Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El posible adelanto de las generales irrumpe en la campaña andaluza

La candidata socialista pide a los partidos que no bloqueen si no suman y confía en que haya un Gobierno en enero

El posible adelanto de las elecciones generales, como ayer dejó entrever el presidente Pedro Sánchez, irrumpió en la campaña andaluza por los efectos que puede tener tras los comicios autonómicos del 2 de diciembre. Los partidos de la oposición, moviéndose en clave nacional, podrían demorar futuras alianzas a la espera del resultado de las generales. La candidata socialista a la reelección, Susana Díaz, afirma en público que no baraja esa posibilidad, pero es una opción que sí contemplan en su partido. Para conjurarla están llamando a la movilización de su electorado. El resto de aspirantes mantiene ocultas sus cartas.

Susana Diaz, durante su visita a La Redondela (Huelva), un municipio afectado por las lluvias. En vídeo, las declaraciones de Pedro Sánchez sobre el posible adelanto de las elecciones generales.

“Ni contemplo que llegue ni espero que nadie lo esté pensando”, dijo Díaz este martes, antes de visitar una fábrica conservera en Isla Cristina (Huelva), sobre un posible bloqueo a partir del tres de diciembre. La presidenta andaluza advirtió a PP y Ciudadanos sobre la tentación de obstaculizar la formación de Gobierno. “Si suman, Ciudadanos ya ha dicho que gobernará el PP, pero si no suman, que no bloqueen, si no tienen votos suficientes, tendrán que dejar gobernar”, señaló.

Todas las encuestas otorgan al PSOE una victoria por más de 10 puntos respecto de los siguientes y también coinciden en que una coalición de PP y Ciudadanos no sería suficiente para desbancar a los socialistas del poder. Así las cosas, la investidura de Díaz quedaría en manos de Adelante Andalucía. Su líder, Teresa Rodríguez, nunca ha ocultado que apoyará la investidura de la dirigente socialista si gana el próximo 2 de diciembre, siempre que las derechas, como denomina a populares y Ciudadanos, traten de formar gobierno propio. Su voto dependerá del número de escaños que la alianza entre Podemos e IU consiga. Es decir, si suman los suficientes para la abstención, no respaldará a la candidata del PSOE a la reelección.

Aunque el apoyo de Adelante Andalucía se da por descontado en el PSOE, recelan de las condiciones que puedan imponer y tampoco se descarta un giro motivado por las necesidades estratégicas de Podemos ante un posible adelanto de las generales, que pudiera abocar a la repetición de los comicios autonómicos. “Es una posibilidad muy lejana, pero de producirse perjudicaría claramente al resto de partidos”, sostienen desde la formación socialista. Díaz apela al fantasma del bloqueo para movilizar a su electorado y evitar que, al dar por segura la victoria, no acudan a votar.

Ni Rodríguez ni su compañero de fórmula Antonio Maíllo hablan de pactos por el momento. Se aferran al lema: “Somos la alternativa progresista al susanismo”. El candidato a la vicepresidencia, en un mitin en Benalmádena, llegó a decir que el socialismo estaba en su formación. Es su manera de marcar diferencias entre la presidenta de la Junta y el PSOE en busca de electores descontentos con la alianza de tres años y medio con Ciudadanos en Andalucía. Por esta razón, no valoran una de las convicciones más férreas de sus contrincantes: Adelante Andalucía entrará en un futuro Ejecutivo a cambio de la cabeza de Díaz. Desde la campaña explican que nunca han puesto esa condición. Cualquier requisito que planteen será después del 2 de diciembre en busca de pactos puntuales, no un acuerdo gubernamental, para aprobar medidas que “mejoren las condiciones de vida de la gente”.

PP y Ciudadanos, guardan sus cartas

Desde el PP, su candidato Juan Manuel Moreno, evitó aventurarse sobre los efectos que podría tener en los populares la posible coincidencia de las generales con las municipales en mayo. “Como desconocemos los pactos postelectorales es imposible prever si habrá un bloqueo y si este llegaría hasta mayo. Queda todavía un horizonte por despejar”, sostuvo desde Granada. Para Moreno, el escenario poselectoral está aún muy verde. “En Andalucía tenemos un Parlamento que saldrá muy fraccionado con cuatro fuerzas políticas igualadas y el juego de pactos puede dar mayorías diferentes. Puede haber una mayoría de cambio o una mayoría socialcomunista, vamos a ver qué sucede”, afirmó.

Ciudadanos es más claro sobre los efectos de un posible adelanto de las elecciones generales en los pactos que necesariamente, si se cumplen los pronósticos de los sondeos, tendrán que forjarse tras el 2 de diciembre. El partido que primero aseguró que, si había que ir a nuevas elecciones, ellos no lo impedirían, tampoco cree que vaya a producirse un bloqueo, como se encarga de alertar Díaz. Esa es la estrategia que Ciudadanos interpreta que utiliza la presidenta andaluza para pedir una mayoría amplia en las urnas, pero la formación de Juan Marín no disipa la eventualidad de una repetición de elecciones.

Díaz aseguró que no ha hablado con Sánchez sobre un posible adelanto electoral y desvinculó las razones por las que el dirigente socialista podría decidir no agotar su legislatura con las que motivaron la convocatoria de las andaluzas. “Aquí se daban unas circunstancias distintas, había estabilidad, inversiones…”, aseguró. En el mitin conjunto que ambos líderes ofrecieron el pasado domingo en Chiclana (Cádiz), Sánchez aseguró que Andalucía abriría la senda de victorias socialistas, pero una situación prolongada de bloqueo podría afectar a las expectativas de buenos resultados si hay un “superdomingo” electoral.

El 27 de diciembre está previsto que se reúna el Parlamento andaluz para elegir a su presidente. La fragmentación del hemiciclo de las Cinco Llagas puede complicar esa primera elección. Si saliera adelante, posiblemente con la imposición de algún candidato por parte de la coalición formada por Podemos e IU, este fijaría la primera sesión para el debate de investidura y, a partir de la primera votación, se abriría un plazo de dos meses para la elección del presidente de la Junta, con todas las sesiones que se considere necesarias.

La candidata socialista apela a la estabilidad. “Espero que podamos estar trabajando en enero”, señaló mostrando su esperanza en que, tras el 27 de noviembre, pueda cumplir el trámite de la investidura cuanto antes. Pero incluso si se pudiera formar gobierno, la atomización parlamentaria ofrece un panorama muy complicado.

Con información de Ana Marcos, Elsa García de Blas y Javier Martín-Arroyo.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información