Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Detenido el supuesto patrón de la patera que naufragó en Cádiz y dejó seis muertos

La Guardia Civil busca a, al menos, otros 15 desaparecidos en condiciones meteorológicas adversas

La Guardia Civil traslada el cadáver de un inmigrante fallecido, este martes.
La Guardia Civil traslada el cadáver de un inmigrante fallecido, este martes. EFE

El mismo océano Atlántico embravecido que el pasado lunes se tragó una patera en la que viajaban entre 43 y 46 marroquíes ha devuelto este miércoles a otra víctima del suceso. En torno a las 11.30, diversas llamadas de vecinos de Barbate (Cádiz) han alertado de la presencia del cadáver de un varón de entre 20 y 30 años en la playa de Los Caños, el pequeño núcleo poblacional barbateño en el que se produjo el siniestro. En total, ya son seis los fallecidos que han sido hallados en la playa o en el mar. Mientras, el dispositivo de búsqueda continúa para localizar, al menos, otros 15 desaparecidos y el supuesto patrón de la embarcación y a su ayudante ya han sido detenidos.

Los arrestados, de origen magrebí y cuya edad no ha trascendido, se encontraban entre los 22 supervivientes que, tras ser atendidos por Cruz Roja, pasaron a estar custodiados en la Comisaría de Algeciras. Allí, los agentes han tomado declaración a todos los inmigrantes para intentar recabar pruebas, tanto de lo ocurrido esa madrugada, como de los detalles del viaje. Por el momento, la Policía Nacional les imputa, entre otros, un supuesto delito contra los derechos de los ciudadanos extranjeros y otro de homicidio aún por calificar, dado que ellos condujeron la embarcación desde la costa de Kenitra, en Marruecos.

Por ahora, los interrogados reconocen que pagaron por el viaje antes de embarcarse. Sin embargo, aún está por confirmar que el patrón y su ayudante formen parte de la mafia que pudo preparar la llegada, ya que hay ocasiones en las que el piloto solo es un inmigrante con conocimientos de navegación que acepta pilotar a cambio de un descuento por el viaje.

La costa de Cádiz se ha despertado este miércoles en unas condiciones similares a las de la madrugada del lunes, cuando la patera de madera en la que viajaban los inmigrantes acabó encallada en un arrecife a menos de 200 metros de la playa. Sin embargo, la Guardia Civil ha retomado al amanecer el dispositivo de búsqueda por tierra, aire y mar por Los Caños y sus alrededores. “Está siendo un día complicado”, ha reconocido un agente en referencia a las complicaciones meteorológicas que se han encontrado este miércoles.

Mientras que la patrullera de la Guardia Civil Río Ulla y el grupo de buzos de actividades subacuáticas peinaban el mar, la marea ha llevado hasta la orilla al que ya es el sexto fallecido de la tragedia. Fue a las 11.30 horas cuando el centro de coordinación de Emergencias 112 comenzó a recibir llamadas de “varios ciudadanos”, según ha avanzado en un comunicado. Los primeros en hallar el cadáver del hombre fueron dos vecinos que con la ayuda de otros han impedido que el mar se volviese a llevar el cuerpo. Alertaban de la presencia de un cadáver justo en la playa en la que se produjo el suceso en la madrugada del lunes. La Guardia Civil ha confirmado que se trata de uno de los inmigrantes que llevan buscando ya tres días.

En el momento del siniestro en la embarcación de madera viajaban en paupérrimas condiciones entre 43 y 46 personas, según los testimonios de los 22 inmigrantes que consiguieron llegar a la costa. Algunos de los supervivientes relataron que, tras el impacto con el arrecife, la barca se hundió en escasos segundos, debido a una gran vía de agua que se abrió en el fondo. Tan solo la mitad de los ocupantes de la patera llevaban unos chalecos salvavidas que resultaron insuficientes para mantener a flote a una mayoría de personas adultas (de los más de 40 inmigrantes, nueve eran menores de edad).

Nerviosos y asustados, algunos se agarraron a los que tenían chaleco para mantenerse a flote. Tras forcejar unos con otros, un grupo de unos 22 consiguió alcanzar la costa. En la embarcación iban varios grupos de hermanos, algunos de ellos ahora separados por el suceso que buscan a sus familiares desaparecidos. Según algunos testimonios, siguieron al piloto de la embarcación.

Sin embargo, los supervivientes no saben precisar qué ocurrió con las entre 15 y 18 personas que aún no han sido localizadas. Hubo testigos que dijeron creer que habían llegado a la costa en un segundo grupo. Otros también han relatado que vieron a compañeros de viaje hundirse, pero que no pudieron ayudarles. La Guardia Civil peina la zona barajando ambas hipótesis: que consiguieran llegar y esconderse (al ser de nacionalidad marroquí, si son localizados se exponen a ser devueltos a su país) o que hayan fallecido en el mar y sus cadáveres vayan apareciendo en los próximos días. “Estamos trabajando casi a ciegas”, reconocía este martes un agente presente en el dispositivo en Los Caños.

El primer cadáver apareció en la playa a pocos metros de la patera en la misma mañana del pasado lunes. Los tres siguientes fueron hallados por la Guardia Civil flotando a lo largo de esa jornada. Este martes un barco recreativo localizó al quinto fallecido. Al igual que los otros tres, se mantenía a flote gracias al chaleco salvavidas, pero estaba a 3,5 millas de la playa de El Palmar, en Vejer de la Frontera. El hallazgo sorprendió a la propia Guardia Civil, debido a la distancia del lugar del siniestro y ha obligado a los agentes a abrir el radio de búsqueda.

Se trata de la peor tragedia con una patera registrada en la zona de Los Caños desde 2008, cuando naufragó otra embarcación en la que murieron 10 personas. Por este siniestro acabaron detenidas seis personas, acusadas de pertenecer a la mafia que organizó el viaje. Este martes la Guardia Civil hizo un llamamiento para que toda aquella persona que tuviese información sobre los posibles organizadores del viaje naufragado este lunes se ponga en contacto con los investigadores para intentar esclarecer lo ocurrido. 

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información