Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El abogado de Sito Miñanco: “Quieren condenar al mito con un guion televisivo”

El fiscal mantiene que el capo gallego blanqueó dinero del narcotráfico desde los ochenta pese a reconocer errores en las tasaciones de Hacienda

Sito Miñanco, este lunes durante el juicio en Pontevedra.
Sito Miñanco, este lunes durante el juicio en Pontevedra.

El juicio en la Audiencia de Pontevedra contra el narcotraficante José Ramón Prado Bugallo, Sito Milñanco, ha quedado este viernes visto para sentencia en medio de las críticas de los abogados defensores por la falta de pruebas de acusación. Mientras los seis letrados han puesto en evidencia las contradicciones de los peritos de Hacienda para desinflar los argumentos del fiscal, este ha mantenido la acusación por blanqueo y la petición de seis años de condena para Miñanco, tres familiares y un constructor, aunque admitiendo algunos errores en las pruebas periciales sobre la tasación del patrimonio valorado en diez millones de euros. El abogado del narco ha acusado al ministerio público de querer "condenar al mito" con un "guion televisivo", en alusión a la serie Fariña.

Después de rectificar los fallos en la valoración patrimonial del informe de Hacienda, el fiscal, Jesús Calles, ha hecho un repaso al historial del famoso contrabandista y narcotraficante gallego para sostener su acusación. Considera que Miñanco ha blanqueado dinero desde 1988, año al que se remonta la investigación sobre la compra de una parcela en Cambados (Pontevedra), donde posteriormente se construyó un astillero al que siempre se le ha vinculado. “Si esto es así, estamos ante un caso prototipo de blanqueo”, ha sentenciado el fiscal al referirse a la estancia del acusado en Panamá, un histórico paraíso fiscal, y su relación con los cárteles colombianos de la cocaína.

En su extenso relato, Calles ha insistido sobre la dificultad de obtener una prueba directa del delito de blanqueo y ha reconocido que solo hay indicios de que Miñanco inyectó dinero en la empresa matriz de la familia, la inmobiliaria San Saturnino. “La prueba indiciaria es suficiente para demostrar que en torno a esta empresa había una comunidad de intereses familiares”, ha afirmado.

Sobre la exmujer de Prado Bugallo el fiscal sostiene que pese a la separación del matrimonio la relación nunca se ha cortado. Y en cuanto a la batea que heredó su hija, ha asegurado que este bien no era de su abuela sino de su padre, una afirmación que ha encendido a los acusados en el banquillo. El presidente del tribunal se ha visto obligado a hacer una llamada de atención para advertir que los expulsaría de la sala si volvían a repetir los gestos de reprobación hacia el fiscal.

La insinuación de que la madre de Sito Miñanco habría sido testaferro de su hijo en la compra de la batea centró el alegato final del mediático narco gallego. “Puntualizar al señor fiscal, porque no me quedaría en paz, que la batea la compró mi padre y cuando murió paso a ser de mi madre, por eso lleva el apellido Prado”, ha aclarado.

Su abogado, Gonzalo Boye, ha tachado de machista los comentarios del fiscal, “porque ha dado por hecho que una mujer no puede llevar las riendas de una empresa”, ha esgrimido, y ha criticado la falta de pruebas. “Todavía no sé de qué tengo que defender a mi cliente”, ha recriminado Boye, que ha citado incluso a la serie Fariña. “Estamos ante una realidad paralela, un guión televisivo que el fiscal no ha querido alterar, por eso no ha valorado pruebas que hemos presentado”.

El defensor de Miñanco contraatacó los argumentos del fiscal y recordó que en 1988 no existía el delito de blanqueo. “Pero hay que condenar al mito", ha criticado Boye. "El señor Prado, aunque no sea un ejemplo de vida, tiene unos derechos fundamentales y para que este sistema funcione hay que garantizarlos”. Según el letrado, "no hay nada que acredite" que Prado Bugallo haya blanqueado dinero y la acusación pide al tribunal "un acto de fe para condenarle": "No se han preocupado de ir más allá del guión porque hay que condenar a este señor y meterlo en esta causa para ensuciar el expediente".

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >