Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El juez belga decidirá sobre la extradición de Valtònyc el 17 de septiembre

El rapero ha comparecido este lunes ante el tribunal en Gante

Valtònyc sale de la sala donde ha declarado en Gante, este lunes.
Valtònyc sale de la sala donde ha declarado en Gante, este lunes.

El tribunal de primera instancia de la ciudad belga de Gante se pronunciará el próximo 17 de septiembre sobre la extradición a España de Josep Miguel Arenas Beltrán, más conocido como Valtònyc. El rapero huyó a Bélgica a finales de mayo para evitar su ingreso en prisión después de ser condenado a tres años y medio por enaltecimiento del terrorismo, amenazas, y calumnias e injurias graves a la Corona.

El músico de 24 años llegó al juzgado en torno a las ocho y media de la mañana acompañado del abogado Gonzalo Boye. Un poco antes lo había hecho otro de sus letrados, Paul Bekaert. Ambos forman parte también del equipo de defensa de los políticos independentistas fugados en Bélgica. La vista ha durado unos 40 minutos.

A su término, los abogados de Valtònyc han desgranado sus principales líneas de defensa. En el caso del delito de enaltecimiento del terrorismo alegan que no existe doble incriminación al no estar tipificado en Bélgica. En el relativo a sus insultos a la Familia Real han esgrimido el precedente de la sentencia del Tribunal Europeo de Derechos Humanos de Estrasburgo, que falló en marzo contra España al estimar que quemar fotografías del rey forma parte de la libertad de expresión. Mientras que respecto a la acusación de amenazas, han defendido que la ley belga solo recoge este delito cuando se produce por escrito, no en una canción. La defensa incluso ha emitido algunos vídeos de las canciones del rapero durante la vista para defender que sus palabras se ciñen al ámbito artístico. "El rap es como el grafiti, no hay que tomarlo literalmente, es hiperbólico", ha afirmado Simon Bekaert, otro de sus abogados.

Bekaert ha dado dimensión continental al proceso contra el rapero. "Tenemos que trazar una línea aquí. No es solo sobre España, sino sobre cómo tratamos los derechos humanos y la libertad de expresión en el conjunto de la UE". Tanto los abogados como Valtònyc se han mostrado confiados en que no habrá entrega a España, y están dispuestos a recurrir en caso de una sentencia desfavorable. La fiscalía y la defensa pueden acudir a otras dos instancias si el fallo es contrario a sus intereses.

Valtònyc comparte la idea de que la letra de una canción nunca puede equipararse con una amenaza. "Si quiero amenazar a una persona no le hago una canción, bajo a su casa y le amenazo", ha zanjado. Aunque espera quedar libre, el rapero cree que en el peor escenario será enviado a España únicamente por el delito de amenazas, que solo supone una condena de seis meses y no implica entrar en prisión. Y ha cargado contra la Audiencia Nacional. "Espero que entregue las armas y se disuelva como banda de extrema derecha que es", ha atacado. Valtònyc está invitado esta noche a la proyección en Bruselas de una película del director catalán Ventura Pons, a la que también se espera que asistan el expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont y otros políticos independentistas. Mientras el juez belga decide, Valtònyc, que trabaja en Gante como informático, se ha mostrado "muy feliz de ser libre, de poder abrazar a mi familia en libertad". Y ha denunciado que hay 15 raperos más condenados en España.

Los magistrados tienen que analizar si las letras de 16 de sus canciones son constitutivas de delito. En ellas hay frases como “quiero transmitir a los españoles un mensaje, ETA es una gran nación”. O amenazas al presidente del Círculo Balear, una asociación de carácter españolista.  "Jorge Campos merece una bomba de destrucción nuclear"; "queremos la muerte para estos cerdos"; "llegaremos a la nuez de tu cuello, cabrón, encontrándonos en el palacio del Borbón, kalashnikov"; "le arrancaré la arteria y todo lo que haga falta", canta en algunos de sus temas.

Es la tercera vez que Valtònyc acude a los tribunales belgas. El 5 de julio se presentó voluntariamente ante la policía al saber que la justicia española había emitido una euroorden contra él. Tras ser interrogado fue puesto en libertad con la prohibición de salir del país. Mes y medio después volvió a comparecer ante el tribunal de primera instancia de Gante, pero la decisión se aplazó hasta este lunes para estudiar más en profundidad los argumentos de ambas partes.