Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Obispado de Málaga suspende a un cura detenido por distribuir pornografía infantil y pide perdón

El sacerdote fue arrestado junto a otros tres hombres después de que la policía interviniera 400 vídeos con contenido pedófilo

Un agente revisa un ordenador en una operación contra la pornografía infantil. Ampliar foto
Un agente revisa un ordenador en una operación contra la pornografía infantil.

El Obispado de Málaga ha suspendido a un sacerdote detenido por distribuir pornografía infantil en Internet, según ha informado la Diócesis en un comunicado publicado este martes. El cura fue arrestado el pasado lunes junto a otros tres hombres, de entre 36 y 48 años y nacionalidad española, por tener y compartir material pornográfico infantil. Los agentes realizaron seis registros domiciliarios en la capital malagueña en los que se intervinieron más de un centenar de soportes de almacenamiento con material pedófilo, según una nota de prensa de la policía. Los agentes hallaron 400 vídeos con contenido de este tipo.

Tras ser informado de los hechos, el Obispado señala que "ordenó inmediatamente la suspensión cautelar del ejercicio" de dicho cura, que se encuentra en Málaga circunstancialmente por motivos familiares. En su comunicado, la Diócesis pide "perdón a las posibles víctimas" e invita "a todos los fieles a orar por ellas, por sus familias, por la Iglesia, sus ministros y colaboradores, y también por la conversión de quienes cometen tan execrables hechos".

Según fuentes de la investigación, en el inmueble del sacerdote, los agentes encontraron varios maniquíes del tamaño de menores así como ropa de talla pequeña. Los arrestados están acusados de los delitos de tenencia y distribución de material pornográfico infantil a través de Internet. En los registros, se intervinieron más de un centenar de dispositivos informáticos de almacenamiento, varios ordenadores, una cámara de vídeo y teléfonos móviles. Además, durante uno de los registros, los agentes hallaron un programa de intercambio de archivos con contenido pedófilo en funcionamiento.

Pese a que el Obispado de Málaga subraya "los derechos del investigado y su presunción de inocencia", "reitera su compromiso con la justicia para que resplandezca la verdad y el rechazo absoluto ante los hechos referidos a la pornografía infantil o a otros que conculcan la dignidad y derechos de los menores, de los adultos vulnerables o de cualquier otra persona".

La bautizada Operación Sandrina se inició a principios de este mes gracias al continuo trabajo de rastreo en la Red por parte de ciberagentes y a un aviso del organismo de Estados Unidos encargado de recibir y canalizar perfiles que comparten pornografía infantil. Este organismo alertó de que una serie de direcciones IP, cuyas conexiones se ubicaban en Málaga, estaban compartiendo con otros usuarios imágenes de pornografía infantil. La Policía Nacional averiguó que las conexiones a Internet se realizaban desde seis domicilios de distintas barriadas de Málaga e identificaron a los cuatro detenidos.

Más información