Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Hallado un quinto cadáver en la costa de Cádiz tras el naufragio de una patera el lunes

Medios terrestres, aéreos y acuáticos rastrean la costa de Barbate para encontrar fallecidos o supervivientes

Estado de una patera de madera tras chocar este lunes contra unas rocas en Barbate con varios migrantes a bordo.

"Ojalá hayan llegado a tierra". Ese era el deseo que Luis Martín, jefe de Operaciones de la Guardia Civil en Cádiz, lanzaba la noche del lunes para los 17 migrantes que seguían desaparecidos tras el naufragio de una patera por la mañana en la costa de Barbate. Pero su esperanza ha quedado truncada. Un barco de pesca ha encontrado este martes el cadáver de una quinta víctima a tres millas y media de la costa, tras hallar los cuerpos de otras cuatro personas la jornada anterior. 

La benemérita había reactivado a primera hora de este martes el dispositivo de búsqueda. Medios terrestres, aéreos y acuáticos, incluidos los buzos, indagan en las inmediaciones de la pequeña población de Los Caños de Meca para encontrar nuevos supervivientes o fallecidos.

La Guardia Civil estima que a bordo de la patera de madera que en la madrugada del lunes encalló en los arrecifes de la playa de Las Palmeras viajaban de 43 a 46 personas. De ellas, solo 22 consiguieron llegar a tierra por su propio pie. Gracias a los testimonios de estos supervivientes, los agentes saben que los inmigrantes, todos de origen magrebí, llevaban dos días en el mar cuando se produjo la tragedia, apenas a 200 metros de la orilla. La pequeña embarcación perdió el fondo al tocar las rocas y los migrantes desesperados se lanzaron al mar. Solo la mitad de los rescatados llevaban chalecos, según fuentes de la investigación.

El primer fallecido, de 25 años, apareció junto a la patera, ahogado. Los otros tres fueron encontrados en el rastreo en el mar, flotando ya que llevaban los chalecos salvavidas puestos. Para los 16 desaparecidos se mantienen abiertas dos hipótesis: que llegasen por su propio pie a tierra, como defendieron algunos de los supervivientes, o que se desorientasen en el mar. Tan solo en el primer caso hay esperanzas de encontrarlos con vida. Dado que al ser de origen magrebí acaban siendo expulsados de vuelta a su país, los inmigrantes intentan evitar ser interceptados por los agentes, por lo que se esconden en distintos puntos de la costa. Sin embargo, desde la mañana de este lunes, la Guardia Civil no ha localizado a nadie en tierra. Si perecieron en el mar, la Guardia Civil teme que fuesen los que no llevaban chalecos, por lo que se han podido hundir y pueden “pasar días” hasta que sus cadáveres aparezcan.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información