Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El banco malo tiene 1.640 pisos sociales que ninguna administración ha reclamado

En ocasiones las necesidades de los afectados no coinciden con la localización de los pisos que ofrece la Sareb

El presidente de Sareb, Jaime Echegoyen.
El presidente de Sareb, Jaime Echegoyen. EFE

En 2012 el banco malo recibió decenas de miles de pisos de las cajas de ahorros quebradas. Al año siguiente, seleccionó 4.000 viviendas para que los ayuntamientos y comunidades autónomas los colocaran entre los colectivos más desfavorecidos o desahuciados. Sin embargo, cinco años después, todavía tiene 1.640 viviendas que ninguna Administración ha reclamado para destinarlas como pisos sociales. En ocasiones, las necesidades de los afectados no coinciden con la localización de los pisos que ofrece la Sareb.

La Sareb, presidida por Jaime Echegoyen, afirmó este lunes que no creía que el nuevo Gobierno le pidiera un esfuerzo adicional para ofrecer más viviendas sociales. “El parque de pisos sociales no se ha agotado. No creo que sea necesario poner más viviendas en esta cartera”, afirmó Echegoyen en el XXXI Curso de Economía de la Asociación de Periodistas de Información Económica (APIE).

La Sareb confía en ceder más pisos este año porque está en conversaciones “con Castilla-La Mancha, Valencia, Murcia, Madrid y Asturias; y los ayuntamientos de Alcobendas, Parla, Móstoles, Valladolid, Getafe, Santander, Coslada, Valdemoro, Pinto, San Fernando de Henares, Zaragoza, Valencia, Alicante y Elche”.

Hasta ahora han cerrado acuerdos con la Generalitat de Cataluña, 930 viviendas; con la Junta de Andalucía han firmado 400, y 100 más con Castilla-León. En total, 1.810 con las comunidades. Con los ayuntamientos ascienden a 580 pisos, y destaca Madrid con 300 y Barcelona con 200.

Habitualmente, la Sareb recibe la petición de la Administración con las localizaciones donde hay ciudadanos que necesitan vivienda y el banco cruza con su base de datos para ver cuántos pisos tienen en esas zonas.

Por otro lado, Echegoyen no prevé cambios en su estrategia por la llegada del nuevo Gobierno de Pedro Sánchez. El ejecutivo explicó que la sociedad tiene “un carácter supranacional, ya que se originó con un acuerdo con la Comisión Europea” tras el rescate.

"Estamos comprometidos a devolver lo recibido"

Echegoyen señaló que no conoce a la ministra de Economía, Nadia Calviño, y que todavía no ha hablado con ella. El responsable de Sareb recordó que tienen un plan de negocio conocido que recoge que se va a cumplir con la devolución de los 51.000 millones de bonos garantizados por el Estado y dio a entender que no pedirán más dinero ni a los accionistas ni al Gobierno. “Estamos comprometidos a devolver lo recibido”, dijo, pese a que muchos analistas del mercado creen que le será imposible hacerlo en los diez años de vida que le quedan. No obstante, descartó lograr el 13% de rentabilidad que prometió el Gobierno a los inversores. En la valoración de activos de este año, han aplicado un descuento sobre las perspectivas de resultados, “pero eso no altera las previsiones a largo plazo”. La entidad sigue en pérdidas desde su creación en 2012.

En las jornadas también participaron Adolfo Ramírez-Escudero, presidente de CBRE, Ismael Clemente, consejero delegado de Merlin, Juan Velayos, de Neinor y Carlos Abad, de Haya Real Estate. Todos coincidieron en que no hay burbuja de precios y que la llegada del PSOE al Gobierno no ha paralizado ninguna operación. Clemente añadió que lo que más teme es que se frene la economía internacional por la subida de tipos, el petróleo o el brexit “y se detenga el crecimiento del mercado español por efecto arrastre en los inversores”.

Más información