Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los Ayuntamientos podrán limitar las subidas del precio del alquiler

Fijarán un tope a los arrendamientos cuando crean que son abusivos en aquellas zonas urbanas que califiquen como "tensionadas"

Carteles de anuncios en Madrid. VÍDEO: ATLAS

El Gobierno se comprometió ayer con Podemos a modificar la normativa del alquiler de vivienda para poder “poner techo a las subidas abusivas” de los arrendamientos, según consta en el acuerdo de Presupuestos de 2019 que firmaron ayer.

Los consistorios podrán elaborar un índice de precios de referencia. Y si consideran que se ha producido un incremento abusivo de la renta que impide el acceso a la vivienda a un precio “razonable”, entonces tendrán la capacidad de “declarar temporal y excepcionalmente una zona urbana como mercado tensionado”. Y ahí podrán “regular y limitar las subidas abusivas del precio”.

En el documento se garantiza que se desarrollará esta legislación a lo largo de 2019. Se trata de una iniciativa similar a las que ya se aprobaron en París y Berlín. “En París se derogó por anticonstitucional y en Berlín no funcionó porque se utilizaban las excepciones permitidas para escaparse. Cuando se pone un tope al precio con una demanda muy intensa, la gente negociará fuera del tope”, sostiene Fernando Encinar, jefe de estudios de Idealista.com. En Barcelona se está promoviendo un esquema similar al que se plasma en el acuerdo presupuestario. Y en Alemania ahora se está tramitando una nueva ley con fuertes castigos al incumplimiento.

Por otra parte, el acuerdo contempla un cambio de los plazos mínimos de arrendamiento. El PP bajó a tres años la prórroga obligatoria y ahora se subirá hasta cinco. Siete si son personas jurídicas. Es decir, durante ese tiempo la renovación del contrato se hará cada año a elección del inquilino siempre que el dueño no quiera venderla y no la necesite para ocuparla él o un familiar suyo de primer grado. Además, se ampliará de uno a tres años la prórroga tácita si no se notifica el término del contrato con seis meses de antelación. El derecho del arrendador a recuperar la vivienda tendrá que estar incluido en el contrato. Y se fijará como garantía máxima una fianza en metálico por valor de dos mensualidades.

El Gobierno anunció ayer que subirá un 38% la partida para vivienda hasta los 630 millones en 2019. En 2010 alcanzará los 700 millones y en 2021 los 1.000. La promesa es que en diez años España dedique entre un 1% y un 1,5% del PIB.

En cuatro años aumentará en 20.000 el número de viviendas en alquiler a precios asequibles, dice el acuerdo. Como no hay terreno para construir allá donde los precios suben más, también se ofrecerá financiación para rehabilitar vivienda que se arriende a precios asequibles, lo que sí podría elevar el parque de inmuebles. A pesar de que el banco malo posee poca vivienda de calidad y con buena ubicación para arrendar, se firmarán convenios con Sareb para fomentar el alquiler social.

También se definirá la vivienda vacía y al “gran tenedor de vivienda”, con el fin de poder aplicar medidas fiscales, sanciones o estímulos que movilicen las casas desocupadas. "Una vez se tiene en cuenta la vivienda que está en lugares de poca demanda, en realidad los inmuebles vacíos no son tantos. Se llevarán una sorpresa", explica Encinar. 

En medio de la polémica sobre la presión que ejerce el alquiler turístico sobre los precios, el texto subraya que se legislará para que las comunidades de propietarios puedan frenarlo. Y, por último, se impulsará una reforma que refuerce la protección de los hipotecados y que en los desahucios coordine a los órganos judiciales con los servicios sociales.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >