Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Caen los 15 miembros del clan de ‘El Galopa’, histórico narco de Sanlúcar

Una operación conjunta de Policía y Guardia Civil desmantela una organización que introducía miles de kilos de hachís en España

Foto: Captura de vídeo que muestra el momento en el que detienen a los narcotraficantes. Vídeo: Dos personas son detenidas mientras introducían hachís en España.

Una embarcación varada en una escollera junto al Castillo de San Sebastián (Cádiz) puso a los agentes de nuevo detrás de la pista de Antonio Pérez Raposo, más conocido en Sanlúcar de Barrameda como El Galopa, un histórico narco sanluqueño, devoto de la Virgen del Rocío, aficionado a las apuestas y al flamenco, organizador de peleas de gallos y vendedor de caballos de pura raza española.

Corría el mes de mayo cuando esa embarcación recreativa solitaria, con 120 kilos de hachís a bordo repartidos en tres grandes fardos, volvía a hacer saltar ese nombre en los sistemas de la Guardia Civil y la Policía Nacional. Una operación conjunta realizada hace casi un mes y que se ha conocido este miércoles ha logrado desmantelar por completo la red de El Galopa, con 14 detenidos y uno más huido sobre el que pesa una Orden Internacional de Detención (OID). Todos ellos españoles. Todos de su banda, a la que se le han incautado un total de 1.241 kilos de hachís, cinco armas de fuego, cinco embarcaciones y tres motocicletas.

Al Galopa, un viejo conocido para los investigadores que trataba de volver discretamente a las andadas tras salir de prisión, lo pillaron durmiendo en su chalé blindado, días después de que fuera tiroteado por una organización rival. Junto a la puerta de su casa, protegida con toda clase de sistemas de seguridad, en la mesilla de la entrada, "tenía una pistola de 9 mm montada y municionada, lista para ser usada", cuentan fuentes próximas a la investigación. "Y otra escopeta del calibre 12, también preparada, debajo de la cama".  Está acusado de ser el líder de una organización criminal, de posesión ilícita de armas y de un delito contra la salud pública en la modalidad de narcotráfico. Su banda operaba en la desembocadura del río Guadalquivir y utilizaban embarcaciones recreativas para introducción de droga desde Marruecos.

El hallazgo de ese primer alijo de hachís abandonado fue clave para que los agentes detectaran los contactos que la organización establecía en Ceuta, Algeciras o Marruecos para aprovisionarse del hachís. Igualmente, localizaron a cada uno de los miembros del grupo, su rol, domicilio, vehículo habitual y jerarquía en la organización.

Las dos pequeñas embarcaciones que El Galopa tenía en un Club de pesca cercano, eran las que servían a los miembros de la organización para "dar el agua" en caso de que no pudiese realizarse alijo. Los investigadores intervención otros 461 kilos de hachís en otra embarcación en el mes de agosto, que también se transportaban en una embarcación recreativa y que iban a ser introducidos en la zona del Río San Pedro. Y solo una semana más tarde una más en altamar con 22 fardos de hachís (660 kilos). En esa ocasión detuvieron a los tres tripulantes. 

Salir de pesca como modus operandi

La forma de actuar de esta organización consistía en utilizar pequeños puertos deportivos de Cádiz como punto de botadura y partida de la embarcación recreativa de pesca que traería la droga. Bajo la apariencia de una excursión de pesca, se trasladaban mar adentro hasta un punto previamente convenido donde una semirrígida de gran potencia les pasaba la droga que debían transportar, volviendo al puerto de partida con las cañas echadas y todos los enseres de la supuesta pesca desarrollada. Una vez que la droga se encontrara en el puerto deportivo la transportaban de forma discreta hasta la "guardería" que tenían preparada.

Doce de los 14 detenidos han ingresado en prisión tras pasar a disposición del titular del Juzgado Mixto numero 1 de Cádiz.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información