Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PSOE se abre a celebrar generales en mayo

El núcleo duro del Gobierno habla por primera vez abiertamente de celebrar un 'superdomingo' electoral el 26 de mayo

El ministro de Fomento, José Luis Ábalos, este lunes en un desayuno informativo en Madrid.

El entorno más cercano de Pedro Sánchez sigue dándole muchas vueltas a cuál será el mejor momento para adelantar las elecciones. Las opciones reales son tres: en marzo, el 26 de mayo celebrando de forma conjunta las municipales, autonómicas y europeas, o ya en otoño. La segunda opción, la del superdomingo electoral, está encima de la mesa y “no es descartable”, según ha reconocido este lunes el ministro de Fomento y secretario de Organización del PSOE, José Luis Ábalos.

El presidente Sánchez, de visita oficial en Marruecos, ha asegurado que la posibilidad de unir las elecciones es una más de las que hay. "El ministro de Fomento ha dicho una cosa que es de mucho sentido común. Y ha señalado esa fecha como ha señalado otras", ha explicado, informa Miguel González. Pero ahí, con una gran sonrisa, Sánchez ha recordado con ironía que el que manda es él. “[Ábalos] Ha dicho también que la facultad de convocar elecciones corresponde al presidente del Gobierno, y no puedo estar más de acuerdo. Y cuando vayan a ser, que lógicamente serán, porque vivimos en una democracia, se conocerán". Sánchez apunta así que la decisión no está tomada y que será él quien lo haga, al margen de las opiniones que unos y otros puedan tener.

Es la primera vez que alguien del núcleo duro del Gobierno y de absoluta confianza de Sánchez habla tan abiertamente de esa posibilidad. Ábalos es visto dentro del PSOE y el Gobierno como el más partidario de un adelanto electoral para aprovechar la ola positiva hacia el Gobierno que detectan las encuestas. Este grupo prefiere adelantarlas para evitar el fuerte desgaste que creen que se puede producir por estar varios meses sin Presupuestos.

En La Moncloa hay muchas más dudas. Creen que Sánchez necesita más tiempo para desarrollar sus medidas progresistas, que sí tendrían apoyo en el Congreso si van una a una, al contrario que los Presupuestos. Pero, con todo, desde La Moncloa recuerdan que es mucho más fácil lograr el apoyo para la moción de censura, que fundamentalmente se votó sin contrapartidas para echar a Mariano Rajoy del poder, que reunir los votos para el PSOE en una investidura en la que necesitaría el apoyo de los independentistas. Si ni siquiera están dispuestos a apoyar los Presupuestos, consideran en el equipo de Sánchez, mucho menos lo harían en una investidura.

La otra opción, si hay adelanto electoral y el PSOE queda por delante, sería buscar los votos de Ciudadanos. Pero también es algo muy complicado en la actual situación política, en la que ambos grupos se han alejado mucho. Pero, además, no está claro que salgan los números para gobernar con Ciudadanos. Por eso hay muchas dudas sobre el momento adecuado.

Los barones socialistas, que apostaron en su momento por adelantar las elecciones a este otoño de 2018, una opción que ya descartó Sánchez hace meses, no ven muy claro ahora ese superdomingo electoral en mayo, aunque también aquí hay dudas. Pero todos insisten en cualquier caso en pedir claridad al Gobierno, que lanza mensajes contradictorios sobre este asunto casi cada semana.

Algunos barones autonómicos han empezado a mostrar su disconformidad con ese superdomingo electoral. “No me parece bien. Tenemos que plantear si nos creemos o no las autonomías. Nadie se plantearía convocar las generales conjuntamente con las catalanas. Sería mejor hacer las autonómicas y municipales en mayo, y en otoño las generales”, ha señalado en La Sexta Emiliano García Page, presidente de Castilla-La Mancha.

“Nada es descartable", ha afirmado Ábalos en un desayuno informativo organizado por la agencia de noticias Europa Press tras ser preguntado por la posibilidad de que se celebre en mayo una jornada electoral sin precedentes en la historia de la democracia española. La Ejecutiva de Podemos ha convocado el viernes al máximo órgano de dirección del partido para prepararse ante un posible adelanto electoral.

Ábalos, que coordina junto al jefe de Gabinete de Sánchez, Iván Redondo, el comité electoral que está preparando al partido de cara al 26 de mayo, ha señalado no obstante que en estos momentos el Gobierno está "concentrado" en la aprobación del proyecto de Presupuestos Generales del Estado para 2019, a pesar de que el propio Sánchez ha admitido la posibilidad de no llegar a presentarlos si no tienen visos de prosperar.

El ministro se ha mostrado partidario de evitar "aventurar nada" en estos tiempos tan "líquidos" de la política, y ha recordado que hace solo unos meses parecía imposible que el PSOE volviera al Gobierno tan pronto, por lo que no tiene sentido hacer previsiones de qué pasará en unos meses. En cualquier caso, Ábalos ha recordado que el instrumento de disolver las Cortes y convocar elecciones —que compete en exclusiva al presidente del Gobierno— es "muy poderoso". El titular de Fomento ha afirmado que Sánchez manejará los tiempos con responsabilidad y convocará las elecciones "cuando crea que tiene que hacerlo y nunca por presión ni a remolque de nadie".

Hablar de un posible adelanto electoral también es otra manera de tratar de meter presión a sus aliados, especialmente a los independentistas catalanes y a los nacionalistas vascos, que según el análisis del Gobierno no quieren ir a elecciones por el riesgo de que Ciudadanos refuerce mucho su poder y logre cambiar de forma drástica la línea del Gobierno hacia una recentralización.

Sánchez lo ha intentado todo con los independentistas para que apoyen los Presupuestos, pero ellos lo rechazan de plano por la acusación de la fiscalía en el juicio del procés, donde pide 25 años para Oriol Junqueras, líder de ERC, por ejemplo. Ese es uno los argumentos de los miembros del Gobierno que defienden aguantar todo lo posible y no hacer un superdomingo.

En mayo, el juicio no habrá concluido. Si los independentistas no quieren ahora apoyar las cuentas de Sánchez por este juicio, mucho menos querrán aprobar una investidura en mayo o junio por el mismo motivo. La discusión interna es muy fuerte, pero solo Sánchez tomará la decisión. Los mensajes que traslada el Gobierno es que el presidente quiere seguir, cree que tiene apoyos en el Congreso para sacar adelante sus medidas, y solo adelantará los comicios cuando vea que la situación está al borde del bloqueo. Las elecciones andaluzas darán muchas pistas de cómo está la situación real de los cuatro partidos clave en la comunidad más poblada, y ahí Sánchez empezará a madurar su decisión.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información