Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Podemos suspende a sus ediles en Madrid para evitar un “efecto contagio” en otros Ayuntamientos

La dirección del partido afirma que la candidatura conjunta liderada por Carmena para las elecciones municipales de 2019 no peligra

Pablo Iglesias, Ada Colau y Manuela Carmena en octubre en un acto de la Universidad de Otoño de Podemos. En vídeo, Podemos aparta a sus 6 concejales en Madrid.

El riesgo de que se produjera un "efecto contagio" llevó a Podemos a suspender de forma cautelar a sus seis concejales en el Ayuntamiento de Madrid, la principal institución donde gobierna el partido de Pablo Iglesias. Los ediles han sido suspendidos por su rechazo a participar en las primarias para elegir a los miembros de Podemos que posteriormente se incorporarán en la lista que encabezará la alcaldesa Manuela Carmena en las elecciones de mayo de 2019. Las discrepancias por el orden en los puestos de la lista para la candidatura municipal desencadenaron la última crisis de Podemos en su feudo más preciado.

Fuentes de la dirección de Podemos recuerdan que los estatutos y el código ético del partido obligan a los aspirantes a cargos públicos a ser elegidos por la militancia y sostienen que no se podía hacer una excepción en el caso de la capital. "Se pondría en cuestión a la organización" al "romperse los consensos básicos", alegan. Esto es, la dirección de Podemos se quedaría sin argumentos para impedir que otros cargos públicos en situaciones similares a las de sus representantes en el Ayuntamiento de Madrid optaran por saltarse las primarias y reorganizarse en proyectos políticos independientes. Podemos no se presentó con su nombre en las elecciones municipales de 2015. Para las previstas el próximo 26 de mayo, a las que sí pretende presentarse con su nombre o con marcas contrastadas, como Ahora Madrid, cuenta ya con 600 candidaturas y confía en llegar al millar.

Anticapitalistas carga contra "la personalización" del proyecto en la figura de Carmena

Los anticapitalistas, la tercera familia más importante de Podemos, se han mostrado muy críticos con lo que consideran una sanción "de carácter preventivo" y "absolutamente arbitraria" aplicada a los seis ediles del Ayuntamiento. Y creen que el origen del conflicto está en "la personalización del proyecto colectivo y plural [de Ahora Madrid] en la persona de Manuela Carmena". A su juicio, "muestra la ausencia de garantías que hoy se impone en Podemos, donde la lógica de la exclusión antecede a la cultura política del debate y el acuerdo".

Esta corriente es muy crítica con algunos de los principales proyectos del Ayuntamiento de Madrid, como la reforma urbanística del norte del paseo de la Castellana. Los anticapitalistas tampoco se presentaron a las primarias del pasado mayo en las que resultó elegido Íñigo Errejón como cabeza de lista para la Comunidad de Madrid en un pacto entre los pablistas y los errejonistas.

Pese a la gravedad de la crisis, la dirección de Podemos reitera que "en ningún caso peligra la candidatura conjunta con Carmena. Todos en el grupo confederal y en Podemos tenemos claro que vamos a seguir trabajando para que sea la alcaldesa de Madrid en 2019", según ha afirmado Ione Belarra, su portavoz adjunta en el Congreso y miembro de la dirección estatal. "Uno de los mayores éxitos de Podemos es poner en marcha el sistema de primarias. Quienes se quieran presentar a las elecciones como [integrantes de] Podemos tienen que concurrir en primarias, es uno de nuestros principios fundamentales", ha zanjado.

La suspensión de la portavoz del Ayuntamiento, Rita Maestre, y de los otros cinco concejales de Podemos —José Manuel Calvo, Jorge García Castaño, Marta Gómez, Esther Gómez y Paco Pérez— no sería efectiva hasta el momento de su inscripción como candidatos en la plataforma con la que Carmena optará a la reelección como alcaldesa dentro de seis meses. En ese caso, pasarían a ser independientes. Los ediles sancionados, de la plena confianza de la alcaldesa de la capital, con la que tendrían garantizado repetir en las listas, alegan que optaron por no presentarse a las primarias, a las que se inscribieron el mes pasado, al entender que no todos tenían garantizados puestos de salida.

Manuela Carmena, que no está inscrita en Podemos, y el líder de la formación morada, Pablo Iglesias, acordaron 12 puestos en el futuro proyecto que liderará la regidora, comparten los distintos sectores enfrentados en la última crisis de Podemos. Los ediles sancionados  esgrimen que Jorge García Castaño, concejal de Economía en el Consistorio, fue retrasado hasta el puesto undécimo. El malestar que originó desembocó en la renuncia de todos los concejales a presentarse al proceso participativo de la militancia. Por su parte, las direcciones estatal y autonómica de Podemos niegan que fuera así el reparto. Afirman que los seis ediles figuraban entre los nueve primeros puestos de la lista que encabezaría el exJemad y secretario general de Podemos en la ciudad de Madrid, Julio Rodríguez. Según la formación, el acuerdo era que Maestre iría de número dos de la lista y tendrían libertad para adjudicar el resto de puestos. Los otros tres puestos, hasta llegar a los 12 acordados, correspondían a la secretaria de Organización de Podemos en la capital, Maby Cabrera; Fran Verdes, que pertenece a la ejecutiva de Julio Rodríguez; y la candidata proveniente de los círculos, Dolores Amadeo. El desacuerdo llevó al exJemad a proponer el lunes por la noche su suspensión.

La última bronca de Podemos, la enésima que tiene como epicentro Madrid, no se puede interpretar como un nuevo enfrentamiento entre los partidarios y críticos de Pablo Iglesias e Íñigo Errejón. Los concejales sancionados representan a las principales corrientes del partido. Por ejemplo, José Manuel Calvo o Paco Pérez se pueden considerar afines al líder del partido, mientras que Rita Maestre y Esther Gómez se identifican con el sector más cercano al candidato a la presidencia de la Comunidad de Madrid.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >