Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Marine Le Pen celebra el ascenso “absolutamente espectacular” de Vox

Los dirigentes del antiguo FN esperan al resultado de las europeas para concretar posibles alianzas parlamentarias

Marine Le Pen lanza la campaña del Reagrupamiento Nacional para las europeas
Marine Le Pen lanza la campaña del Reagrupamiento Nacional para las europeas REUTERS

Marine Le Pen —presidenta del partido Reagrupamiento Nacional (RN), sucesor del partido de la vieja extrema derecha francesa, Frente Nacional— celebra el ascenso de Vox y asume el pacto de este partido para apoyar al nuevo Gobierno andaluz.

“Este acuerdo no me choca. Si se trata de arrancar Andalucía a los socialistas, no creo que resulte chocante”, dice Le Pen. “Subrayo que [Vox] ha registrado subidas absolutamente espectaculares, y estoy convencida de que tendrá representantes en el Parlamento Europeo. Y evidentemente me alegro”, añadió.

Con la entrada de Vox en el Parlamento andaluz, tras las elecciones autonómicas de diciembre, España ha dejado de ser una excepción europea, uno de los pocos países donde la ultraderecha era marginal y extraparlamentaria. Para el Reagrupamiento Nacional es una buena noticia encontrar un aliado potencial en un país de peso en la Unión Europea, como es España. Ahora su principal referente europeo es Matteo Salvini, hombre fuerte del Gobierno italiano. Ante las elecciones europeas del próximo mayo, un buen resultado de Vox podría reforzar la facción de la derecha nacionalista en la Eurocámara. El domingo, durante un mitin en París para lanzar la campaña de las europeas, varios líderes del RN, incluidos Le Pen, declararon a EL PAÍS su satisfacción por el avance del nuevo partido español, pero explicaron que, hasta pasadas las europeas, no se concretarán las alianzas parlamentarias.

“Tenemos excelentes relaciones”, dijo el eurodiputado del RN Nicolás Bay. “Yo tengo desde hace años una relación regular con Santiago Abascal, hemos mantenido reuniones comunes. Deseo que podamos trabajar juntos en el Parlamento Europeo. No hay razón para que no se haga, porque tenemos una visión común de la Europa de las naciones. Estamos apegados a la unidad nacional francesa, del mismo modo que Vox está apegado a la unidad nacional española. Nos oponemos a la inmigración masiva, y defendemos un cierto numero de valores de civilización.

En Francia ha funcionado con eficacia variable un cordón sanitario para aislar a la extrema derecha. Esto significaba que los partidos llamados republicanos —y muchos de sus votantes— se unían para impedirles el paso a las instituciones. En los últimos años, Le Pen ha intentado ‘desdemonizar’ a su partido y ha logrado acuerdos con políticos o pequeños partidos de la derecha tradicional. Pero los pactos con Le Pen siguen siendo tabú para los grandes partidos de la derecha y la izquierda tradicional. También para La República en marcha, partido del presidente Emmanuel Macron. La semana pasada, la ministra francesa de Asuntos Europeos, Nathalie Loiseau, y una fuente de la presidencia francesa advirtieron a Ciudadanos —aliado del partido de Macron en España— del peligro de comprometerse con la extrema derecha. Ciudadanos participa junto al Partido Popular en el Gobierno andaluz que recibe el apoyo externo de Vox.

Jordan Bardella, número uno de la lista del RN para las europeas, cree que no puede compararse el cordón sanitario francés con el caso español. “Es diferente”, dijo, “porque Vox es una escisión del Partido Popular. Nosotros no éramos [una escisión de la derecha francesa]”.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información