárcenas confiesa que el Gobierno del PP le pagó por espiar al extesorero

El conductor ha asegurado que en ningún momento sustrajo documentación comprometedora sobre la caja b del partido

Barcenas
El exchófer de Luis Bárcenas, Sergio Ríos, a salida de la Audiencia Nacional, este martes. EFE

Sergio Ríos, el antiguo chófer de Bárcenas, ha admitido este martes ante el juez García-Castellón que la policía le pagó con fondos reservados por colaborar en el espionaje al extesorero del PP, Luis Bárcenas. El conductor —que acudía a la Audiencia Nacional acusado de prevaricación, malversación, robo y allanamiento— ha asegurado que en ningún momento sustrajo documentación comprometedora sobre la contabilidad b del PP, sino que se le encargó recabar información sobre el lugar donde supuestamente Bárcenas ocultaba parte de su dinero.

Esta ha sido la tercera vez que Ríos ha comparecido en la Audiencia Nacional. En la primera, se acogió a su derecho a no declarar. En la segunda, se suspendió su comparecencia. Este martes ha respondido a “todo y a todos” durante cerca de tres horas, según fuentes jurídicas.

Tras su declaración en la Audiencia Nacional en el marco de la pieza secreta del caso Tándem sobre esta operación los fiscales de la causa han pedido la retirada de su pasaporte y que comparezca cada quince días en el juzgado, aunque el juez Manuel García Castellón aún no ha resuelto si imponérselas o no. 

El exchófer de Bárcenas, actualmente agente de la Policía Nacional, presuntamente sustrajo documentos al extesorero del PP en el marco de la operación policial que puso en marcha el Ministerio del Interior de Jorge Fernández Díaz con la ayuda del comisario jubilado José Villarejo. La operación se produjo en 2013, cuando Ríos, que entonces no era policía, actuó presuntamente como confidente policial para robar a Bárcenas documentos comprometedores para el PP. Supuestamente, esta operación se financió con fondos reservados, de donde habrían salido los 48.000 euros que pudo cobrar el chófer a cambio de robar los documentos.

Este miércoles están citados, en este caso como testigos, el extesorero del PP y su mujer, Rosalía Iglesias, quienes ya declararon como imputados en el caso Kitchenante el juez que investiga la caja b del PP, José de la Mata. Bárcenas explicó entonces a De la Mata que su chófer llevó, por encargo suyo, documentos sobre la contabilidad paralela del partido desde la sede del PP a un estudio de restauración de su mujer, a la que también trasladó a Soto del Real cuando estuvo en prisión preventiva, así como una carpeta con documentos al despacho de su entonces abogado, información que, aseguró, después fue aportada. Sostuvo además que esos papeles no eran tan relevantes para la causa en comparación con otros documentos que ya había aportado y descargó la responsabilidad en caso de que algo faltara en terceras personas.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >