Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los acuerdos entre Madrid y Londres sobre Gibraltar limitan al 32% la diferencia en el precio del tabaco

La diferencia mínima en ambos territorios es del 48% en la actualidad, según Exteriores

Varias personas pasan delante de un estanco en Gibraltar el pasado domingo.
Varias personas pasan delante de un estanco en Gibraltar el pasado domingo. REUTERS

Los compromisos más concretos del nuevo marco de entendimiento entre España y Reino Unido respecto a Gibraltar figuran en el capítulo del tabaco, un apartado en el que la colonia británica nunca había realizado ninguna concesión a España. El texto, al que ha tenido acceso EL PAÍS, junto con los otros tres memorandos, constata que “todas las partes interesadas han convenido en la necesidad de reducir el diferencial del precio de los productos del tabaco” entre ambos territorios. La brecha que existe entre el precio al que se venden en Gibraltar, con una fiscalidad casi inexistente, y el de España hace muy atractivo el contrabando del Peñón a territorio español. Para evitarlo, el diferencial no podrá superar el 32% del precio medio en junio de 2020, precisa el texto. En la actualidad, la brecha mínima es del 48%, según datos del Ministerio de Exteriores.

Tras años sin ningún marco de entendimiento en este terreno, el Gobierno de Gibraltar se declara en el memorando firmado este jueves “preocupado por las consecuencias del tabaco para la salud y por la existencia de un comercio ilícito”. España había reclamado en numerosas ocasiones medidas similares, sin lograr arrancar compromisos concretos. Este es el primer progreso en un terreno tan perjudicial para las arcas españolas. El año pasado, las autoridades españolas aprehendieron más de 600.000 cajetillas ilegales, según datos oficiales, un 158% más que en 2016.

Casi tan importante como la fijación de un diferencial tope para el precio del tabaco es el compromiso para controlar más el funcionamiento del mercado en Gibraltar. Ambas partes compartirán información sobre las cantidades que circulen entre ambos territorios. Se especificarán la variedad, el origen, el exportador, el destino, el importador y el peso. De esa forma se podrán rastrear esas partidas y controlar mejor las transferidas de manera ilícita. Los acuerdos han sido posibles después de que los rubricaran el ministro español de Exteriores, Josep Borrell, y el número dos del Gobierno británico y encargado del Brexit, David Lidington, tras meses de compleja negociación.

Consultas trimestrales

Ambas partes compartirán información sobre la eficacia de los esfuerzos realizados para frenar el contrabando, “incluida la legislación aprobada a estos efectos, las medidas administrativas y judiciales aplicadas y los recursos humanos”, entre otros detalles. Esa información se proporcionará con carácter trimestral. La cooperación comprenderá también la identificación de las personas responsables de actividades de contrabando. Como última garantía de que no se trata de una mera declaración de intenciones, el texto contempla que, si existen pruebas de contrabando “en cantidades significativas, se adoptarán medidas efectivas para evitar esta actividad ilegal”.

Londres se ha resistido enormemente a alcanzar este entendimiento con Madrid, que ha venido propiciado por la mayor posición de fuerza que adquiere España respecto a Gibraltar al salir Reino Unido de la UE. Cualquier relación de la colonia con el bloque comunitario, del que nunca se quiso separar —un 96% de los gibraltareños votaron por permanecer en Europa—, pasa por un mejor diálogo con España.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información