Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los policías denuncian estar más hacinados ahora en Cataluña que en el ‘Piolín’

Los sindicatos policiales se quejan por las condiciones de alojamiento de los primeros agentes enviados como refuerzo para la Diada

Imagen de las literas en las que descansarán los primeros policías enviados de refuerzo a Cataluña.

Los sindicatos de la Policía Nacional han denunciado las condiciones de "hacinamiento" con las que se han encontrado los primeros agentes de las Unidades de Intervención Policial (UIP) enviados por el Ministerio del Interior a Cataluña para reforzar la plantilla ante los diferentes actos convocados este otoño, entre ellos la Diada del próximo 11 de septiembre.

La Unión Federal de Policía (UFP) ha difundido una retahíla de fotografías a través de su cuenta de Twitter mostrando las instalaciones que les han asignado a las primeras decenas de agentes llegados a Cataluña. Según fuentes policiales, al menos 500 policías "darán apoyo" a los Mossos d'Esquadra con motivo de los actos conmemorativos previstos para los próximos días, incluidos todos los aniversarios del procés, como la aprobación de la ley de ruptura, de la que estos días se cumple un año; la celebración del referéndum ilegal del pasado 1 de octubre; o la proclamación unilateral de la república, del pasado 27 de octubre. Junto a otro medio millar de guardias civiles, permanecerán en Cataluña por lo menos hasta el 15 de octubre.     

"Vergonzosa situación de hacinamiento a la que Interior somete a nuestros compañeros de la UIP desplazados a Cataluña por la Diada", puede leerse en los tuits de la UFP publicados junto a las fotografías. Las imágenes muestran las hileras de literas en los acuartelamientos donde está previsto que descansen los agentes de esas primeras unidades desplazadas, procedentes de Zaragoza y Coruña. Tanto policías como guardias civiles asgeuran que no van a permitir que se repita las condiciones en las que pernoctaron durante la llamada operación Copérnico hace un año, cuando Zoido utilizó tres cruceros para alojar a los más de 6.000 agentes movilizados para impedir el referéndum independentista del 1-O. Especialmente llamativo fue el caso del Moby Dada, un navío italiano de 1981, conocido como "el barco del Piolín" por el dibujo animado que decora su casco, en el que se alojaron unos 2.000 agentes, de los cerca de 6.000 guardias civiles y policías desplazados a Cataluña. Denunciaron "atascos diarios de los váteres en los camarotes", "luces que no encienden porque faltan bombillas", y que "las habitaciones para dos son muy pequeñas" para una estancia de alrededor de dos meses.  

Ahora, los agentes desplazados califican de "deplorable, ruinosas y tercermundistas" las instalaciones del cuartel del Bruc, en Barcelona. "Hasta 40 personas en un mismo habitáculo o espacios muy reducidos con hasta 10 literas y limitados aseos compartidos", describen, señalando que en algunos casos hay literas "amontonadas en los pasillos". Desde UFP se solicita que cambien estas condiciones laborales "indignas de unos profesionales encargados de velar por el orden constitucional".

No son los únicos que se han quejado por las recientes decisiones del Ministerio del Interior. Desde la Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC) han reprochado a Interior que "repita el error" de su antecesor en el cargo, Juan Ignacio Zoido, al retener en Cataluña a agentes a los que se les había autorizado el traslado sin mediar compensación económico ni ofrecer margen para planificar su situación familiar.