Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

PP y Ciudadanos, dispuestos a pactar con Vox para gobernar Andalucía

"Hoy me veo incapaz de descartar ningún escenario", afirma el secretario general del partido, José Manuel Villegas

Pablo Casado y Juan Manuel Moreno, ayer en Madrid. A la derecha, Albert Rivera, Inés Arrimadas y Juan Marín, en Sevilla.

El sorprendente resultado electoral ha convertido Andalucía en un escenario endiablado para buscar alianzas que permitan formar Gobierno. La irrupción de Vox, con 12 diputados, ha descolocado el tablero político y va a condicionar la aritmética de los pactos y sus posibles efectos en el contexto nacional. Tanto el PP como Ciudadanos se mostraron este lunes abiertos a acuerdos con el partido de extrema derecha, aunque ambos aspiran a hacerse con la presidencia de la Junta. La ya presidenta en funciones, la socialista Susana Díaz, tampoco desiste del intento, pese a su fuerte retroceso, y se ofrece como el dique para contener a Vox.

Susana Díaz quiere frenar la influencia de la extrema derecha, pero solo le salen las cuentas si suma con Ciudadanos y Adelante Andalucía. Los candidatos del PP, Juan Manuel Moreno —la segunda fuerza más votada tras los socialistas— y de Ciudadanos, Juan Marín, se necesitan mutuamente para desbancar al PSOE del poder, pero ninguno quiere ceder el liderazgo del cambio.

De momento, Ciudadanos no contempla apoyar a la dirigente socialista bajo ninguna circunstancia, incluido el posible coste de recibir el respaldo de Vox, que el partido de Albert Rivera no descartó este lunes. Ciudadanos no ha manifestado preocupación sobre la entrada del partido de Santiago Abascal en el Parlamento andaluz, a diferencia de sus socios europeos de la Alianza Liberal, que han alertado sobre el avance de la extrema derecha en España. En esos matices insiste el PSOE para presionar a los de Rivera. “No imagino a Macron [socio europeo de Ciudadanos] blanqueando a la extrema derecha”, dijo Díaz.

La presidenta en funciones esgrimió este lunes su amarga victoria como el principal aval para liderar las negociaciones con el resto de partidos constitucionalistas —lo que excluye a Vox—, a fin de lograr su investidura y “frenar a la extrema derecha”. “Me llama la atención que quien pierde las elecciones me señale a mí”, dijo Díaz, quien negó que en Andalucía se haya producido un vuelco político. “Si eliminamos los 12 diputados de Vox, habría ganado la izquierda”, sostuvo tras la reunión de la Ejecutiva nacional. El PSOE intenta hacer valer su distancia respecto del resto de formaciones —sacó siete puntos al PP— como un argumento de peso. Los socialistas también buscan trasladar la responsabilidad de un bloqueo al resto de fuerzas constitucionalistas, especialmente a Ciudadanos. “En su mano está parar a la derecha, pero si a otros lo que les importa es el poder a toda costa, a costa de apoyarse en la extrema derecha, allá ellos”, dijo Díaz.

Para el PSOE la única esperanza de no perder el Gobierno pasa porque la formación de Rivera varíe radicalmente su postura y apoye a Díaz, al igual que Adelante Andalucía. Fuentes del partido sostienen que la posición de Ciudadanos es la más complicada y aún creen posible reeditar el acuerdo de investidura que ambas formaciones suscribieron en 2015. “No desbancar al PSOE no se lo perdonarían sus votantes procedentes del PP, pero presentarse a las generales habiendo sido respaldados por Vox tampoco lo entendería su electorado más centrista y liberal”, arguyen. El hecho de que Vox quiera terminar con las autonomías puede pesar a la hora de plantearse un giro en su política de pactos, interpreta el PSOE. “Tendrían que explicar por qué se apoyan en un partido que quiere acabar con el Parlamento andaluz”, insisten estas fuentes.

A lo largo de la campaña, la líder socialista reiteró que si no podía gobernar no bloquearía las instituciones, pero de momento tampoco se plantea facilitar otras opciones de investidura que no pasen por su candidatura. En esa tesitura le ha colocado Ciudadanos, que ha propuesto al PSOE y al PP apoyar un Gobierno encabezado por Marín. El partido de Rivera argumenta que el hecho de haber sido el que más ha crecido —ha pasado de 9 a 21 diputados— le avala para presidir la Junta. Pero Díaz rechaza esa solución. “Lo más normal es que sea el tercero el que apoye al primero”, zanjó.

Eso mismo piensan en el PP, que esgrime su condición de segunda fuerza, pese a sacar sus peores resultados en la comunidad desde 1982, para presentar a Moreno como candidato. Al igual que Ciudadanos, los populares han dejado claro que no tienen problema para pactar con Vox. “Las líneas rojas son la Constitución”, sostuvo Moreno. Esa pugna por liderar el Gobierno de Andalucía entre ambos alienta las esperanzas del PSOE de que finalmente se trunque la alianza de derechas. El hecho de que los dirigentes nacionales de ambas formaciones estén librando la batalla por encabezar el centroderecha puede limitar los márgenes para un acuerdo en la comunidad.
Quien promete que no pondrá problemas para un Gobierno de derecha es Vox. “No seremos obstáculo para acabar con el régimen socialista”, aseguró su cabeza de lista, el juez en excedencia Francisco Serrano.

Díaz, a los abstencionistas: “He entendido el mensaje”

La presidenta de la Junta hizo autocrítica sobre los malos resultados cosechados por su formación, los peores de la historia del PSOE y que lo abocan a la pérdida del Gobierno de la Junta, 36 años después.

Susana Díaz responsabiliza de la pérdida de escaños casi exclusivamente a la acusada abstención del 41,3%. “Hemos entendido el mensaje”, sostuvo. La dirigente socialista asegura que esos votantes son “socialistas de corazón” que decidieron quedarse en casa en lugar de ir a votar a otro partido. “Haremos lo necesario para estar a la altura y recuperar su confianza”, aseguró Díaz.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información