Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno balear culpa a la Aemet de la falta de previsión de la torrentada de Mallorca

La consejera de Hacienda exigirá a Madrid “cambios” para obtener una predicción meteorológica “más fiable” en Baleares

Un grupo de voluntarios limpia una zona de la localidad de Sant Llorenç,en Mallorca, tras las inundaciones del 9 de octubre.
Un grupo de voluntarios limpia una zona de la localidad de Sant Llorenç,en Mallorca, tras las inundaciones del 9 de octubre. EFE

La Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) decretó el aviso rojo por lluvias de hasta cien litros por metro cuadrado en Mallorca una hora después de que la dirección general de Emergencias del Gobierno balear activara el máximo nivel de alerta del plan de emergencia por inundaciones tras las lluvias caídas en el levante mallorquín el pasado 9 de octubre. La consejera balear de Hacienda y Administraciones Públicas, Catalina Cladera, ha comparecido este martes en el Parlamento autonómico para dar cuenta mediante un informe detallado de los protocolos que se siguieron tras el episodio de fuertes tormentas que provocaron el desbordamiento del torrente que atraviesa la localidad de Sant Llorenç des Cardassar dejando 13 personas fallecidas y pérdidas millonarias.

"El aviso de la Aemet llegó tarde, una hora después de que el Gobierno balear activara el nivel dos del Plan de Emergencia por Inundaciones que se corresponde con el aviso rojo de la Aemet", ha subrayado la consejera Cladera. El aviso de la agencia se dictó cuando ya se habían movilizado equipos de emergencia y dotaciones policiales en la zona ante la avalancha de incidentes y apenas 16 minutos antes de que se informara del primer fallecido. El operativo dispuesto en un principio correspondía al del aviso amarillo y después se fue incrementando en base a la información que se recibía desde el lugar, según el Gobierno autonómico.

Por ello, la consejera ha exigido una mejora de la capacidad de predicción meteorológica en Baleares para poder prever "de manera más definida" fenómenos como el del pasado 9 de octubre. Y es que la información previa sobre el desarrollo de la tormenta "ha sido clave" en la gestión realizada durante la situación de emergencia y la ampliación del aviso amarillo al rojo que se hizo, según Cladera, con datos sobrevenidos que fueron transmitidos a la Aemet por los propios servicios de emergencia. "La Aemet tiene que contar en Baleares con la capacidad necesaria de predicción meteorológica de fenómenos adversos intensos, los modelos de predicción tienen que ser más completos y con mayor definición y se ha de ampliar la red de estaciones sobre todo en lugares con especial riesgo de inundación", ha subrayado.

La inexistencia de un aviso previo hizo imposible "poder actuar con una mayor previsión" en los primeros momentos y todo a pesar de que, según Cladera, media hora después de la tormenta la dirección general de Emergencias envió los primeros efectivos a Sant Llorenç des Cardassar, a los que después se sumaron miembros de los cuerpos de Bomberos, de la Policía Nacional y la Guardia Civil y del departamento de Carreteras del Consell de Mallorca. "Hemos actuado con todos los medios posibles y de la manera más efectiva que hemos podido", ha subrayado.

La consejera ha defendido la rapidez con la que se alertó a la Unidad Militar de Emergencias, cuyos primeros efectivos llegaron en barco a Palma a las siete de la mañana del jueves. "Es necesario revisar el mapa organizativo y competencial de la comunidad, a través del impulso de una Ley de Emergencias", ha defendido la responsable de Administraciones Públicas.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >