Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La acusada de asesinar a su marido con un destornillador en Alicante proclama su inocencia a pesar de las pruebas

Durante el registro de su casa de Sax, la policía ha encontrado 24.000 euros ocultos

La acusada momentos antes del registro de su vivienda en Sax (Alicante).
La acusada momentos antes del registro de su vivienda en Sax (Alicante). EFE

María Concepción Martín, la mujer detenida por asesinar a su cuarto marido con un destornillador en Alicante dos semanas después de la boda, ha roto este jueves su silencio para proclamar su inocencia ante la prensa. “¡No lo matamos!”, ha gritado en dirección a los medios de comunicación que seguían esta mañana el registro de su vivienda de la localidad de Sax, ordenado por el juzgado que investiga el crimen.

Sorprendentemente, Conchi, de 45 años, ha bajado del furgón policial que la trasladaba desde la prisión sin la silla de ruedas que utilizaba desde hace años tras un accidente de tráfico. La policía está convencida de que ha estado fingiendo esa discapacidad todo este tiempo para cobrar una indemnización.

La sospechosa ha presenciado el registro, que ha durado más de dos horas, con la ayuda de un andador. Junto a ella estaba Francisco Pérez, su supuesto cómplice en el asesinato y que también se encuentra en prisión preventiva por estos hechos. Los agentes se han incautado de 24.000 euros en efectivo, entre otros objetos, según han confirmado a EL PAÍS fuentes próximas al caso.

Ambos implicados se han acogido hasta ahora a su derecho a no declarar. Pero las pruebas contra ellos son abrumadoras. Básicamente porque una policía nacional que se hallaba fuera de servicio, Encarnación Rico, presenció la agresión que acabó con la vida de José Luis, un camionero jubilado de 69 años, el pasado 20 de agosto. “De no ser un asesinato, el caso podría haberse tramitado como un juicio rápido”, señalan fuentes jurídicas, pues los presuntos agresores fueron sorprendidos y detenidos al instante.

La agente que se topó con la escena ha ratificado en el juzgado que Conchi sujetó a su esposo mientras Paco le pinchaba reiteradamente con un destornillador en el pecho y el cuello. José Luis murió desangrado allí mismo, en el aparcamiento del hotel de la playa de la Albufereta donde su mujer le había citado para cenar.

La presunta asesina, a la que algunos medios se refieren ya como “la viuda negra de Alicante”, estuvo de pie en el transcurso de la agresión. Su silla de ruedas se hallaba guardada en la furgoneta en la que había llegado con Paco, su supuesto cuidador. Conchi tampoco recurrió a esa silla de ruedas en 2009, dos años después del accidente de circulación, cuando inició una huelga de hambre ante la Audiencia Provincial de Alicante para protestar por una sentencia que le suponía la pérdida de un piso en Alcoi.

El registro de esta mañana se suma al desarrollado hace una semana en una caravana de la implicada. El caso será llevado previsiblemente ante un jurado popular, según fuentes judiciales. La Fiscalía va a pedir en breve un examen psiquiátrico sobre la salud mental de Conchi, según fuentes de la institución.

En principio, esa pericial debería de confirmar el dictamen del forense que se entrevistó con ella tras su arresto y no apreció alteración alguna que afecte a su imputabilidad. Por su parte, la acusación particular, que ejerce un hijo del fallecido, está convencida de que el crimen tuvo un “móvil económico” y ha adelantado que solicitará nuevas diligencias en el juzgado.

Más información